logo
mundo
 /
mundo 22/07/2021

Terapia accesible: una nueva forma de acceder al cuidado de la salud mental

Ante los costos de los servicios presenciales y por la pandemia, la consulta especializada se flexibiliza.

En el mundo, según estadísticas de las Naciones Unidas, casi mil millones de personas – y con el agravante del Covid- sufren de alguna patología relacionada con la salud mental. Terapia accesible: una nueva forma de acceder al cuidado de la salud mental

Asimismo, en países de medianos y bajos ingresos, hay que añadir el estigma, el pésimo sistema de salud y un 75% de personas que no se tratan por  esto y muchas veces por los costos.

Terapia accesible: una nueva forma de acceder al cuidado de la salud mental

Pero en países como Estados Unidos no es tan diferente: el 42% de los adultos allí tiene patologías y el gasto en tratamientos y servicios superó los 2225 mil millones de dólares en 2019.

Ahora, si usted no cuenta con un seguro médico (por demás carísimo) una hora de terapia le puede llegar a costar hasta 250 dólares, según GoodTherapy.org.

Y un paciente con depresión severa puede gastar anualmente hasta más de 10 mil dólares. 

Terapia accesible: una nueva forma de acceder al cuidado de la salud mental

Ahora bien, si hay algunas mejoras en salud pública (en Estados Unidos está la Ley de Paridad de Salud Mental y Equidad de Adicciones, que prohíbe a las aseguradoras de salud hacer que la cobertura de salud mental sea más restrictiva), aún hay vacíos legales y de seguros que impiden una cobertura total.

Hay que añadir también la concentración en zonas urbanas, terapias que no cubren el seguro y otros factores que no garantizan el acceso y por lo tanto un buen diagnóstico, tratamiento y seguimiento.

Y con las restricciones impuestas por la pandemia el año pasado, la situación se agudizó.

Por esta razón, hay servicios de terapia en línea que han tomado fuerza, como Talkspace y BetterHelp, y oscilan entre los 60 hasta los 90 dólares semanales.

El segundo incluso está cubierto por aseguradoras como Cigna, Humana y Premera Blue Cross Blue Shield.

Y la primera plataforma mencionada incluso genera aliados famosos: hace poco fue noticia porque Ariana Grande regaló 3 millones de dólares en terapia, lo que ayudará a las personas a obtener un mes de terapia gratuita.

Su impulso no soluciona un problema estructural, pero muestra también la fuerza de consumo de estas terapias y cómo se desestigmatiza también la atención a la salud mental.

Terapia accesible: una nueva forma de acceder al cuidado de la salud mental

Un estudio de Verywell, de 1000 estadounidenses que usan la terapia online, el 91% aconsejó que es un método que debería popularizarse más. 

Plataformas para pacientes y especialistas

Encontrar un buen profesional de salud mental con el que te sientas cómodo es como hallar una pareja o un apartamento: puede tardar años.

Pensando en eso y en las tarifas que se les cobran a los pacientes o lo que les pagan a los profesionales, las plataformas piensan en consensos.

Por ejemplo, HealRoom cobra un aproximado de 10 dólares por su sesión inicial, para luego seguir con precios hasta de 60 dólares según la experiencia del especialista. 

“Pensamos en los especialistas al ahorrar costos en un lugar físico, pero también en cómo paciente y especialista pueden llegar a acoplarse”, le explica a Metro su cofundador, Alberto Reales.

“Nuestra idea es llegar a tener 20 mil usuarios y así, llegar a muchos más. De tal manera, conformaremos una masa crítica para ir a donde las aseguradoras y así dar costos más accesibles”, afirma el emprendedor.

HealRoom comenzó a funcionar en marzo y sus consultantes son en su mayoría mujeres. 

Terapia accesible: una nueva forma de acceder al cuidado de la salud mental

Por otro lado, los profesionales en salud mental también vieron estas barreras por el costo y las de las restricciones en la pandemia, lo que les llevó a probar métodos, ensayar precios y sobre todo, ganar credibilidad, ya que hay otros elementos cruciales en la terapia presencial:

“Al comienzo se tenían dudas, porque la gestualidad del paciente es importante, pero nuestra plataforma ha mostrado resultados.”

“Nosotros tenemos nuestros costos divididos por los años de experiencia del profesional y un chat de 24 horas con un psicólogo. Nuestros precios se llegaron a concordar con estos profesionales, probando ensayo y error.”

“Así, ya tenemos 900 usuarios y lo que más valoran nuestros pacientes, de varios países, es precisamente el precio y la empatía de nuestros profesionales”, le cuenta a Metro Camilo Forero, CMO de Enterapia. co. 

Por otro lado, sí se establecen soluciones ante un problema de demanda.

Pandemia como catalizador

“La pandemia ha provocado un aumento espectacular de la demanda de servicios de salud conductual”.

“Combine eso con el hecho de que en todo el país hay una escasez de profesionales de la salud mental y tiene una tormenta perfecta.”

“De hecho, la mayoría de los hospitales no ofrecen ningún tipo de atención psiquiátrica.”

“Las estadísticas sugieren que más de la mitad de los condados estadounidenses no tienen psiquiatras y, en los últimos años, un 10 por ciento adicional de los psiquiatras se han jubilado o abandonado la profesión. “

“Con la telesalud podemos ayudar a aumentar el acceso a la atención de la salud mental para quienes la necesitan, ya sea que accedan a ella desde su hogar o dentro de un hospital. “

Esto le explica la vocera de Amwell, Lindsay Sharifipour, a Metro.

“Además, Amwell cree en ofrecer una experiencia de atención coordinada y sin interrupciones y sabe que la atención médica del comportamiento es una parte importante de la salud en general, por lo que es una especialidad importante que podemos ofrecer”, añade.

Amwell ofrece servicios directos y también a los hospitales. Ya tienen al menos más de 10 millones de visitas en su plataforma.

Por eso, si quiere ahorrar dinero y tiempo, puede acceder a estos servicios según su presupuesto. Muchos gobiernos tienen líneas de ayuda que no funcionan o andan abarrotadas.

Quizás con un click pueda cambiar su vida y seguir una terapia con un especialista que puede conocer a través de la pantalla.

4 preguntas a…

James Imrie, Director Creativo de BetterHelp

¿De dónde salió la idea de BetterHelp?

Hace siete años, nuestro co-fundador buscaba un lugar dónde tener un terapista disponible por más tiempo y al tener dificultades para hallarle, encontró una necesidad que debía solucionarse. 

Y cuando se comenzó con esto, la idea era convencer a la gente de tomar terapia online, porque era un nuevo concepto.

Y con las restricciones que tenemos ahora, no es solo cuestión de tomar la terapia online, sino como tal, el hecho de que debes tener terapia.

No estamos interesados en revolucionar lo que es la terapia como tal, sino su acceso.

Para acceder llenas un cuestionario extenso sobre tu modo de vida y tus preferencias en cuanto a tu terapista, y estos están con licencia para trabajar en el estado en que te encuentras (es requisito), pero con la pandemia esas reglas cambiaron, lo que hace más fácil el acceso hacia nosotros. 

¿Cómo funciona el tema de los costos? 

Con una sesión normal de terapia gastas hasta 180 dólares. Ahora bien, medimos el costo también dependiendo de la disponibilidad de algunos terapistas en algunos estados, pero también nos fijamos en cómo le fue a la persona en su primera sesión y según su perfil, le damos el mejor plan posible para que este pueda ser costeado.

Queremos que nuestra plataforma dé, en sí, el mejor acceso posible. 

¿Cómo van con el tema de la demanda en pandemia?

Sí, por la pandemia y todo lo que ha pasado la llegada de nuevos clientes ha sido notable. Además, debido a las protestas iniciadas por el asesinato de George Floyd, segmentamos demográficamente la terapia, a través de la raza y orientación sexual.

Y encontramos a personas adecuadas para estas demografías. El éxito de una terapia es conectarte con tu terapeuta y al hablar de trauma racial, una persona que haya vivido esto o sea cercana, puede entenderte mejor.

Ahora, no hay representación en terapia, a nivel nacional en Estados Unidos, solo el 2% de los terapeutas es racializado, si hablamos de nuestra plataforma. Aún nos falta trabajo por hacer y por eso, con lo que pasó con George Floyd hicimos varias alianzas.