Hidroituango: ¿esta crisis sí fue avisada?

Esta es la primera entrega del recuento de un proyecto que hoy muestra la cara flaca que deja un manto de duda e inseguridad

Por Publimetro Colombia

Un video de 2013 de la EPM muestra el futuro de uno de los proyectos más ambiciosos del país, y con sus 19 minutos de duración, alimenta más de una cabeza que siente emoción por lo que esto representa en cuestión de desarrollo eléctrico.

“El Proyecto Hidroeléctrico Ituango será el más grande de Colombia, con un aporte de 2400 megavatios. Está situado entre el norte y occidente de Antioquia, con un área de influencia en 12 municipios del departamento. Este proyecto se convierte en un foco de desarrollo para la región y el país. Su construcción generará 5000 empleos directos y 25.000 indirectos,  y entrará en operación en noviembre de 2018”, reza un texto que acompaña la pieza audiovisual.

Mentira. La maravilla de la ingeniería colombiana siempre ha tenido detractores. La obra que cambiaría el futuro de 10 millones de colombianos por medio de la obtención de energía, gracias al rico río Cauca, se ha desdibujado en dos semanas, pero el panorama de inundaciones, damnificados y pérdidas económicas, más el atraso en la entrega del proyecto, confirman los rumores de muchos: hidroituango es un proyecto que pareciera ser maldito por una serie de muertes y crímenes, que el río no perdona.

El 9 de mayo, la presa, “una de las más modernas de América Latina”, corrió uno de los mayores riesgos. El río Cauca, el que los ribereños catalogan como tranquilo, cambió desde la desviación de su cauce y se pronunció tras los deslizamientos de tierra que se dan en uno de los túneles de desagüe, algo avisado, pues geólogos confirmaron que el proyecto hidroeléctrico de Ituango, sufre la mala suerte de contar con alrededor de 12 fallas geológicas que vuelven inestables las aguas del afluente.

Derrumbes y el taponamiento de uno de los desagües, de más de 1000 metros de longitud, hicieron que el río Cauca quisiera volver por su rumbo natural, poniendo en riesgo la presa, el alma del proyecto. El peligro para las poblaciones ribereñas fue total.

Con la época de lluvias creció el caudal del río y con él, el peligro de inundaciones. EPM, encargada del proyecto que se inauguraría en noviembre, tuvo que inundar la casa de maquinas en donde reposaban los elementos con los que se obtendría energía. Aún hoy, no se sabe cuánto costará, pero  serán miles de millones, y la promesa de estrenar el proyecto eléctrico “más ambicioso de la historia del país”, como lo venden quienes lo dirigen, no será una realidad este año.

La tragedia: el Cauca se creció

El sábado 12, en un apocalíptico tuit del movimiento Ríos Vivos, que ha acompañado las críticas de las comunidades en torno al no tan popular proyecto, anunció que Puerto Valdivia, municipio de Antioquia, podría quedar inundado y pidieron ayuda, así como atención del Gobierno.

Un video mostró cómo las aguas del calmado río llegaron hasta el “puente viejo”, la estructura peatonal Simón Bolívar que comunicaba a Puerto Valdivia con el hospital, y que ahora está inundado. Las aguas se lo llevaron.

Anoche, PUBLIMETRO contactó a la Unidad de Gestión de Riesgos y Desastres Ungrd y su departamento de prensa aseguró que todo estaba en calma y que el tuit, era alarmante, que demostrarían que la situación no era tan grave.

Así habló Luis Pérez, el gobernador de Antioquia, que a la mejor manera de Santos con “ese tal paro no existe”, aseguró que la tragedia social que vivían 600 familais desplazadas “es una fantasía. Estoy tranquilo porque no hay ninguna amenaza y sobre esto se han hecho un montón de novelas”, mientras la gente se desplazaba de sus casas inundadas, para sitios inciertos, teniendo que oír las burlas de Pérez, que tuvo que admitir su error.

El movimiento Ríos Vivos, asegura que son más de 600 familias las desplazadas y que la inseguridad psicológica de los pobladores de los bordes del río van en aumento, pues sus preocupaciones crecen con un proyecto que creen que ocasionará una tragedia.

Ahora no tienen puentes peatonales, pues se han perdido, y no hay un plan de ayuda fijo. El gobernador aceptó su error y declaró calamidad pública  para atender la emergencia, le chantó la culpa de “esa fantasía” a EPM y aseguró que ahora debe estar al tanto del proyecto y que cuidará a las víctimas de un proyecto que aún no muestra el desarrollo y las maravillas que prometió en 2013 con un video que hoy causa entre pesar y risa.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo