Los líderes sociales que asesinaron mientras veíamos fútbol

Una vez cayó el manto del fútbol con la eliminación de Colombia, quedó a la vista de todos la preocupante situación que viven los líderes sociales en el país.

Por María Esperanza Arias Herrera

Mientras el martes el país se paralizaba por el partido de Colombia ante Inglaterra, en el que quedó eliminado del Mundial de Rusia, asesinos acababan con la vida de dos líderes sociales en diferentes puntos del país.

Uno de ellos era Luis Barrios, asesinado en la sala de su casa cuando también disfrutaba de la magia del fútbol en compañía de sus familiares. Ese día, un hombre entró y le disparó con un arma de fuego, ocasionándole la muerte.

Barrios era presidente de la Asociación de Comunales de Palmar de Varela, en Atlántico, y de la Veeduría de Control Ciudadano del mismo municipio, y se destacaba por sus denuncias contra el microtráfico y la corrupción, lo que desencadenó varias amenazas de muerte en su contra.

La otra víctima era Felicinda Santamaría, una líder social de Quibdó, Chocó. Era presidenta de la junta de acción comunal del barrio Virgen del Carmen y, al parecer, su asesinato ocurrió porque en varias oportunidades se negó a reunirse con bandas criminales.

Al conocer el crimen de Barrios, la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia condenó públicamente el hecho. “Condenamos el homicidio del líder comunal Luis Barrios Machado, perpetrado en Palmar de Varela, Atlántico. Nos solidarizamos con su familia y amigos. Instamos a que se investigue, juzgue y sancione a los responsables”, manifestó la oficina en su cuenta de Twitter.

Otros asesinatos

Pero no fueron los únicos crímenes a líderes que coincidieron con el Mundial.

La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca hizo un recuento de los asesinatos de otros defensores.

Uno de estos ocurrió el 26 de junio, cuando encontraron los cuerpos de dos guardias indígenas, Gustavo Parra y Sebastián Velásquez, en La Delfina, Valle del Cauca. Al día siguiente encontraron los cadáveres de dos líderes sociales en Ituango, Antioquia. Eran Julio Sucerquia y José García.

El 28 de junio fue asesinado el líder campesino Carlos Idrobo en la zona de El Patía, en el sur del Cauca, y el 29 de junio, en Córdoba, fue asesinado el líder campesino Iván Lázaro mientras dormía en su casa.

Antes del último partido de la selección Colombia, el 2 de julio, fue asesinado el concejal Gabriel Correa del municipio de Buenos Aires, en el norte del Cauca.

Amenaza a profesora

Detrás de los crímenes hay atentados y amenazas que oscurecen aun más el panorama de los líderes sociales. Muestra de ello es el audio que empezó a circular en redes sociales en el que queda en evidencia la amenaza contra una maestra.

Según la denuncia, se trataría de un paramilitar llamado Carlos Mario, quien estaría amenazando a la profesora Deyanira Ballestas, que trabaja en el municipio de San Pablo, Sur de Bolívar. La profesora ha denunciado amenazas en distintas oportunidades,  pero esta vez logró grabar la llamada para demostrar de qué manera el paramilitar la intimida.

La Defensoría del Pueblo ya había alertado sobre esta situación en marzo, cuando anunció que entre el primero de enero de 2016 y el 27 de febrero de 2018 habían asesinado a 282 líderes sociales.

Actualización: horas después de publicarse esta noticia se conoció el asesinato de dos lideresas.

Una de ellas es Ana Cortés, líder social en Cáceres, Antioquia. La otra es Margarita Estupiñán Uscátegui, de la Junta de Acción Comunal del corregimiento Llorente de Tumaco.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo