El Hay Festival imagina la Colombia que surgirá tras firmar la paz con las Farc

Por EFE

El Hay Festival de Cartagena de Indias imaginó hoy cómo será la nueva Colombia que surgirá tras firmar la paz con las FARC, que puede materializarse en menos de dos meses y traer consigo estratégicas oportunidades de desarrollo.

“No estamos ya frente a la posibilidad de una paz chiquita. Es la oportunidad de una paz grande, con más inclusión, más equidad y protección del medioambiente”, expuso el jefe negociador del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle.

Junto a De la Calle, habló el alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, ante un público entregado que abarrotó el teatro Adolfo Mejía de la ciudad de Cartagena (norte).

“Son inmensos los cambios que podemos tener con la paz”, declaró Jaramillo en un debate en el que se recordaron los importantes acuerdos alcanzados hasta la fecha con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con las que se espera firmar la paz antes del 23 de marzo.

Entre ellos figuran reformas para el campo colombiano, la erradicación de los cultivos ilícitos o la dejación de armas y reintegración de los combatientes de las FARC, que reducirá aún más los niveles de violencia, ya disminuidos a medida que avanza el proceso de La Habana.

“La agenda (de negociaciones) que se acordó bajo la dirección del presidente Juan Manuel Santos fue muy precisa. Son cosas que pensamos que había que hacer de todas maneras pero que se pueden hacer mucho mejor si terminamos el conflicto”, apuntó Jaramillo.

Para ver estos cambios, no obstante, no bastará por si sola la firma de un acuerdo de paz, que es, en palabras del alto comisionado, “condición necesaria pero no suficiente”.

“Estamos ante una verdadera transición”, comentó Jaramillo, quien señaló como “el mayor reto” la implementación de los acuerdos, tarea en la que se requerirá la contribución de todos los colombianos.

Con él coincidió el empresario David Bojanini, participante en la charla que contó cómo fue reunirse con los negociadores de las FARC en La Habana y diferenció entre terminar un conflicto y construir la paz.

“Hay que crear condiciones para que en el país haya más equidad y podamos acabar con la violencia. Invertir en infraestructura educativa, sanitaria… Una de las principales causas del conflicto ha sido la falta de presencia del Estado e instituciones en varias zonas del territorio nacional”, razonó.

En este orden de ideas, Jaramillo apuntó que los acuerdos alcanzados en Cuba ayudarán a “llevar la institucionalidad a los territorios” y así impulsar el progreso de los colombianos que habitan en estas zonas.

Por su parte, De la Calle destacó los beneficios que la paz traerá en aspectos como el turismo, que se prevé que aumente, o la producción agraria, pues “expertos señalan que sin conflicto el país podría producir 700 toneladas de alimentos más al año”.

Pese a todos los buenos presagios, los negociadores aseguraron que son conscientes de que primero se debe garantizar que el vacío que dejen las FARC no sea ocupado por otros grupos criminales.

“Ese es el capítulo que sigue, por eso hablamos de paz con seguridad”, comentó De la Calle.

El jefe negociador invitó a la sociedad a tener una mente abierta sobre el acuerdo final, si bien aseguró que el escepticismo le parece “natural”.

“La democracia no es unanimidad, nosotros recibimos las críticas con humildad republicana, nos sirven de alerta. Pero la democracia se construye sobre el disenso, sobre el respeto al otro, tenemos que aprender a convivir con eso”, afirmó De la Calle.

Por eso, concluyó que Colombia tendrá que construir sobre el disenso la paz, una paz que “es posible”.

“¡Preparémonos para la paz!”, instó ante un auditorio que le ovacionó de pie.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo