MSF denuncia asesinatos en hospitales y graves destrozos en Sudán del Sur

Por Publimetro Colombia

Yuba, 26 feb (EFE).- La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció hoy el grado de violencia que se está alcanzando en Sudán del Sur, donde se han registrado asesinatos de pacientes en las camas de los hospitales y graves destrozos en las instalaciones sanitarias.

En un comunicado, la organización destacó el caso de la ciudad de Malakal, capital del estado septentrional de Alto Nilo, escenario de duros combates en las últimas semanas entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes.

Allí el personal de MSF regresó al hospital local tras varias semanas de “ausencia obligada” y se encontró con 14 cuerpos sin vida, varios de los cuales tenían signos de haber sido tiroteados mientras estaban en sus camas.

Muchas salas del centro fueron quemadas y saqueadas, según la ONG, que señaló que otros 75 pacientes habían sobrevivido a pesar de que no pudieron escapar.

De estas personas, los casos más graves han sido evacuados a la base de la ONU en Malakal para poder ser tratados en condiciones seguras.

Algunos de los supervivientes relataron que grupos armados entraron en el centro hospitalario y mataron a aquellos que no tenían dinero ni teléfonos móviles, al tiempo que asesinaron a otros que se habían refugiado en el quirófano o que estaban en camas, y violaron a decenas de mujeres y niñas.

“Estos ataques demuestran una falta total de respeto a la misión médica y deja a las personas más vulnerables sin una asistencia sanitaria que es vital para ellos”, afirmó el coordinador general de MSF en Sudán del Sur, Raphael Gorgeu.

El responsable apuntó que los hospitales “ya no son lugares seguros donde recibir tratamiento, sino objetivo de ataques brutales e indiscriminados”.

Por su parte, el coordinador de emergencias en Malakal, Carlos Francisco, destacó que esa localidad “está desierta, con casas quemadas y muchos cuerpos por las calles”.

Una situación similar se vive en la ciudad de Leer, en el estado de Unidad, también en el norte del país, donde Médicos Sin Fronteras tuvo que suspender temporalmente sus actividades por el conflicto.

El conflicto, en el que han muerto miles de personas, ha puesto al borde de la guerra civil al joven país después de que su mandatario, Salva Kiir, acusase al exvicepresidente Riek Machar de intentar dar un golpe de Estado a mediados de diciembre pasado, tras lo cual se desataron los combates.

El Gobierno y los insurgentes alcanzaron un alto el fuego el pasado 23 de enero en Adis Abeba, pero ambas partes se acusan mutuamente de violar la tregua desde entonces.

Nairobi, 26 feb (EFE).- El presidente de Sudán, Omar Hasan al Bashir, contra quien la Corte Penal Internacional (CPI) ha emitido una orden de detención, viajó ayer a la República Democrática del Congo (RDC), cuyas autoridades exigieron hoy “comprensión” ante las demandas de arresto.

Al Bashir, perseguido por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad supuestamente cometidos en Darfur, llegó a Kinshasa para asistir a la cumbre del Mercado Común de África Oriental y Austral (COMESA), aseguró hoy la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH).

Tras la petición hoy de la CPI y de numerosas ONG del arresto de Al Bashir a las autoridades congolesas, el portavoz del Gobierno de la RDC, Lambert Mende, pidió “comprensión”, según la emisora local “Radio Okapi”.

Para Mende, “las obligaciones internacionales contraídas por la RDC son tan estrictas como sus compromisos como miembro del Estatuto de Roma”, fundacional de la CPI.

“Todo lo que pedimos a las ONG es tomar conciencia de que la RDC tiene obligaciones con el COMESA, la organización regional que ha invitado al presidente Al Bashir a participar en una cumbre en Kinshasa”, explicó.

El portavoz aludió también a las obligaciones de su país para con la Unión Africana, que “ha tomado una posición muy clara respecto a los mandatos emitidos contra los jefes de Estado africanos en ejercicio”.

“Éste no es el sitio de crear polémicas. Pedimos la comprensión de unos y otros”, insistió.

Horas antes de la comparecencia de Mende, la FIHD confirmó que el presidente de Sudán había llegado a Kinshasa para participar en la cumbre del COMESA, en un comunicado difundido desde la capital congolesa.

Como país firmante del Estatuto de Roma, la RDC tiene la obligación de ejecutar inmediatamente la orden de arresto y transferir a Al Bashir a la Haya, puntualizó la federación.

“La RDC debe demostrar que está del lado de las víctimas de los crímenes contra la humanidad y detener a Al Bashir”, insistió Dismas Kitengue, el vicepresidente de la FIDH.

Una década después del conflicto de Darfur, la detención del presidente sudanés haría justicia a las víctimas de las violaciones sistemáticas de los derechos humanos y crímenes internacionales, según Osman Hummaida, director de la filial de la federación en Sudán, el Centro Africano para la Justicia y Estudios de Paz (ACJPS).

La Sala de la CPI llamó a la RDC a detener a Al Bashir después de que el Fiscal le notificase que, según informaciones de los medios, existía la posibilidad de que el presidente sudanés viajara a la RDC para asistir a la cumbre que se celebra en Kinshasa este el 26 y el 27 de febrero.

Al Bashir está acusado de asesinato, exterminio, traslado forzoso, tortura y violación, así como de crímenes de guerra por dirigir intencionalmente ataques contra civiles durante el conflicto en Darfur.

El conflicto de Darfur se inició a comienzos de 2003, cuando los grupos insurgentes se levantaron en armas contra el régimen de Jartum en protesta por la pobreza y la marginación que sufrían los habitantes de esa región.

Desde entonces, unas 300.000 personas han muerto y otras 2,7 millones se han visto obligadas a desplazarse por los enfrentamientos entre grupos rebeldes y las fuerzas gubernamentales, según datos de las Naciones Unidas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo