Noticias

“Necesitamos movilidad integral con TransMilenio y metro”: gerente de TM

La gerente de TransMilenio, Alexandra Rojas, habló de las principales problemáticas del sistema y de las estrategias para solucionarlas.

Apenas tres meses lleva en el cargo, pero habla de TransMilenio como si fuera su gerente hace años… Alexandra Rojas se expresa con una fluidez que no es fácil de encontrar en todo servidor público y reconoce que su trabajo es estresante, pero que vale la pena, teniendo en cuenta que lo hace con el fin de mejorar la calidad de vida de los bogotanos.En su oficina en el occidente de Bogotá, a escasos metros del centro de control del sistema, recibió a PUBLIMETRO para hablar de las principales problemáticas que tiene este medio de transporte que moviliza casi dos millones de usuarios cada día y que parece no dar abasto…
Medidas
Estrategia anticolados
Teniendo en cuenta las altas cifras de colados en TransMilenio, y aunque en lo que va de 2016 se ha logrado bajar este problema, el sistema inició la instalación de barreras en varias estaciones para evitar que las personas ingresen sin pagar.
Unos 1400 millones de pesos será la inversión para instalar las barreras en las estaciones Calle 40 Sur, Santa Lucía, Tercer Milenio, Avenida Jiménez, Calle 63, Consuelo y Socorro.
Estas barreras anticolados son un cerramiento tubular de dos pulgadas y medio de diámetro por una altura de 1,80 metros.
“Lo cierto es que el deterioro de tantos años no lo vamos a resolver en unos meses, pero estamos totalmente comprometidos a sacar esto adelante y lo vamos a sacar adelante”. Alexandra Rojas, gerente de TransMilenio.

¿Es inevitable prorrogar los contratos de las Fases I y II?
Estamos evaluando las alternativas, pero vemos con una alta probabilidad que tengamos que hacer una prórroga; y ahí nos vemos enfrentados a una situación y es que la licitación de la Fase I se debió haber hecho hace cuatro años.

¿Tuvo que haberla hecho Gustavo Petro?
Sí. Y hace cuatro años cuando se vencían inicialmente los contratos. Y al menos, para pensar que podríamos tener los buses nuevos en septiembre de este año – mes en que se vence la prórroga que se hizo en 2013–, la licitación tuvo que haberse abierto a más tardar en enero de 2015, pues dura 20 meses para que el proceso se complete. Lamentablemente no se abrió esa licitación a tiempo y nosotros nos vemos abocados a una situación en la que es necesario actuar con responsabilidad y tener cabeza fría.

Lea también: TransMilenio espera mejorar en cuatro años

Es contradictorio que estuvieron en contra de la prórroga de Petro, pero ahora van a hacer una igual…
Nosotros no estuvimos de acuerdo cuando se ampliaron los plazos de la Fase I y es probable que nos veamos abocados a tener que tomar una decisión parecida. Uno se ve obligado a tomar estas decisiones. Lo que tenemos que hacer es garantizarle el servicio a los bogotanos. Entonces así esas decisiones no nos gusten, hay que tomarlas.

¿Y la licitación entonces para cuándo?
La estamos estructurando, pero creemos que para agosto la estaremos abriendo; eso quiere decir que los buses que remplazarán la Fase I llegarían a mediados de 2018; eso también quiere decir que vamos a tener que alargar la vida útil de esos buses. Insisto: no es la situación ideal, pero tenemos que tomar decisiones responsables en el escenario que encontramos y yo no puedo simplemente abstraerme de la realidad.

Otra de las grandes problemáticas tiene que ver con la inseguridad en el sistema…
Estamos trabajando en el tema y eso hace parte de nuestro plan de poner la casa orden. Es parte toda de nuestra estrategia integral de seguridad.   y nosotros también están comprometidos con eso.

Lea también: Así serán las barreras ‘anticolados’ en TransMilenio

¿Cómo?
Hemos tenido resultados positivos, bajas en los índices de robos, en el porte de sustancias prohibidas y otros indicadores positivos en el tema de seguridad. Pero vuelvo es que por eso es tan importante la casa en orden. No tenemos la capacidad de tener un policía en cada bus y 15 en cada estación; eso no es razonable, pero sí tenemos la capacidad de que la Policía se vaya moviendo, de hacer operativos especiales en ciertos momentos y situaciones y todo eso ayuda. De hecho ese es un esfuerzo que debe ser permanente, no podemos bajar la guardia y eso es lo que estamos haciendo.

¿Y el tema de las agresiones sexuales y la polémica por la eliminación de los vagones exclusivos para mujeres?
Ahí lo que uno tiene que hacer es tomar esas decisiones en los indicadores de desempeño y no en ideologías y en opiniones. Y nosotros con nuestra compañera secretaria de la Mujer lo que hicimos fue evaluar el desempeño de esos vagones y lo que vimos es que no han tenido una mejora en la situación; y adicionalmente en un sistema que está saturado, no sé si sea el mejor uso de una infraestructura limitada que tenemos prohibir que una parte de la población utilice una parte de esa infraestructura. Esto también hace parte de poner la casa en orden.

Se hace mucho énfasis en el tema del orden, pero en TransMilenio es donde se vive más desorden; uno de los factores que influye en eso es el tema de los vendedores ambulantes dentro del sistema…
Esto no solo se trata de lo que podamos hacer como autoridad, sino más de que el ciudadano deje de comprar o de dar plata dentro del sistema. Si el vendedor no puede recoger el supuesto producido diario de las ventas en TransMilenio, decide hacer otra cosa,   si lo logra, sigue vendiendo. Es muy importante que los ciudadanos expresen su desacuerdo no adquiriendo productos dentro del sistema.

Lea también: Recaudo Bogotá invertirá 15 millones de dólares en TransMilenio

Otro de los temas urgentes a solucionar es el de las frecuencias, no solo en las troncales, sino también con los buses zonales, los del SITP; así como la saturación.
En el largo plazo las nuevas troncales, en el mediano la Fase I bien hecha y una reingienería del sistema, porque el sistema no es fácil de entender y uno necesita tener un sistema que una persona que llegue a Bogotá y no entienda español lo pueda usar. En el corto plazo estamos incrementando frecuencias en hora valle, (en hora pico tenemos toda la flota afuera); y en el zonal (SITP) estamos haciendo revisión ruta por ruta, sobre todo con información que nos llega de la comunidad. Además, vamos a completar la implementación del 100% de cobertura del zonal y de todo el sistema.

¿Qué va a pasar con las troncales nuevas?
Hay dos troncales prioritarias: la de la carrera Séptima, que va a ser igual a las demás (carril exclusivo por la izquierda con estaciones en el centro) y la de la Boyacá. Seguramente empezaremos por la de la Séptima, basados en unos estudios de 2007 y la de la Boyacá será para después, pues hay que estructurar una licitación nueva. La avenida Ciudad de Cali es muy importante. Otras son las de la carrilera del ferrocarril del norte y la del ferrocarril del sur; y buscaremos troncales transversales, es decir, que atraviesen la ciudad de oriente a occidente, que pueden ir por la calle 63, la calle 127 e idealmente por la 170; que estamos pensando como Alianzas Público–Privadas (APP).

El plan de obras parece muy ambicioso… ¿y la primera línea del metro?
La gente pensó por muchísimos años que era o TransMilenio o el Metro y la realidad es que esa es una dualidad que no existe. No existe. En todas partes del mundo, la mayoría de la población se mueve en bus, así haya líneas de metro gigantescas. Entonces esa dicotomía que plantean de que es lo uno o lo otro no es real. El mensaje es que necesitamos movilidad integral. Esa es nuestra prioridad.

Encuentre más información de Bogotá aquí

Tags

Lo Último


Te recomendamos