¿Qué está pasando con el mantenimiento de los buses de servicio público en Bogotá?

Según denuncia el sindicato de transportadores los vehículos ruedan “en pésimo estado” por las calles de Bogotá.

Por Publimetro Colombia

El caso del articulado que perdió dos neumáticos, mientras transitaba por la por la Autopista Norte con Calle 100, durante la noche del viernes, prendió las alarmas entre los usuarios del sistema sobre el mantenimiento que le realizan a los buses de servicio público.

Según se conoció, las llantas del Transmilenio dieron a parar a la Avenida, generando pánico y confusión entre los usuarios y demás conductores, ya que estas terminaron impactando un carro, una camioneta y un taxi. Tras el hecho dos personas resultaron heridas.

“Veo una cosa que salta entre los carros, me bajo y me doy cuenta que es una llanta de un articulado de Transmilenio que está saltando entre los carros”, relató Carlos Javier Méndez, uno de los afectados, en diálogo con Noticias Caracol.

 

La entidad respondió

 

Por medio de un comunicado de prensa, Transmilenio afirmó que “de manera atípica y por primera vez un articulado presentó fallas mecánicas inexplicables desprendiéndose las llantas del mismo”.

Asimismo, la entidad aseguró que de inmediato inició el contacto con los dueños de los vehículos afectados, para brindarles acompañamiento y saber de qué manera la empresa concesionaria (Sí 99) ha respondido.

De igual manera, Transmilenio informó que el auditor técnico, Mercedes Benz, evaluará el autobús involucrado y emitirá en las próximas horas un diagnóstico sobre las posibles causas del accidente.

La empresa agregó que constantemente realiza un seguimiento estadístico a los eventos de accidentalidad, caracterizándolos a través de la georreferenciación, magnitud de afectaciones, causas probables de los mismos, entre otros aspectos, para la toma de decisiones en el momento de plantear estrategias de reducción de accidentalidad.

 

 

El mantenimiento

En cuanto al tema de mantenimiento de los buses de transporte público, Transmilenio ha expresado que hace seguimiento a mantenimiento de la flota troncal y de alimentación, por medio de controles realizados a los concesionarios.

La entidad afirma que ha realizado más de 34 mil 587 inspecciones aleatorias, a la flota de las 18 concesiones del componente troncal y alimentador, por medio de la interventoría de contrato de concesión. Todos los buses tienen al día la revisión técnico mecánica y de gases exigida por ley.

Es importante resaltar que las inspecciones aleatorias comprenden de la verificación de los vehículos sobre carrocería, imagen, aseo y elementos del chasis como frenos, dirección, luces de servicio, estado de llantas o cualquier otra novedad evidente.

Para la entidad, el mantenimiento mecánico de la flota corresponde a los operadores del Sistema, pues deben garantizar el adecuado mantenimiento preventivo y correctivo a los vehículos, para que cumplan con los estándares mínimos de periodicidad y procedimientos de calificación.

De acuerdo con las declaraciones, si se detecta incumplimiento en las inspecciones realizadas, el vehículo es inmovilizado por parte de Transmilenio hasta tanto no sea corregida la novedad.

 

 

Grave denuncia

Contrario a la posición que afirma Transmilenio frente al mantenimiento de los vehículos, Wilson Hoyos, presidente de la organización sindical Unión General de Trabajadores del Transporte en Colombia (Ugetrans Colombia), le comentó a PUBLIMETRO que “el cuidado que las empresas encargadas le dan a los buses del Sitp y de TM es pésimo”.

Según la denuncia del trabajador, diariamente ruedan por las calles de la capital del país vehículos de servicio público en mal estado. “No están cumpliendo con la normatividad referente a los vehículos, porque están saliendo con fallas de frenos, llantas lisas, cajas de cambios en pésimas condiciones, etc… Cualquier compañero que se niegue a sacar los buses así puede ser sancionado y hasta despedido”.

Hoyos también afirma que Transmilenio tiene responsabilidad directa sobre esta situación, ya que “la entidad es la que vigila y da el aval para que los buses salgan, pero vemos que no está haciendo el trabajo como debe ser”.

Sin duda esta situación pone en riesgo la vida de los conductores y usuarios del sistema que diariamente lo utilizan. Por ello, el presidente del sindicato, en nombre de todos los choferes indignados, le hace un llamado al Concejo de Bogotá para que realice control político sobre está grave situación, antes de que ocurra alguna tragedia que lamentar.

Por lo pronto, el gremio de los transportadores de Bogotá espera asistir el próximo 26 de septiembre a un debate que se realizará en el Senado donde se tocará el tema del transporte a nivel nacional. Ese día esperan exponer denuncias frente al mantenimiento de la flota de transporte de público de la capital.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo