¡No más plástico! Vea cómo reducir su consumo de plásticos de forma fácil

El planeta lo pide a gritos, y son muchas las formas en que podemos comenzar a erradicar este material que contamina nuestros océanos.

Por Publimetro

Lo vemos en todas partes: recipientes, vasos, platos, cubiertos, tapas, envoltorios. Parece que el comercio moderno no existe sin él, y sin embargo, es urgente que comencemos a tomar decisiones que impacten positivamente nuestro entorno y el de las demás criaturas que habitan el planeta.

Haga un listado mental de los objetos de nuestro día a día que contienen plástico. Las cosas que traemos del supermercado vienen empacadas en plásticos, y lo que compramos en la calle también. Estos materiales, que desechamos luego de un solo uso terminan en vertederos, y después en nuestros mares, donde pueden tardar más de 200 años en descomponerse. Es decir que todo lo que desechamos hoy vivirá más tiempo que nosotros y contaminará el medio ambiente de futuras generaciones.

Entonces, ¿cómo comenzar? Tal como se mencionaba antes, el primer lugar donde obtenemos el plástico es en el supermercado. Es allí donde comenzaremos a tomar decisiones. Evitemos empaques donde la fruta o la verdura se pica y se envuelve en papel plástico sobre una bandeja de icopor. Es preferible elegir nuestros alimentos y utilizar una sola bolsa de tela en la que llevemos nuestra compra. Si la bolsa se ensucia siempre se puede lavar y reutilizar.

Ante la gran oferta de bebidas líquidas, pensemos en preferir aquellas que vengan en envase retornable, o al menos en envases a los que podamos darles nuevos usos en casa. Por ejemplo, muchos líquidos vienen en botellas de vidrio que después pueden servir para transportar bebidas hechas en casa, o agua.

Recordemos que las botellas de plástico son uno de los elementos que más se observan en basureros y fuentes de agua. Siempre se podrán reemplazar con ayuda de un termo en el cual se pueda llevar agua a todas partes sin gastar un solo peso. Las botellas tienen el agravante de que el anillo de plástico que se desprende de sus tapas resulta llamativo para muchos animales que luego resultan lesionados por asfixia o ingestión de estas piezas. Estos anillos deben guardarse y entregarse en centros de reciclaje, en vez de tirarse a la caneca.

Varias de las opciones más viables a la hora de comer unas onces son muy buenas para nuestro bolsillo, así como para nuestra salud. En vez de comprar paquetes de comidas que muchas veces tienen demasiado sodio o azúcares, existe la opción de comprar frutos secos en lugares donde se puede volver a llenar el recipiente, que preferiblemente puede ser de vidrio.

En el baño

Cosas como los cepillos de dientes, que desechamos varias veces al año, pueden reemplazarse por sus versiones en bambú. Estos diseños son amigables con el medio ambiente, pues una vez cumplido el ciclo se les retiran las cerdas al mango con ayuda de un alicate y pueden sembrarse en la tierra para que se descompongan naturalmente.

En el caso de los shampoos y jabones, que también vienen en envases de plástico y muchas veces son fuertes contaminantes de las aguas a las que llegan, se puede optar por versiones naturales en barra. Estas suelen venir en envases de papel, y son productos que al entrar en contacto con el agua se descomponen sin contaminar de más. Varios emprendimientos locales venden estos productos, y explorar estas opciones libres de plástico es una buena forma de apoyarlos.

Fuera de casa

Las soluciones que se han planteado hasta ahora son para realizar en casa, donde tenemos cierto control de lo que gastamos y cómo reutilizarlo. Pero en las calles se requiere algo más de cuidado, y una actitud decidida a la hora de evitar los plásticos.

Es normal, por ejemplo, encontrarse con que en algunos restaurantes y tiendas los cubiertos son de este material. No está de más preguntar si en el lugar le pueden dar cubiertos metálicos, y pedir expresamente que las bebidas no traigan pitillo incluido. Si se trata de un líquido espeso, siempre se puede pedir una cuchara.

En algunos establecimientos, como tiendas de café, es posible llevar un vaso o termo lavable para no utilizar vasos desechables. Si su tienda favorita no tiene esta opción aún, plantéela, seguramente no querrán perder un cliente frecuente y todos saldrían ganando al adoptar esta cultura.

Otro aspecto en el que se puede ayudar al medio ambiente evitando los plásticos es con los domicilios. La gran mayoría de pedidos vienen en bolsa, y contienen icopor, papel plástico y cubiertos. Si nosotros como clientes comenzamos a exigir opciones más amigables con el medio ambiente, podemos ejercer presión para que los comercios recapaciten y se unan al cambio, que a su vez debe comenzar en nosotros mismos y en nuestros hogares.

¡Una actividad a destacar!

Y ya que se habla de este tema, vale la pena destacar una actividad que se realizará en el mes de junio y es el Run For The Oceans, que se llevará a cabo entre el 8 y el 16 de junio, donde los corredores de todo el mundo podrán inscribirse y realizar un seguimiento de sus entrenamientos y carreras inscribiéndose en el desafío Run for The Oceans Challenge en la aplicación Runtastic (Joyrun en China).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo