El aumento en las tarifas no soluciona los problemas estructurales de los parqueaderos

La solución para muchos usuarios es pagar más por los parqueaderos, ya que prefieren esto a irse en Transmilenio o SITP en las horas pico.

Por Ximena Arias

El Alcalde Enrique Peñalosa anunció que en abril firmará un decreto en que las tarifas de los parqueaderos subirán un 10%. Incluso, para el Alcalde, deberían aumentar un 30% porque hace seis años, estos valores no han incrementado.

María Juliana Espinosa trabaja como profesora en la Universidad del Rosario y deja su carro en un parqueadero cercano a esta institución por dos o tres horas largas. Actualmente, le cobran la tarifa de $48 pesos el minuto. Así, por este tiempo, paga 5760 por las dos horas y 8640 por las tres horas.

Con el nuevo decreto, tendrá que pagar $53 pesos el minuto. Así, por este tiempo pagará $6360 por las dos horas y $9540 por las tres. De esta forma, tendrá que pagar 600 pesos de más por las dos horas y 900 de más por las tres.

Juliana afirma que “me parece muy caro y siento que estoy gastando mucha plata en los parqueaderos. Yo prefiero irme en mi carro desde mi casa hasta el centro a las 7:00 AM que en un bus o Transmilenio. Me parece mejor pagar un poco más para poder continuar con esa comodidad. Aunque lo pensaría mucho, antes de salir en mi vehículo a un lugar cerca a mi casa”.

Muchos expertos coinciden en que este tipo de medidas no soluciona el problema real. William Alfonso, profesor del programa de Gestión y Desarrollo Urbano de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, afirma que “no tenemos parqueaderos en Bogotá y la estructura de los que existe es muy mala porque muchas personas lo que hacen es comprar un lote y montar un estacionamiento. Así, muchos no tienen pavimento de calidad, no tienen el suficiente personal en las instalaciones, no brindan seguridad a los conductores, entre otros”.

Otro problema que existe en Bogotá es que “hay una demanda grande de parqueaderos y pocos cupos disponibles. Por esto, al conocer las necesidades de los usuarios, muchos establecimientos cobran la tarifa máxima y como los conductores no tienen otros lugares en donde estacionar su carro, simplemente, ceden a los precios que éstos les cobran. Además, para aprovechar la demanda, los parqueaderos reciben más carros de los que en realidad pueden tener en el espacio. De esta forma, para los pasajeros resulta imposible subirse al vehículo”.

“Los establecimientos que generan una alta circulación de vehículos como los centros comerciales, los hospitales, las terminales, los grandes supermercados deberían resolver el asunto de los parqueaderos y construir edificios altos para que la gente pueda estacionar su carro. Sin embargo, el Distrito y los almacenes trasladan esta obligación a los conductores, que al ir a estos lugares se ven obligados a buscar estacionamientos y a pagar las altas tarifas. Además, los usuarios son perseguidos por la Policía”, asegura William.

Alfonso insiste en que “aumentar la tarifa de parqueaderos no incentiva a que se mejore el servicio. Al contrario, fomenta la creación de parqueaderos que no brindan un buen servicio a los usuarios porque es muy rentable para un negocio cobrar el minuto a $105 pesos”.

Durante su intervención, el Alcalde criticó que la Administración Distrital tenga la facultad de manejar los valores porque deberían fijarse de acuerdo a la regulación del mercado y no, según, decretos estatales. “¿Qué justificación hay para que haya control de precios a los parqueaderos y no control al precio de la papa o al precio del pan?”.

Sin embargo, para el experto en movilidad, “los topes en los precios son necesarios porque muchos se aprovechan de la libertad que les da el mercado y cobran lo que quieren. Está bien que cobren menos del límite de $105, pero más que este precio, es exagerado”.

Un decreto que afecta a los usuarios

Para el concejal del partido Libres, Emel Rojas,“4000 parqueaderos son públicos. De estos, 2100 están registrados en las Alcaldías Locales y de estos, solo 1522 pagan el Impuesto de Industria y Comercio. Así, los que no declaran se quedan con la plata. Este incremento va a beneficiar sobre todo a los parqueaderos ilegales”.

Igualmente, Rojas asegura que “según la firma RADDAR, las personas del estrato 1,2 y 3 son quienes poseen el 80% de los vehículos en Bogotá. Este incremento va a golpearlos fuertemente”. Además, el concejal sostiene que “las infracciones por parquear en zonas prohibidas aumentarán. Solamente en los años 2014, 2015 y 2016 se interpusieron más de 470.385 comparendos por este hecho”.

Por otro lado, la concejal del partido Conservador, Gloria Díaz Martínez afirmó que “es un despropósito aumentar las tarifas mientras las Alcaldías Locales no cumplan con su función de verificar cobros ni la existencia de parqueaderos ilegales; claramente un trabajo que les queda difícil de realizar ya que no cuentan con el personal suficiente para hacer operativos permanentes. Ahora, si la medida lo que busca es desincentivar el uso del automóvil, se deben presentar primero, mejoras del SITP para que los bogotanos se sientan cómodos y seguros; de lo contrario es un completo desacierto ya que la actual infraestructura de movilidad en Bogotá es deficiente”.

Hasta el momento, la Alcaldía no ha hecho un anuncio oficial sobre la firma del decreto. No obstante, pocos usuarios están conformes con esta medida y sienten que se verán afectados por el aumento de precios.


Los valores se cobrarán por minuto y quedarán de la siguiente forma:

-Parqueaderos a nivel, pisos en afirmado o césped: $53 pesos para carros y $37 pesos para motocicletas.

-Parqueaderos a nivel, piso en concreto o gravilla: $52 para motocicletas y $74 para carros.

-Parqueaderos en altura o subterráneo: $105 para carros y $74 para motocicletas.

(Estos valores son los máximos permitidos para cada tarifa).


 

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo