Entre todas las opciones de hospedaje, los hoteles “todo incluido” despiertan opiniones encontradas: hay quienes dicen que es un gasto importante, frente a quienes argumentan que, por el contrario, es un excelente método para cubrir todos los gastos de una experiencia como esta y no preocuparse por nada durante la estadía.

En Publimetro le contamos algunas situaciones en las que un “todo incluido” resulta ser el mejor aliado para vivir un viaje inolvidable, sin sorpresas a la hora de pagar las cuentas de lo que se consume en el lugar.

Si viaja en un grupo con gustos diferentes:

Si viaja con los miembros de su familia o en un grupo de amigos en el que todos tienen expectativas diferentes a la hora de viajar, un lugar que reúna espacios a la medida de cada uno, asegurará que todos estén contentos y pasen la mejor experiencia.

Generalmente los “todo incluido” están diseñados para complacer a todas las personas y ofrecer espacios como piscinas, restaurantes, lugares de relajación y habitaciones que cumplen con la misión de satisfacer cualquier tipo de necesidades.

Actividades y experiencias en el lugar:

No importa si está en la playa o en una montaña, siempre se querrá vivir una experiencia en la que se disfrute al máximo el destino que se visita. Sin embargo los costos de las actividades pueden salirse de su presupuesto y dejarlo con las ganas de un paseo en Kayak o navegar con su pareja en un paraíso soñado.

Si usted es de los expedicionarios, amante de estar ocupado durante sus vacaciones y le gusta sacar provecho del lugar en el que se encuentra, este tipo de alojamiento es una gran alternativa pues encontrará paquetes de actividades que no generarán un costo adicional en su bolsillo.

A la hora de comer:

Sin duda comer es sinónimo de viajar. Por eso, tanto para los paladares que prefieren la cocina local, como para quienes quieren deleitarse con un recorrido gastronómico por el mundo entero, estos lugares pueden resultar interesantes pues le ofrecen la oportunidad de comer sin pensar en la cuenta después del postre.

Para los que quieren cenar en un restaurante que cuente con servicio de platos a la carta, los conocidos “todo incluido” suelen brindar estos espacios con previa reservación y sin salir del hotel.

¿Y si quiero un trago y bailar?

No hay necesidad de pagar fortunas según la moneda local, ni limitarte solo a un trago. ¿Una piña colada en la playa y luego un vodka en una discoteca? En una opción todo incluido puedes hacer esto, muy cerca de tu habitación y sin salir del complejo hotelero.

Sitios de ensueño

Generalmente estos grandes hoteles están lejos de los centros de las ciudades, en lugares verdaderamente paradisiacos lo que permite disfrutar sin la necesidad de transportarse de un punto a otro. Si quiere dedicar un día a visitar algunos puntos turísticos de la ciudad, también puede hacerlo entendiendo que estos gastos corren por su cuenta.

¿Dónde encontrar un lugar así? Es importante que a la hora de tomar la decisión de comprar uno de estos paquetes tenga en cuenta la oferta completa del lugar y también asegurarse de que el lugar al que va es reconocido.

En Colombia, los hoteles Decameron cuentan con experiencia reconocida y ubicaciones privilegiadas, tanto en el país como en el exterior. Si quiere conocer la oferta completa ingrese haciendo clic acá.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo