El municipio que le apuesta al turismo ecológico para frenar minería en su territorio

Cuevas, lagunas, cascadas, avistamiento de aves, oasis de flora y caminatas ecológicas son algunas de las actividades que ofrece Gachantivá.

Por María Paula Suárez Navas
Cortesía Travolution
El municipio que le apuesta al turismo ecológico para frenar minería en su territorio

Gachantivá es un municipio de Boyacá, que a pesar de ser vecino del conocido pueblo de Villa de Leyva y de estar junto a Arcabuco, paso obligado de quienes viajan hacia Bucaramanga, es un lugar que pocos conocen y del que mucho menos se espera la cantidad de actividades turísticas que ofrece para que las personas se desconecten de la ciudad, entren en contacto con la vida de campo, y aprendan a apreciarla.

Es un territorio con poco más de 2.500 habitantes que vive del agro, pero a pesar de que cuentan con varios pisos térmicos para cultivar, la mayoría vive en la pobreza. Sus pobladores son humildes campesinos que reciben a todo turista con una sonrisa en sus rostros.

Por esta razón, desde hace algunos años, pobladores del municipio comenzaron a darse cuenta de que el turismo podía ser una oportunidad de mejorar la situación económica de muchas personas, y decidieron organizarse para empezar a incentivarlo. De ello deriva que sea uno de los lugares el Colombia pioneros en turismo comunitario.

¿Qué es el turismo comunitario?

 La Red Global de Turismo Cominitrio, Travolution, escogió a Gachantivá entre varios países de Latinoamérica por tener ya adelantados procesos para hacer del municipio un lugar turístico, pero no para que lleguen grandes inversiones, sino para que sea una estrategia de subsistencia para los pobladores.

Son los ciudadanos quienes se han juntado para mostrarle a los turistas cosas bellas de su municipio que solo ellos poseen como cuevas que fueron habitadas por los indígenas muiscas, pasadías en bosques nativos recuperados por ellos mismos y hostales con dueños amigables que son amigables con el medio ambiente y que también ofrecen otras actividades, como la carpintería, como es el caso del hostal Jacamaki.

“La cueva La Furatena es un sitio sagrado. Hace miles de años nuestros ancestros muiscas habitaron estas cuevas y hacían rituales sagrados allí. Tener este maravilloso sitio es algo increíble, es para nosotros un tesosro”, dice Evaristo Villamil, propietario guía del lugar, cuyo recorrido dura aproximadamente hora y media.

Por su parte, Germán Borras tiene una finca con una grande extensión de tierra que muchos dirían está “desaprovechada” porque en ella prácticamente solo alberga animales para que vaguen por los prados libremente. Tiene gansos, conejos, caballos, ovejas y vacas que, además, alimenta de manera orgánica, con plantas que él mismo cultiva.

A las ovejas y las vacas solo las aprovecha para sacarles leche con la que hace yogures con cero conservantes y quesos madurados en unas cuevas hechas en una enorme roca que tiene la finca.

El “doctor Chavarro”, como es conocido en el lugar, también ofrece a los turistas la oportunidad de hacer avistamiento de aves. Se puede hacer su finca Rojitama, en la cual además se ha esmerado por sembrar roble y otras especien nativas, para conservar una gran reserva natural llena de vida.

En el territorio también se puede visitar la laguna Las Coloradas de la mano de Jorge Rozo, un hombre entusiasmado por dar a conocer la cultura muisca que reinaba en la región.

 

Una iniciativa para combatir la minería

 Una de las razones principales por las que los pobladores y actuales líderes de gobierno le han apostado a la idea del turismo comunitario es para cuidar el medio ambiente. Entre todos quieren conformar un gran circuito que sea considerado como reserva natural y atractivo turístico para frenar la extracción de caolín, práctica que ya está generalizada en la zona.

Gachantivá es rico en este mineral que es la materia prima para la elaboración de la cerámica y otros productos utilizados por las grandes industrias. Sin embargo, de la extracción de este mineral, los pobladores no adquieren beneficios significativos.

Gachantivá Gachantivá.

 

Gachantivá, sede del Primer Encuentro Latinoamericano de Turismo Comunitario

 A este evento, primero en Colombia, asistirán más de 300 personas entre el 23 y 26 de marzo. Diez 10 organizaciones internacionales también harán presencia con productos típicos que se compartirán en un mercado.

Durante el encuentro se intercambiaran experiencias de organizaciones comunitarias que han encontrado en el turismo un medio para ser sostenibles y se tratarán temas fundamentales como desarrollo local, innovación social, emprendimiento, productividad y redes colaborativas, que aporten al desarrollo sostenible de los territorios en Latinoamérica.

Loading...
Revisa el siguiente artículo