Las polémicas que ya empañan a la JEP antes de entrar en funcionamiento

La Jurisdicción Especial para la Paz, a la que le falta pasar por conciliación en el Congreso para que entre en vigencia, ya atraviesa por una fuerte crisis de credibilidad.

Por María Esperanza Arias Herrera

Primero tiene que ser reglamentada y luego deberán escoger a los magistrados colombianos que la conformarán antes de empezar su funcionamiento. Sin embargo, recientes hechos han puesto en duda la imparcialidad y la independencia de la Jurisdicción Especial para la Paz, que es, nada más y nada menos, que la justicia que operará de manera transitoria para juzgar a los responsables del conflicto colombiano.

La polémica que estalló esta semana involucra al secretario de la JEP, Néstor Correa, y al exministro Diego Palacio, quien presentó una solicitud para acogerse a esta justicia transicional argumentando que, aunque no acepta el delito de cohecho, sí ayudo en la reelección del entonces presidente Álvaro Uribe para que continuara con su política de seguridad democrática y la lucha contra las Farc.

La petición de Palacio fue revelada por Correa en un foro sin determinar la importancia de esta información. Este hecho provocó unas declaraciones del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, quien le pidió al secretario “prudencia, mesura y discreción en estos momentos”.

Y agregó: “Dejemos que funcione la JEP, que se comience a implementar, que se tramite la ley estatutaria”.

Sobre este hecho, Jorge Restrepo, director del CERAC (Centro del Recursos para el Análisis de Conflictos) le explicó a Publimetro por qué Correa cometió una imprudencia.

“El secretario de la JEP no tiene poderes judiciales. Por lo tanto, no debe tomar ningún tipo de decisión ni opinión sobre estos temas”, indicó Restrepo quien recordó que, además del caso de Palacio, Correa también tuvo un juicio nocivo contra la JEP al decir que su papel no era “ser un semáforo en rojo”. “Me parece que se excedió. Tuvo un impacto político enorme porque le dio razón para desconfiar de esa JEP a todos los que ya desconfiaban de ella”, manifestó.

Agregó que Correa no tiene funciones jurisdiccionales, ni investigativas, ya que sus funciones son las de un secretario y, por lo tanto, su labor se limita a recibir las comunicaciones de los destinatarios de los proyectos de ley, actas de compromiso de quienes se sometan a la jurisdicción y las declaraciones y peticiones de quienes deseen acogerse a la JEP.

Palacio y el Uribismo

Curiosamente, uno de los primeros en mostrar su intención de acogerse a la JEP fue el exministro miembro del uribismo, el gremio político encabezado por Álvaro Uribe que se opuso rotundamente a esta jurisdicción.

Fue este mismo gremio el que, al declararse ganador del plebiscito por la paz, pidió al presidente Juan Manuel Santos que cambiara una parte del acuerdo en el que se ordenaba elegir magistrados extranjeros para que conformaran la jurisdicción. Finalmente este punto se cambió y ahora solo la conformarán magistrados colombianos.

Respecto a este punto, Restrepo aseguró que “solo un magistrado colombiano hace este tipo de afirmaciones”, refiriéndose a las declaraciones de Correa.

“Yo hubiera preferido un magistrado completamente independiente para que juzguen en derecho y no en contexto”, afirmó el director de la CERAC sobre este cambio.

“Eso pone en duda la imparcialidad y la independencia, porque todos sabemos que los jueces colombianos tienen intereses políticos”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo