Taxis de lujo, la apuesta de Estefanía Hernández al frente de Taxis Libres

Por Pamela López

Después de muchos años, Uldarico Peña se retiró de la gerencia de Taxis Libres y se la cedió a una mujer. Él, con la fama de conservador, dio un paso al costado y ahora Estefanía Hernández lidera la empresa.

Esta joven administradora de empresas llegó en un momento álgido para los taxistas en Bogotá. La pelea constante con las plataformas digitales y la mala imagen que tienen los ‘amarillos’ entre la ciudadanía de cierta forma la impulsaron para liderar el proyecto Taxis Libres Premium, o los famosos taxis de lujo de los que el mismo secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, ha hablado en las últimas semanas.

PUBLIMETRO dialogó con Hernández sobre este servicio Premium, que para muchos representa una oportunidad, mientras que para otros es la continuación del monopolio, el negocio de los cupos y la caótica movilidad de la ciudad.

Que empezarán a rodar antes de que se acabe el año, que generarán más trancones, en fin, estas son dudas que se resolverán, como siempre, en la práctica. Sin embargo, Hernández fue clara al decir que “los taxis de lujo son un proyecto que se viene adelantando con la Secretaría de Movilidad y la Alcaldía de Bogotá. Cuando menciono que es un proyecto es porque aún no hay luz verde y no sabemos cuándo va a salir.  Lo que pasa es que Taxis Libres quiere adelantarse con Taxis Libres Premium, que son los mismos taxis amarillos, sino que estos son negros y dirán Premium. Pero más allá de pintar un carro de negro es trabajar con los conductores para que presten un buen servicio al cliente, que conozcan más del servicio”, comentó.

Los taxis de lujo tienen ciertas especificaciones contempladas en la Resolución 2163, la cual señala qué debe tener y cumplir este servicio. Pero un punto clave acá es qué pasará con el negocio y la respuesta es sencilla: hay que invertir. “La inversión en el servicio Premium depende del empresario. El parque automotor de taxis en Bogotá es limitado y por ahora no se ha determinado que se amplíe, entonces sale del mercado un vehículo y entra el otro. Bogotá tendrá la misma capacidad de carros”, añadió Hernández.

En otras palabras, no se abrirán más cupos para los taxis de lujo, pero el que quiera uno debe sacar su vehículo del mercado y adquirir el de alta gama. Aquí es donde entra el tema de la chatarrización: “Hay que tener en cuenta que un carro también tiene vida útil y después de los cinco años se aconseja chatarrizarlo, por eso la opción es comprar un taxi de lujo”, agregó Hernández.

“Hace falta que en el mercado estén los inversionistas porque son finalmente ellos los que van a tomar la decisión de pasarse a un taxi de lujo y los que van a comprar los carros. La idea es que sea rentable para ellos”, agregó.

El costo

Los taxis de lujo tendrán un precio distinto a los ‘amarillos’, “pues será un servicio Premium y si bien aún no hemos hablado de precios, tampoco están establecidos, lo único que hablamos con la Secretaría de Movilidad es que ese servicio debe tener una tarifa mayor. Pero en este momento aún no está definido”, enfatizó Hernández.


“El parque automotor de taxis en Bogotá es limitado (…) entonces sale del mercado un vehículo y entra el otro”

Estefanía Hernández


Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo