mundo

Argentino demanda a China tras padecer covid y perder su trabajo por la pandemia

El hombre perdió su trabajo durante la pandemia y luego padeció covid, acumulando deudas. “Mi vida cambió completamente, se tienen que hacer cargo”, aseguró

Un ciudadano argentino demandó a China tras padecer coronavirus, indicando que además durante la pandemia quedó sin trabajo.

«En unos pocos días el covid me cambió la vida por completo y alguien se tiene que hacer cargo porque la pandemia era evitable», afirmó el hombre, identificado como Matías Bergalli.

El ciudadano trasandino, quien tiene 39 años y es padre de cuatro hijos, señaló en entrevista con Infobae que trabajaba como mozo en un hotel frente al Obelisco en Buenos Aires, pero que producto del confinamiento el recinto cerró.

Ante esto, se endeudó comprándose un automóvil para trabajarlo como Uber, pero se contagió de coronavirus, por lo que estuvo varios días sin poder trabajar.

«Yo soy trabajador independiente, si no trabajo no cobro, y si no cobro no le puedo dar de comer a mis 4 hijos. Sentía que estaban desprotegidos y yo no podía hacer nada. Sentía una impotencia terrible y me la pasaba todo el día de mal humor. Empecé a acumular deudas y me atrasé con la cuota del auto, un Renault Fluence, que había sacado para poder trabajar después de que cerrara el hotel donde trabajaba como mozo, frente al Obelisco», expresó.

«Como si fuera poco todo lo que había pasado, en la App Mi Argentina me saltaba que estaba inhabilitado para conducir hasta el 5 de abril por tener coronavirus. Se ve que tardaron en cargar los datos en el sistema y tuve que estar 15 días más sin generar ingresos», relató.

Respecto a su contagio, afirmó que dio positivo «a mediados de marzo de este año, supuestamente por mi sobrino ya que su maestra era asintomática y seguía dando clases como si nada pasara».

Tras ir a visitar a su hermano y sobrinos, días después comenzó a sentir «mucho dolor de piernas y caderas». Ese día, fue a trabajar pensando que las molestias eran quizás por haber dormido en una mala posición. Sin embargo, horas después «me empecé a sentir con el cuerpo muy cansado. Se me cerraban los ojos, como si hubiera dormido desde hace dos días».

Pasó a una farmacia y se compró un termómetro, comprobando que tenía 39,8 grados. Ante esto, le contó a su esposa y se aisló en su domicilio.

Pidió una ambulancia para ver si le podían tomar un PCR, pero nadie le respondió. Así que manejó para realizarse un test. «Tardaron 4 días en confirmarme que tenía el virus. Nadie me hizo ningún seguimiento telefónico y llegué a saturar por debajo del 80%. Estaba para internarme pero nadie me asistió. De todas maneras yo prefería morirme en mi casa, llegado el momento, antes que terminar mi vida solo en un hospital», indicó.

Una vez ya recuperado, producto de su trabajo como Uber conoció a Patricio Poplavsky, CEO y fundador de Poplavsky International Law Offices, un estudio de abogados especializados en derecho internacional, hoy su representante en la demanda.

En ese sentido, la denuncia es contra la República Popular China, en cabeza de su presidente Xi Jinping y su Gabinete de Gobierno; y la Organización Mundial de la Salud, en cabeza de su Director General, Tedros Adhanom Ghebreyesus, por violación a la Declaración Universal de Derechos Humanos en sus artículos tercero, que se refiere al derecho a la vida, y quinto, al derecho a la integridad personal.

De acuerdo a Poplavsky, «del total de los casos presentados ante la justicia, el 70% pertenece a personas que padecieron covid y se recuperaron totalmente, el 10% quedó con secuelas luego de transitar la enfermedad y el 20% a familiares de víctimas fatales».

Al respecto, el abogado afirmó que en la demanda se consideran «daños materiales», como los gastos médicos y la pérdida de ingresos; además de «daños morales», como el hecho de estar aislado y alejado de los seres queridos, el sufrimiento y la ansiedad.

Además, señaló que es difícil determinar los tiempos en un caso como este, considerando además que no hay antecedentes históricos de una denuncia de este tipo, por lo que estimó que «en un plazo de cinco años pueden haber resultados finales».

Por último, desde la firma indicaron que los familiares de las víctimas fallecidas por el coronavirus podrían cobrar aproximadamente 1 millón de dólares; las personas que estuvieron graves o internadas podrían pedir una cifra entre US$500 mil a US$700 mil; mientras que los afectados con la enfermedad de una forma más leve, podrían ser 200 mil dólares.

Tags

Lo Último


Te recomendamos