Comisaría de la Moda: La "policía estética" de la izquierda colombiana

Esta cuenta de Twitter vigila que la izquierda colombiana no se vista mal.

Por Luz Lancheros

La moda y la política nunca han sido opuestos, pero para algunos líderes, este término es casi “satánico”. Sobre todo, si hablamos de políticos de izquierda que han usado el recurso del uniforme como un discurso opuesto a la “moda burguesa”.  

Pero, a pesar de que el Che aparezca en camisetas y el hijo de Fidel adore las marcas de lujo, en Colombia, la izquierda ha sido opuesta,  casi en su totalidad, a aceptar la moda como forma de discurso político.

Por esta razón, se creó en Twitter la cuenta Comisaría de la Moda (@ComisariaModa), con más de 1300 seguidores, que preocupada por este tema y a la vez, por la poca visibilidad que tienen estos personajes en cuestiones de imagen, decidió impulsar a los personajes de la izquierda colombiana a renovar su  look .

“Es la necesidad de que la izquierda se sacuda y se renueve, se proyecte como una opción real de gobierno en nuestro país. En nuestro ejercicio militante o como personas cercanas a ella vemos que la gente se fija más en la pinta que en el mensaje. En la forma como comunicamos nuestras ideas nos quedamos como el revolucionario de los años 70. La gente habla despectivamente de esos personajes anacrónicos con sacos de lana de Alpaca peruana y mochila que siguen siendo los mismos que llegan hoy, 40 años después, a los barrios populares, universidades y sindicatos. En la actualidad, lo visual es uno de los factores más importantes”, explican los creadores de la cuenta a Publimetro.

Generalmente, eligen a personajes de situaciones coyunturales  particulares. También registran a un personaje importante para la izquierda y le hacen un “especial”. Asimismo, lo hacen con materiales y accesorios. Y por supuesto, sus usos. La lana, las mochilas y las bufandas son los más comunes. Y obviamente, los pedidos de sus seguidores.

Todo se hace en público. Por eso  etiquetan al personaje que analizan y le aconsejan cambiar su estilo y lo evalúan acorde con el mensaje que quiere dar. De esta manera, han tenido, en general, buena acogida.  Clara López o Maria Fernanda Carrascal han agradecido y tomado con humor sus recomendaciones.  

En cambio, Timochenko ni les pone cuidado. Ellos explican que tratan de ser amables y aceptan todas las opiniones que su trabajo pueda generar, ya que hacen un ejercicio pedagógico explicando sus posturas. Sin embargo, saben que la política va más allá de una cuenta de Twitter, ya que los debates al interior de la izquierda “son mucho más profundos que la existencia de una cuenta en una red social. Por eso no nos creemos ‘super influenciadores’”, afirman.

La moda como término “peligroso”

Paradójicamente, al aconsejar a los políticos de izquierda en Colombia de cómo usar ciertas piezas,  ven la moda como algo que de todos modos es un estamento tiránico en ciertos aspectos.

Eso, ya que el término lleva a la “condena social de quién usa qué”. Se enfocan, eso sí, en algo que se ha hecho por siglos: tips de moda sobre cómo usar una prenda dependiendo de la ocasión. “Es la suma de la forma y el fondo. Estamos convencidos de que lo visual es un asunto político. Creemos que aparentemente, la gente en Colombia menosprecia el tema de la estética, pero eso no es verdad. Le dan mucha importancia. Por eso ‘Tutina’ de Santos es tan famosa. Lo que pasa es que les da temor de hablar del tema abiertamente porque podrían parecer banales o superficiales. Precisamente porque Comisaría de la Moda” es una cuenta que nadie sabe quién la maneja y habla de temas que todo el mundo quisiera compartir, ha sido muy bien recibida”, recalcan.

Por ahora, siguen enfocados en su objetivo. No les interesa la derecha colombiana, aunque saben bien que muchos personajes de allí merecen una buena asesoría de imagen. “Nos interesa que nuestros líderes no solo sean gobierno, sino que puedan construir poder para el pueblo”, afirman, en una consigna que recuerda mucho a esa izquierda fundacional que muchos identifican. Aunque sea a través del vestido que muchos de sus líderes menosprecian por no verle como herramienta comunicativa.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo