Usando el Galaxy Note 8: sí, ya era hora de crecer

Por Publimetro Colombia
.
Usando el Galaxy Note 8: sí, ya era hora de crecer

Cuando llegó la caja me sentí realmente extraño. Es decir, después de diez años con smartphones, -desde el ya prehistórico Blackberry que me dieron en un trabajo hace tanto tiempo que me sorprende acordarme, a la serie de iPhones que he usado desde que me compré el 4 en 2010- tenía en mis manos por primera vez un Android y, de entrada, más allá de que el Galaxy Note 8 me pareció divino a primera vista, mi enorme duda era por la funcionalidad y usabilidad de esta nueva herramienta para un nativo Mac. ¿Cómo iba a organizar mi día, mi vida, y a trabajar con este aparato cuyo sistema operativo había criticado toda la vida (sin usarlo)?

La sorpresa se dio inmediatamente lo prendí. La pantalla no sólo es la cosa más bonita y nítida que he visto, te da una sensación de eternidad y de fácil manejo que me dejó un poco abrumado, ahora entiendo perfectamente el término “Infinity Display” porque la resolución de las imágenes y videos se aprovechan al máximo cuando las veo desde mi celular. Justo antes de que me preguntara “¿y ahora qué hago?”, el Note 8 empezó a sacarme de dudas solo.

Lo otro es el sistema de notas de Samsung que, para alguien que se gasta resmas de post-it anotando recordatorios de cuanta pendejada tiene que hacer en el día (que, aunque no me lo crea, son muchas) es la locura. El Note 8 tiene un S-Pen que te permite escribir a pulso en la pantalla bloqueada, con lo que los post-it se me empezaron a acumular en el escritorio. Además de darme la opción de crear mis propios mensajes animados.

El S-Pen, que me parecía una inutilidad cuando era parte del culto a iOs, es una herramienta genial para el trabajo: más allá de las notas, con este “miniesfero inteligente” conviertes un celular poderoso como el Note 8 en una máquina todoterreno para el trabajo pesado de oficina. Se los pongo de esta forma: como director de Publimetro en Colombia hago un constante monitoreo de lo que está haciendo el grupo Metro –al cual pertenece mi periódico- en cada uno de los países en los que tenemos presencia, así que reviso constantemente qué están haciendo los Publimetros de Latinoamérica (de México a Chile), pero también lo que titulan en Metro New York, lo que hace Metro Brasil (son unos genios de las portadas) y lo que pasa con Metro en mercados como Holanda, Grecia, Corea, República Checa y Rusia. Pues bien, con el S-Pen del Note 8 ya no sólo veo las portadas de esos países, ahora las puedo traducir inmediatamente en pantalla sin necesidad de copiar imágenes, abrir traductores o hacer algo extra.

Eso por no mencionar la facilidad para editar imágenes, audios y video (en serio, ¡qué procesador tiene este tote!), algo que para un periodista es una necesidad y una obligación.

Y, ya que hablo de video, además el Note 8 tiene la cámara; ¡madre mía, LA CÁMARA! Este Galaxy tiene una cámara principal de Doble Lente con un sistema de estabilización óptica (OIS se llama, y también tiene un zoom óptico 2X para que nos pongamos técnicos, ¿oís?) que te corrige todo tipo de errores de enfoque y que genera unas fotos y videos con una calidad profesional. Se los digo como periodista: hacer una transmisión en streaming (FB Live, Periscope, una llamada por Skype, Facetime o WhatsApp, lo que quieran) con esta vaina es como si la hiciera directamente con un computador; en seis años de trabajar con transmisiones online nunca había tenido tal calidad y eso, en esta industria, es marcar una diferencia.

Además, descubrí algo extraño (al menos para mí) y es que Android es increíblemente intuitivo y hace que el uso del celular sea extremadamente sencillo: no hay que googlear nada, él te va recomendado qué hacer y te da opciones para lo que quieras.

La instalación de programas, la fácil transferencia de archivos y datos desde el iPhone, la conectividad, la velocidad del procesador para trabajar incluso con pantalla dividida en dos aplicaciones diferentes… No quiero ser técnico, pues no lo soy, pero para hacerme entender tengo que explicarlo de esta forma: ¿alguna vez ha abierto YouTube desde su celular? Si lo ha hecho sabrá que toca dejar la aplicación de YouTube en primer plano porque si abre otra app inmediatamente se va a detener lo que estuviera viendo o escuchando. Con el Note 8 no, YouTube, Waze y en general las aplicaciones que requieren el audio del celular siguen “hablándote” en segundo plano mientras editas textos, imágenes o videos y, puede que alguien que sea usuario Android me diga: “viejo, desde siempre”, pero para mi eso era imposible en los diferentes iPhones que tuve. ¡Y es tremendamente cool!

Me impresionó de sobremanera el Note 8, se los confieso, hace fácil todo para los que trabajamos todo el día con el celular. Incluso he sentido que ya no necesito mi portátil pues entre más pasan los días más fácil se me está haciendo hacer todo mi trabajo desde él. No lo voy a negar nunca, yo era iOs y fui muy feliz muchos años con diferentes iPhones, pero llegó el momento de crecer y hacer cosas más grandes.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo