Templo de Lucifer en el Quindío podría tener los días contados

El templo de Lucifer cuenta con una escultura de 4 metros de alto y tiene capacidad para albergar a 350 personas.

Por Publimetro Colombia

Una polémica entre un grupo que asegura adorar al diablo y la alcaldía de Quimbaya (Quindío) podría provocar que el municipio derrumbe el templo de Lucifer que se construyó en el municipio y que fue inaugurado más de un año.

Héctor Londoño, luciferiano encargado del templo, explicó a Caracol Radio que las reuniones que se realizan en este lugar tienen como objetivo adorar a Lucifer y aclaró que no practican ningún acto ilícito ni que atente contra la dignidad humana ni de los animales.

“Esta es una doctrina sana, la única diferencia es que adoramos a Lucifer, oro como los que le oran a Dios, a Mahoma y a otros dioses; nosotros creemos en Lucifer como un ángel de luz”, dijo Londoño durante la entrevista.

Además, aclaró que no consideran a Lucifer como un ángel del mal, que se arraigan a como fue concebido inicialmente y que es un ‘ángel de luz, un ángel maravilloso’ que le cambia a uno la vida cuando empieza a adorarlo. En la iglesia, cuatro parejas han contraído matrimonio con la bendición del diablo.

“Tenemos los mismos principios de cualquier otra doctrina, creemos en el amor, en la libertad, en el amor a la familia, por los hijos, en la democracia, creemos exactamente en lo mismo”, agregó Londoño.

A pesar de esto, el templo de Lucifer ubicado en la vereda de Aguacatal habría sido construido sin los permisos de ley, que provocó que el municipio de Quimbaya impidiera su apertura. Aunque Londoño aseguró que se realizará un congreso luciferiano en el templo, la alcaldía de Quimbaya buscará la demolición de la estructura, de más de 1000 metros cuadrados de área.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo