No nos digamos mentiras, muchos de ustedes se levantan con los minutos justos para ducharse, alistarse y salir, cuando se debe llegar al trabajo a tiempo, no hay espacio para el desayuno y si debe prepararlo para sus hijos muchas veces no se piensa de manera consciente lo que en realidad se debería comer.

Error. Después de 6 a 10 horas de reposo nocturno, es necesario reponer los niveles de energía y nutrientes para mantener un adecuado funcionamiento del cuerpo. Es más, para el caso de los niños, un estudio reciente ha demostrado que después del sueño, el equilibrio de proteína en el organismo es negativo, y para recuperarlo es necesario que los alimentos que se consumen al desayuno aporten al menos 7 gramos de éste nutriente.

Para promover el crecimiento del cuerpo de un niño se requiere un balance positivo de proteínas diariamente. De aquí, la importancia de un buen desayuno.

¿Pero sabe usted si desayuna bien?,  acá le contamos que no puede faltar en la primera comida del día para que verifique sus hábitos:

En un buen desayuno no pueden faltar:

  • Productos lácteos: leche, yogur, queso… o cualquier otro derivado lácteo, ya que son una de las fuentes básicas de calcio y proteína, nutrientes indispensables para nuestro organismo.
  • Cereales: éstos aportan carbohidratos, es decir el combustible del organismo.
  • Fruta: estas proporcionan vitaminas, minerales y fibra. Para obtener el beneficio de esta última,  es aconsejable comerlas enteras.

Y en cuanto a la cantidad, sepa que lo importante es que las porciones estén balanceadas en calidad y cantidad, de acuerdo al nivel de actividad física que realice y  a las necesidades que usted requiera. Para esto busque la ayuda de un especialista que analice su caso particular.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo