Condenan al patrullero (r) Wilmer Alarcón por la muerte del grafitero Diego Becerra

Por Andrea Acosta

El Juzgado 33 Penal de conocimiento de Bogotá sentenció a 37 años y 6 meses de prisión, al patrullero de la Policía Nacional Wilmer Antonio Alarcón Vargas, como autor del delito de homicidio en circunstancias de agravación, por ser cometido en estado de indefensión en contra del grafitero Diego Becerra, un menor de edad.

Los hechos ocurrieron en el sector de Pontevedra en Bogotá, el 19 de agosto de 2011, hace más de cinco años.

Según la madre del grafitero Diego Becerra "El homicidio de Diego Felipe fue en total estado de indefensión, por la espalada, a menos de 15 metros de distancia".

Según informó la Fiscalía "los exámenes elaborados por los peritos del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses no determinaron la presencia de antimonio, plomo o bario, es decir, que la víctima no portaba ningún tipo de arma blanca o de fuego como lo quisieron hacer ver los uniformados".

Luego de 5 años y 4 meses de investigación, con grabaciones de video obtenidas de los conjuntos residenciales del sector, se determinó que el uniformado le disparó por la espalda con su arma de dotación al joven de 16 años.

La defensa del patrullero alegaba que las acciones se presentaron en un acto de legítima defensa, la juez concluyó que el homicidio fue de manera injustificada.

En la sentencia se reitera la orden de captura con el fin de hacer efectiva la condena, pues el patrullero, se encuentra prófugo de justicia desde agosto pasado; existe la posibilidad de que la Fiscalía pida a la Interpol emitir una circular para dar con su paradero.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo