Damasco y la oposición proseguirán su diálogo tras tímidos avances en Moscú

Por Publimetro Colombia

Moscú, 29 ene (EFE).- El régimen sirio de Bachar al Asad y la oposición moderada acordaron hoy proseguir su diálogo tras lograr tímidos avances en las consultas informales celebradas con mediación rusa, donde brillaron por su ausencia los insurgentes suníes.

“La delegación de la República Árabe de Siria valora positivamente la reunión de Moscú. Nuestros amigos rusos tuvieron éxito donde otros sufrieron un fiasco”, declaró Bashar Jaafari, embajador sirio ante la ONU.

Jaafari adelantó que las próximas consultas tendrán lugar en la capital rusa, previsiblemente en febrero, pero que Damasco será la sede de “la última y definitiva ronda”, donde debe tener lugar “un diálogo sin mediadores entre el Gobierno y la oposición”.

Además del hecho mismo de la reanudación de las conversaciones, ya que había pasado casi un año desde la última reunión de Ginebra, Gobierno y opositores sólo acercaron posturas en materia de política internacional y humanitaria.

Según informaron fuentes opositoras a medios rusos, la delegación gubernamental aceptó sólo cuatro de los diez puntos del plan presentado la víspera por los grupos opositores presentes en Moscú.

Se trata, en particular, de la “reactivación de la distribución de ayuda humanitaria a todas las regiones de Siria sin excepciones sobre la base las correspondientes resoluciones de la ONU” y “el llamamiento a la comunidad internacional para que alivie y levante las sanciones económicas” contra Damasco.

La oposición considera que esas sanciones no castigan tanto al régimen de Al Asad como al pueblo sirio, que sufre una gran escasez de productos básicos.

Por otra parte, ambas partes condenaron la “agresión israelí” y acordaron instar a la comunidad internacional a que presione a Israel para que cese sus ataques contra Siria y el Líbano, y cumpla las resoluciones de la ONU.

También se consideró inadmisible la injerencia externa en los asuntos internos del país, donde más de 200.000 personas han muerto desde que estallara en 2011 el conflicto.

Damasco rechazó otros puntos, como el cese de los bombardeos de pueblos y ciudades por ambos bandos, el canje de prisioneros y la liberación de los secuestrados, así como la creación de una comisión para investigar las violaciones de los derechos humanos.

El propio Jaafari reconoció que las discrepancias entre ambas partes son aún muy grandes, pero dijo que éstas también son muy evidentes entre sus interlocutores, en especial sobre la presencia de fuerzas extranjeras en suelo sirio.

Además, destacó que desde las negociaciones de Ginebra de febrero de 2014 ha surgido un nuevo factor que es el grupo yihadista Estado Islámico, asunto que deberá ser abordado sin falta en las próximas rondas.

“Hablamos sobre los documentos de Ginebra. Algunos dijeron que Ginebra-1 ya no es actual, ya que después (de la reunión) apareció el Estado Islámico”, comentó.

En un intento de evitar un estancamiento de las conversaciones, los opositores se dieron por satisfechos con este “primer paso” y se resistieron a exigir la renuncia del líder sirio, como demanda la Coalición Nacional (CN), uno de los principales grupos opositores.

Rusia, anfitriona del encuentro, alabó a la oposición por no incluir en la agenda el futuro de Al Asad, ya que eso hubiera obstruido el diálogo desde el primer día.

Precisamente, la CN, que sí contó con la presencia de miembros en la capital rusa pero sólo a título personal, y los grupos insurgentes suníes fueron los grandes ausentes, ya que desconfían de Rusia, principal aliado de Al Asad, como país mediador.

Con respecto a la próxima ronda, Rusia adelantó que daría la bienvenida a la participación en una nueva cita de representantes de la CN y del enviado especial de la ONU para Siria, Stefan de Mistura.

Por otra parte, Rusia logró que los participantes aprobaran los “principios de Moscú”, un decálogo para el diálogo nacional entre los sirios, según explicó el moderador, Vitali Naumkin, director del Instituto de Estudios Orientales.

Entre otros asuntos, se trata del arreglo del conflicto por la vía política según el comunicado de Ginebra de junio de 2012 -que incluía el acuerdo para crear un Gobierno de transición- y la defensa de la integridad territorial de Siria.

Además, contiene la oposición a la injerencia externa y a la presencia militar exterior sin beneplácito del Gobierno, la lucha contra el terrorismo internacional, el levantamiento de las sanciones o la liberación de los Altos del Golán.

“Por supuesto que hubo discrepancias. En Siria no hay una oposición unificada. Pero la atmósfera fue positiva y no hubo grandes encontronazos. Después de cuatro años de conflicto militar resulta difícil esperar que las partes alcancen alguna decisión al sentarse por vez primera en la mesa de negociaciones en Moscú”, dijo el representante ruso.

En su opinión, estas consultas informales han aumentado las probabilidades de que pueda convocarse una conferencia Ginebra-3 para el arreglo del conflicto.

Moscú, 29 ene (EFE).- Los representantes del régimen sirio y de la oposición moderada que concluyeron hoy en Moscú dos días de consultas informales se mostraron dispuestos a celebrar pronto una nueva ronda negociadora en la capital rusa.

El director del Instituto de Estudios Orientales, Vitali Naumkin, que moderó las conversaciones, hizo este anuncio y aseguró que Moscú daría la bienvenida a la participación en una nueva ronda del enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Stefan de Mistura.

“Los participantes han expresado su deseo de continuar las consultas en Moscú, con las necesarias mejoras, lo que incluye la ampliación del círculo de asistentes”, señaló Naumkin en conferencia de prensa.

Precisó que, “en concreto, han dicho que querrían mantener una segunda ronda de consultas en Moscú en un futuro muy próximo” y agregó que podrían asistir entonces “aquellos que rechazaron venir a este primer encuentro”.

Se refería a la ausencia en estas conversaciones de la principal alianza opositora en el exilio, la Coalición Nacional (CN) y de los grupos insurgentes que luchan en Siria.

El moderador indicó que en las conversaciones de ayer y hoy no se abordó el destino del presidente sirio, Bachar el Asad, “y no se tratará”.

En su opinión, estas consultas informales de Moscú han aumentado la probabilidad de que pueda celebrarse una conferencia Ginebra III para el arreglo de la guerra en Siria.

Las consultas moscovitas son las primeras desde que se celebrara hace un año la segunda ronda de las conversaciones de Ginebra, que concluyó sin ningún tipo de acuerdo.

Damasco ha estado representado en Moscú por el embajador sirio ante la ONU, Bashar Jaafari, y no por el ministro de Exteriores, Walid Mouallem, como el pasado año en Ginebra.

Según datos de la ONU, el conflicto sirio ha causado desde su inicio en 2011 más de 200.000 muertos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo