Recibí soporte psicológico luego de la tragedia: controladora Janeth Molina

Janeth Molina, la controladora que estuvo en comunicación con el piloto del avión del Chapecoense, afirmó que, por parte de la torre del aeropuerto José María Córdova, todo se hizo correctamente.

Por Publimetro Colombia

La controladora del aeropuerto José María Córdova, ubicado cerca de Medellín, justificó su gestión en el trágico suceso, que causó la muerte de 71 de las 77 personas que iban a bordo del Lamia CP2933, y negó cualquier tipo de mala práctica.

En entrevsita con Caracol Radio dijo que a pesar de lo que pasó pudo ser peor. Según ella el avión LaMia al momento de precipitarse estuvo muy cerca de tres aviones comerciales que sobrevolaban el área.


“… Fueron 71 víctimas, pero el avión estuvo demasiado cerca, debajo de las otras aeronaves, entre ellas, dos de Avianca. Yo les digo a las tres aeronaves comerciales que giren de inmediato y que salgan de la trayectoria (para evitar que la tragedia fuera peor)”.


Esta es la primera vez que la controladora decidió hablar sobre lo que pasó con el avión del Chapecoense, dijo que cuando supo que una aeronave de Viva Colombia que cubría la ruta San Andrés- Bogotá se regresaba a Río Negro por una alarma de fuga de combustible. Teniendo en cuenta que había malas condiciones, ratificó la información y decidió ingresar a la aeronave dándole prioridad en su aterrizaje.


“Pasan los minutos y empiezan a evolucionar más aeronaves en el espacio aéreo de Río Negro: hay una de LAN, Avianca, y posteriormente recibo la transferencia del vuelo de LaMia. Me hacen el llamado, les informo que hay una aeronave que está haciendo la aproximación. En ese primer llamado no me dicen nada raro desde la aeronave”.


Según dijo Janeth, el piloto de LaMia en ningún momento notifica nada, se le dan instrucciones, se le dice que se presentan demoras por la situación del Viva Colombia, pero él no notifica nada, se nota muy tranquilo. A él se le estaba dando un tratamiento normal porque no me notificó nada.


“El avión de LaMia empezó su descenso sin ningún tipo de autorización y es cuando observo que se le fue prácticamente encima a las otras aeronaves. Yo llamo al avión y me notifican la emergencia”. 


Janeth dice que guardó la compostura, la tranquilidad y no lloró, como se ha informado. Tenía tres aeronaves sobrevolando la zona y en posible riesgo de estrellarse con el avión de LaMia. Entonces, se activaron los protocolos de emergencia, se hicieron todos los contactos necesarios para informar que la aeronave no respondía. “Yo respiré profundo, tenía que continuar prestando un buen servicio y lo hice”.

Luego de la tragedia dice que recibió el soporte psicológico necesario, contó con el apoyo de sus compañeros, jefes y hasta del ministerio de transporte.

Ahora dice que se siente más tranquila y dispuesta a regresar a sus labores en el mes de enero de 2017.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo