Colombianos serán testigos de la beatificación de dos sacerdotes víctimas de la violencia

En la misa que el santo padre realizará en Villavicencio será esta ceremonia.

Por Publimetro Colombia

El paso del papa Francisco por Colombia tendrá un momento en el que se enaltecerá el fervor de la comunidad religiosa del país. Será con la beatificación de dos sacerdotes que fueron asesinados el siglo pasado en medio de la violencia política que se vivía en aquella época.

Se trata del obispo de Arauca, Jesús Emilio Jaramillo Monsalve y el párroco de Armero, Pedro María Ramírez Ramos, que serán elevados a los altares por el papa en la misa campal que se realizará en Villavicencio el viernes 8 de septiembre.

"Los mártires son la mejor parte de la Iglesia porque son personas que han vivido de manera más coherente su vida y han manifestado el amor hasta entregar su vida sin pedir nada a cambio" dijo el arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, Óscar Urbina Ortega.

El obispo y el sacerdote fueron asesinados en épocas y lugares diferentes, pero se convirtieron en víctimas de la misma violencia que durante casi 70 años ha teñido de sangre los campos de Colombia.

Primero fue Ramírez, párroco de Armero, muerto a golpes y machetazos en la tarde del 10 de abril de 1948 durante ‘El Bogotazo. "Padre, perdónalos. Todo por Cristo", fueron las últimas palabras del sacerdote, conocido como "el mártir de Armero".

Luego ocurrió la muerte de monseñor Jesús Emilio Jaramillo a manos del Eln el 2 de octubre de 1989, a la edad de 73 años, un día después de haber sido secuestrado en una carretera de Arauca.

Jaramillo, primer vicario apostólico y primer obispo de Arauca, se convirtió en la piedra en el zapato del Eln por denunciar las acciones violentas cometidas en la región por ese grupo armado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo