El auge de Sarahah: ¿Otra plataforma para el bullying?

El anonimato en la red es ahora la esencia de varias plataformas. Pero su uso es lo que más inquieta a la hora del acoso.

Por Luz Lancheros

A pesar de las regulaciones que hay en la web, el anonimato en el que aún pueden esconderse muchos usuarios que ni en su vida virtual o real “oficial” pueden decir lo que le plazca, es el gancho para que se creen plataformas solo para ellos. De hecho, desde 2009, plataformas como Formspring Askfm, Secret y Yik Yak han tenido popularidad y enorme polémica. La misma a la que se enfrenta su sucesora en 2017: Sarahah, creada originalmente para hacer reviews corporativos a cada empleado por parte de sus colegas.

Su creador, Zain al- Abidin Tawfiq, lanzó su versión en inglés tan solo este año y se puede descargar tanto para iOs como para Android. ¿Gran desventaja? No se puede responder a los mensajes que el anónimo envía. Sin embargo, a pesar de eso, es popular por las otras herramientas que ofrece, como la conexión a Snapchat. Y claramente, por la libertad (o eso piensa Zain) de los internautas de decir las cosas “como son” más allá de las apariencias que hay que cuidar en redes sociales.

Pero Sarahah ha comenzado, como sus antecesoras, a ser blanco de quejas. Varios usuarios han puesto en los reviews cómo el racismo y otras formas de abuso y discriminación se dejan ver en la página. Y como se vio en el pasado, eso no terminó bien: tres adolescentes se suicidaron en 2010 y 2011 por los crueles mensajes que recibieron en Formspring. Yik Yak cerró este año, Secret lo hizo hace dos. Whisper despidió al 20% de su staff debido a su baja popularidad. Todo, por la enorme preocupación que generó en la opinión pública e instituciones familiares y educativas que estas plataformas se salieran de control.

“El bullying es un tema cultural, de educación. Es de saber cómo se está usando la plataforma. Muchos aprovechan su carácter anónimo y esta, como tal, obliga a pertenecer a un grupo, sobre todo si eres adolescente. Pero cuando la bajas sabes que te expones. Si no eres lo suficientemente maduro y fuerte psicológicamente, si eres menor de edad y no estás emocional ni intelectualmente consolidado para recibir estos mensajes, es mejor no exponerse. Además, esto pasa en cualquier red social. Por eso el riesgo siempre está presente y todo depende del entorno de la persona en el que se baje la app.”, explica Frederick Ferro, docente de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Central.

Y en esto coincide el experto en tecnología Mauricio Jaramillo, creador de ImpactoTIC Latinoamérica. “En Twitter también suele suceder lo mismo. El anonimato se presta para que se propaguen mensajes de odio. La gente puede usar bien o mal la plataforma y los que la quieren usar mal se aprovechan. Entonces no es solo cuestión de esta plataforma, solo las que permiten el anonimato”, enfatiza.

Pero, ¿el auge de las plataformas anónimas será efímero a pesar del historial controversial que tienen a cuestas? ¿O, como en toda plataforma polémica, falta educación en tecnología? Para Jaramillo esto es un rotundo sí: “Cuando somos chicos, nos dicen que no recibamos nada de extraños si salimos a la calle . En el mundo digital pasa lo mismo, pero se subestima, porque no se cree que tenga consecuencias en la vida real”. Consecuencias que, por lo visto, han hecho caer a todas estas apps tan rápidamente como subieron en la web.

Q/A

Mauricio Jaramillo, experto en tecnología. Creador ImpactoTic Latinoamérica.

¿Por qué crees que plataformas como Sarahah se volvieron a poner de moda?

No creo que se hayan puesto de moda, en la historia siempre ha existido el concepto de mensaje anónimo. Y comparada con Formspring y sus antecesoras es una completa desconocida. Cada dos o tres años salen plataformas con el mismo concepto, suben, bajan y luego sale algo nuevo que tiene una característica diferente. Sarahah ahora tiene el Snapchat. Y claro, el fenómeno es parecido con todas.

Tú insistes en que nos falta muchísima educación en tecnología, sobre todo cuando las apps pasan a ser parte de problemas sociales.

Es que estas tienen un desafío y sobre todo una responsabilidad. Soy crítico y a la vez fan de Twitter, sobre todo cuando pasan cosas como grupos de odio que promueven ciertos hashtags. Las plataformas bloquean y se toman medidas para evitar bullies y algunas se quedan cortas. Ahora, luchan contra la naturaleza humana, donde falta cultura y educación. Los delincuentes existen en el mundo así exista la policía.

Como siempre, el pánico se crea alrededor de poblaciones como la adolescente.

Falta educación tanto para los niños como los padres. En muchos hogares el que sabe de tecnología es el niño y lo dejan en paz porque creen que sabe y creen que con eso es suficiente. Sabe de eso, pero no de autocuidado ni de sentido común. No sabe quién es quién en redes. Falta formación en eso.

########

Los escándalos y polémicas de las grandes plataformas de mensajes anónimos

Formspring

Creada en 2009 como Spring.me, fue relacionada con el suicidio de tres adolescentes. Esto llevó al escándalo nacional en Estados Unidos y la plataforma incluso estuvo presente en una conferencia organizada por la Casa Blanca para prevenir el Bullying. Cerró en 2013 y en 2015 hace parte de la red social Twoo.

Askfm

Fue fundada en 2010 como competidora de Formspring. Se han reportado casos de pedofilia y suicidios asociados con la página, que tiene un límite de registro de 13 años. Asociaciones de padres y críticos de la red social los acusaron de no tener ningún tipo de control sobre casos serios de acoso o que se registraran menores de edad. La red social respondió que ellos tenían el control de lo que pasaba en su plataforma, pero en muchos casos eso no fue verdad.

Yik Yak

Fue creada en 2013 y para el año siguiente ya tenía 60 millones de suscriptores. Funcionaba con geolocalización y tenía “cercados” en instituciones educativas para prevenir el ciberbullying. Cerró este año, debido a la obligación de revelar la identidad de sus usuarios.

Secret

Fundada en 2014, permitía que uno pudiese mandar mensajes anónimos a personas de su comunidad o cercanas. Ese mismo año, la justicia brasileña los acusó de promover el bullying. Esto les animó a hacer mejoras, como el geofencing (cercados) y precisiones en la privacidad, pero su creador, David Byttow, cerró la app en 2015, pues afirmó que se usaba en la forma contraria a la que él había imaginado.

After School

Al ser pensada para el nicho de mercado adolescente, esta app creada en 2014 dio pie para el ciberbullying, ya que funciona por geolocalización. Varias escuelas prohibieron la aplicación y advirtieron a los padres, incluso un estudiante hizo una petición para que esta fuera retirada de Apple.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo