¡El colmo! Encontraron un nuevo hueco cerca del punto donde se desató el derrame de crudo

Este nuevo orificio está situado a unos 60 centímetros de distancia del afloramiento original.

Por EFE

Los técnicos de Ecopetrol detectaron un nuevo hueco en el afloramiento de petróleo que ha causado un desastre ambiental en varios arroyos que fluyen por Santander.

Ese nuevo orificio está situado a unos 60 centímetros de distancia del afloramiento original, que comenzó el pasado 12 de marzo, causó un derrame de 550 barriles y, según detalló Ecopetrol en un comunicado, está actualmente controlado.

El vertido comenzó en el pozo La Lizama 158, situado en una zona rural del municipio de Barrancabermeja, una localidad en la que centenares de vecinos se han quedado sin agua debido al afloramiento.

Ese derrame ha causado una gran mancha de petróleo que en un principio se extendió por dos quebradas, La Lizama y Caño Muerto, dejando a su paso miles de animales muertos, la mayoría de ellos peces.

Ante la posibilidad de que el vertido de crudo llegara al río Magdalena, la compañía estatal puso en marcha una gran dispositivo humano y técnico.

El crudo cayó entre el 12 y el 15 de marzo, fecha desde la que no ha habido más derrames, según dijo ayer el presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón.

Para hoy y como parte del plan de contingencia, estaba previsto que llegara una unidad estadounidense de "snubbing", que "permite intervenir pozos en condiciones de alta presión".

Ante la gravedad del vertido, el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, aseguró también ayer que Ecopetrol puede ser sancionada si las autoridades comprueban que ocultó información que "era relevante" para evitar el derrame de crudo.

"Si encontramos que Ecopetrol no facilitó información o escondió información que era relevante para evitar que una tragedia como esta sucediese, se agravaría mucho esta situación y estaría sujeta a drásticas sanciones, muy ejemplarizantes, por parte de la ANLA (Autoridad Nacional de Licencias Ambientales)", afirmó Murillo.

En su comunicado de hoy, Ecopetrol explicó que el afloramiento "continúa en proceso de disminución de la presión" y se confirma que "el nivel de fluidos contenidos en el lugar sigue disminuyendo".

Además, aseguraron que el crudo está "confinado en el lugar" donde se produjo el vertido "sin riesgo de desbordamiento hacia las fuentes hídricas".

Por ello, reiteraron que el pasado 15 de marzo los técnicos de la empresa lograron contener el fluido de lodo, crudo y agua hacia las quebradas La Lizama y Caño Muerto.

Además agregaron que desde ese día no hubo más vertidos a las quebradas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo