La Infraestructura Sostenible en la educación superior puede cambiar al mundo

Aunque este parece un tema de grandes organizaciones y entidades gubernamentales, ser amigables con el medio ambiente debe ser una tarea de todos y los profesionales modernos deben tener claro esto en busca de un mejor mañana.

Por Publimetro Colombia

Colombia es un país en vía de desarrollo, que avanza conforme evoluciona el mundo y trabaja para alcanzar un nivel de vida que sea digno para los futuros habitantes del territorio nacional. Para conseguirlo y estar en la misma línea de los países desarrollados se debe tener tecnología, industria, construcciones, avances, innovaciones y educación, justamente las entidades educativas, especialmente en las universitarias, son el entorno perfecto en la implementación y desarrollo de los cambios en busca de llegar a conseguir una Infraestructura Sostenible hacia el futuro.

La tarea en la educación superior no solo es generar una consciencia ecológica y medioambiental entre sus comunidades, también deben impulsar estos comportamientos para que se lleven afuera del ambiente académico, se expandan en la sociedad, mejore la calidad de vida y el cambio de mentalidad y costumbres sea a gran escala.

La calidad de vida va de la mano con todos estos proyectos y por eso hay ciertos principios que se deben cumplir y que están consignados en el Acuerdo de París, ese tratado al cual renunció Donald Trump como presidente de los Estados Unidos hace algunos días, del cual Colombia es uno de los países firmantes y que espera seguir sus lineamientos para ayudar a cambiar la realidad del mundo.

Este Acuerdo mundial se creó en 2015, se firmó en 2016 y va en pro de lograr los objetivos económicos, sociales y medioambientales para que la llamada Infraestructura Sostenible sea una realidad. Y aunque el mandatario estadounidense no lo considera así, sí lo hace el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y por esta razón le encomendó a la firma Mercer (empresa consultora líder a nivel mundial) la realización de un estudio en el cual se consignaran todas las necesidades del mundo moderno para lograr esa Infraestructura Sostenible y como resultado de este se hizo un llamado a los gobiernos y a la industria para que tuvieran un papel activo en este propósito.

Todos tienen la responsabilidad de trabajar en el desarrollo de Infraestructura Sostenible:

Amal-Lee Amin, quien es jefa de la División de cambio climático del BID, expresó: “La colaboración entre el sector público y el privado es clave para abordar los desafíos de ahora al año 2030. La Infraestructura Sostenible es crucial para abordar el cambio climático, mejorar la competitividad económica de nuestros países y mejorar la calidad de vida". Esto es muy cierto y real, pero las instituciones educativas también juegan un papel muy importante en esta dura empresa y en Colombia ya hay universidades que trabajan para colaborar en lograr estos cambios.

Una de ellas es la Universidad El Bosque, que tiene un proyecto muy ambicioso con la Infraestructura Sostenible y que explica el doctor Francisco Falla, vicerrector administrativo de la institución.

“Hemos trabajado alrededor de generar, no solo una Infraestructura Sostenible, sino de tener conceptos claros sobre cuál es la función de la universidad para generar relaciones sostenibles con la sociedad. Nuestro Plan de Desarrollo Institucional 2016-2021 tiene uno de sus pilares en la responsabilidad social y estamos determinando planes concretos en el manejo de la infraestructura y recursos, hay propósitos claros sobre este plan”, expresa Falla, quien además recalca la importancia de pasar de la teoría y los conceptos a los hechos y la materialización de esto.

La institución educativa hace parte del ranking de UI GreenMetric, ente evaluador de la sostenibilidad de los campus universitarios a nivel mundial, y además se encuentra muy bien ubicada en el escalafón del Programa de Excelencia Ambiental Distrital (PREAD) de la Secretaría de Ambiente de Bogotá y así lo destaca el vicerrector administrativo: “Estamos en la cuarta categoría y seguimos avanzando en programas de manejo de residuos, sistema de gestión ambiental, producción y consumo sostenible, varios proyectos que nos han ayudado a trabajar en pro de la sostenibilidad”.

¿Cómo se financian estos proyectos?

Según el BID, se le hace un gran llamado a los gobiernos del mundo, a los bancos multilaterales de desarrollo (BMD) y a los grandes industriales, pero desde la academia también se puede colaborar y poner un grano de arena para llevarlo a cabo, tal y como hace la mencionada universidad que con sus propios recursos se encarga de financiar todos sus avances y además cumple con las responsabilidades que el distrito imparte para estas instituciones.

Con inversión en la infraestructura de los campus universitarios, con desarrollo de tecnologías y generando consciencia en los comportamientos cotidianos, se puede colaborar y ser amigable con el medio ambiente y así trabajar en busca de ese desarrollo que aporte a la calidad de vida de toda la sociedad.

Instituciones de educación superior están desarrollando aplicaciones para medir la huella de carbono de sus comunidades, están desarrollando edificios bioclimáticos, recolección de aguas lluvias para reutilizar, tienen puntos de reciclaje y uso de energía alternativa.

  • La Universidad El Bosque desde el 2016 trabaja con la iniciativa El Bosque Crece, que tiene el propósito de disminuir su impacto ambiental y entregar cada estudiante nuevo un árbol. Se estima que en un lapso de 3 años completar 10.500 árboles sembrados (un área de 10 canchas de fútbol) en un predio en Silvania en el cual se espera generar un ahorro de 3.000 toneladas de CO2 por cada uno de los semestres, algo equivalente a 2.000 carros al año.
  • Prepara los campus de Usaquén (Bogotá) y Chía (Cundinamarca) para que tengan plantas fotovoltaicas (de energía solar), que los edificios que cuenten con alimentación de energía autónoma, no depender de las redes eléctricas y tener un ahorro de más o menos 48 toneladas de CO2 al año
  • Se creó el programa ‘MoBiendonos’ que inculca el cambio de comportamiento y enseña a la comunidad a hacer parte de la solución con cambios en el transporte, el reciclaje, la utilización de recursos y que se expanda hacia afuera esta iniciativa. Por este programa se han beneficiado 1.200 personas, la comunidad de la universidad ha reducido el CO2 en una cantidad equivalente a 10 árboles sembrados y ha descongestionado más de 20 cuadras lineales de trancón.
  • Francisco Falla destaca que todos estos cambios ya se han implementado y van hacia el futuro: “A través de nuestro programa de innovación hemos encontrado iniciativas que nos llevan a tener una relación más amigable con el planeta y la sociedad, no solo por programas de educación ciudadana sino de programas efectivos frente a los desarrollos de infraestructura”.

Apuntando hacia el futuro

Tal y como indica la ONU en los Objetivos de de Desarrollo Sostenible, se deben “desarrollar infraestructuras fiables, sostenibles, resilientes y de calidad, incluidas infraestructuras regionales y transfronterizas, para apoyar el desarrollo económico y el bienestar humano, con especial hincapié en el acceso equitativo y asequible para todos”, algo que cumple al pie de la letra El Bosque con todos estos avances y que apunta a que convertirse en un referente, no solo de educación sino de innovación, en los aspectos de Infraestructura Sostenible. Todo esto en busca de seguir aportando a las necesidades del mundo moderno y así lo refleja en sus palabras el vicerrector administrativo de la institución: “Siendo una institución académica nosotros debemos ser el ejemplo frente a la sociedad en este caso y para eso trabajamos desde ya.

Según los Objetivos para el Desarrollo Sostenible de la Organización de Naciones Unidas, para el año 2030 en el mundo se debe haber mejorado la infraestructura y reajustado las industrias para que estas sean sostenibles y se usen los recursos con mayor eficacia por medio de la promoción y adopción de tecnologías y procesos industriales limpios y ambientalmente racionales, y podemos estar seguros que con instituciones educativas como La Universidad El Bosque los profesionales tendrán esto muy claro y desde ya se están formando para aportarle al mundo en cumplir estas metas.

“En nuestro ADN y el lema de nuestra universidad es trabajar y educar para la calidad de vida, todo esto tiene que ver con generar relaciones con el ecosistema sostenible. Las iniciativas que desarrolla la universidad van en busca de siempre mejorar la calidad de vida y de la relación de las personas con el ambiente”.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo