Campamento por la paz en la Plaza de Bolívar cumplió un mes en su propósito

Por Esperanza Arias/Publimetro

Este 6 de noviembre completarán 30 días acampando en el centro de la ciudad, en apoyo al acuerdo de paz con las Farc.

¿En qué terminarán?

Quienes pertenecen al campamento aseguran que ahí se quedarán hasta que haya un acuerdo con las Farc. Pero ahí no terminará su labor.

Iván Vargas, uno de los participantes, aseguró que este es un Movimiento ciudadano que se mantendrá alejado de partidos políticos para que el debate a favor de la paz sea amplio y abierto.

“En principio el campamento surgió como una reacción al resultado del plebiscito. Poco a poco se volviendo un símbolo de presión ciudadana a favor del acuerdo de paz con las Farc. Presionar a todos los actores: tanto a los que están a favor de los acuerdos, como los que están en contra. Pero se ha transformado. Ha pasado de ser un símbolo a ser un territorio de paz. Conversando nos hemos dado cuenta que, incluso, en las posturas más extremas, puede haber un punto de convergencia”, indicó.

Por eso dice que están pensando en transformar este territorio en un movimiento popular de cara a la implementación de los acuerdos. “En ese momento se necesitará una representación ciudadana para apoyar la implementación a través de muchas acciones”, agregó.

“Tiene sentido invitar a aquellos que todavía no se animan a venir al campamento”, manifestó el embajador de Alemania, 

Michael Bock.

“Hay muchas cosas que discutir y acordar antes de la fase de implementación y yo siempre digo que la paz eso no es la fecha de la firma. Es un convenio, una cooperación, una actividad prolongada y no piensen que se termina con la firma. Ahí apenas comienza”, dijo

Koenigs.

El 5 de octubre, en la gran marcha que se realizó días después del plebiscito, varias personas coincidieron en quedarse en la Plaza de Bolívar indefinidamente mientras que el Gobierno y los líderes del ‘no’ discutían las propuestas que negociarían con la guerrilla para lograr un nuevo acuerdo de paz.

Lo que nunca se imaginaron es que esa iniciativa tomaría tanta fuerza en el país que en varias ciudades también crearon campamentos y a Bogotá viajaron representantes de diferentes sectores, entre indígenas, afros, víctimas y desplazados, para completar un total de 105 carpas instaladas en la plaza.

Pero no solo llegaron hasta ahí ciudadanos. Artistas, políticos y hasta el presidente Santos han hecho presencia en el campamento por la paz.

De hecho, el pasado martes contaron con la visita del embajador de Alemania en Colombia, Michael Bock, y del enviado especial para el apoyo de la paz en Colombia, Tom Koenigs.

“Toda la comunidad internacional está a favor de un acuerdo. Pero la paz es una paz colombiana. Ustedes tienen que definir cuál es el acuerdo. Lo más convincente de este proceso es que está basado en las vivencias de las víctimas y este tipo de actividades públicas, directas, vivibles, que integren a la gente, es muy importante porque así se construye la paz”, dijo a Publimetro el embajador Bock.

En eso también coincide Manuel Llanos, uno de los promotores de la iniciativa. Él manifestó a Publimetro que el campamento empezó como un ejercicio de presión, como una manera de decirle al Gobierno “aquí estamos y exigimos un acuerdo”. Pero con el pasar de los días se ha convertido en lo que él llama una “plataforma para la ciudadanía hacia la pedagogía para la paz”

“Es un espacio de encuentro de diferentes sectores de la sociedad y pasamos noches discutiendo los acuerdos, punto por punto, y hablando sobre qué es la paz. Hemos tomado una responsabilidad muy fuerte como ciudadanía frente los acuerdos y creo que esa es una oportunidad que nos dio el ‘no’”.

Por eso hoy, un mes después del plebiscito, en este lugar tan icónico para el país se han concentrado personas del Tolima, del Meta, de Montería, de otros países, indígenas, afros, universitarios, víctimas, desplazados, para pedir que la paz en el país sea posible y que se firme un acuerdo ya.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo