Seúl pide a Pyongyang que responda a su oferta para reunir familias separadas

Por Publimetro Colombia

Seúl, 29 ene (EFE).- Corea del Sur pidió hoy a Pyongyang que se pronuncie sobre su propuesta de reunir el mes que viene a familias separadas por la guerra que enfrentó a ambos países, después de que el régimen norcoreano haya mantenido silencio al respecto durante varios días.

Después de que Corea del Norte aceptara la semana pasada el ofrecimiento sobre las reuniones que el Sur realizó a principios de enero, no ha vuelto a pronunciarse al respecto y no ha expresado su parecer sobre las últimas fechas propuestas por Seúl, que abogó por llevarlas a cabo entre el 17 y el 22 febrero.

Además, Corea del Sur propuso este lunes celebrar una reunión en la villa fronteriza de Panmunjom, en la zona desmilitarizada entre ambos países, para tratar detalles sobre los encuentros, aunque tampoco ha recibido respuesta.

Según explicó el Ministerio de Unificación a la agencia Yonhap, el Gobierno surcoreano expresó hoy su malestar al respecto en un mensaje enviado a través de la línea telefónica de la Cruz Roja, instalada en Panmunjom, su modo habitual de comunicación.

Seúl ha enviado su mensaje un día después de llevar a cabo un ejercicio militar con fuego real cerca de la frontera marítima occidental entre los dos países, pese a las advertencias de Pyongyang, que avisó de “graves consecuencias” si se llevaban a cabo.

Millones de coreanos permanecen separados de sus familias desde la Guerra de Corea (1953-1950), que se cerró con un armisticio en vez de un tratado de paz, por lo que ambos países permanecen aún técnicamente en guerra.

Las reuniones de familias separadas, que suelen organizarse en el complejo turístico del Monte Kumgang, en territorio norcoreano, no se celebran desde 2010.

Las dos Coreas celebraron su primer evento de reunificación de familias en 1985, pero las habitualmente tensas relaciones bilaterales impidieron dar periodicidad a los encuentros.

Después de un paréntesis de 15 años, entre 2000 y 2010 se celebraron 18 reuniones que permitieron volver a reunirse brevemente a más de 3.800 familiares tras décadas de separación.

Tokio, 29 ene (EFE).- El enviado especial estadounidense para Corea del Norte, Glyn Davies, pidió hoy en Seúl medidas “concretas” al régimen comunista para retomar las negociaciones a seis bandas sobre la desnuclearización del país.

“Lo que necesitamos no es simplemente un cambio de actitud sino un cambio de dirección. Pasos concretos por parte de Corea del Norte”, dijo Davies ante un grupo de periodistas tras reunirse con su homólogo surcoreano, Cho Tae-yong.

El viaje del enviado de EEUU, que en su gira asiática también visitó China y a partir del jueves se desplazará a Japón, busca seguir con los esfuerzos para conseguir que Corea del Norte acceda a reanudar las negociaciones a seis bandas en un momento en el que se perciben cambios en el hermético régimen de Kim Jong-un.

“Lo que buscamos de Corea del Norte es sinceridad, movimientos, acciones”, aseguró Davies en unas declaraciones recogidas por la agencia Yonhap,

El proceso de diálogo a seis bandas, en el que participan las dos Coreas, EEUU, China, Rusia y Japón, busca negociar con Pyongyang la finalización de su programa de armas nucleares.

Tras iniciarse en 2003, la vía de dialogo permanece estancada desde que en 2008 el régimen comunista declarara rotas las negociaciones.

El enviado de EEUU insistió hoy en Seúl en que Corea del Norte debe respetar lo acordado en estas negociaciones y tomar nota de la prohibición que establece el Consejo de Seguridad de la ONU sobre sus actividad con misiles.

Dentro de las negociaciones a seis bandas, en 2005 el régimen de Pyongyang acordó acabar con su programa nuclear a cambio de energía y ayuda internacional, pero entre 2006 y 2013 Corea del Norte ha llevado a cabo tres pruebas nucleares.

Tras la sorprendente purga y ejecución el pasado diciembre del tío del líder y hasta ese momento número dos del régimen Jang Song-thaek, Corea del Norte ha llevado a cabo varios gestos de aparente distensión.

La semana pasada, Pyongyang hizo una propuesta a Seúl para retomar las reuniones de familias separadas por el conflicto que enfrentó a los dos países entre 1950 y 1953.

El gesto conciliador coincidió con la publicación de una carta abierta del régimen norcoreano dirigida a los ciudadanos y autoridades de Corea del Sur en la que insistió en su propuesta de iniciar una etapa de paz a cambio de que Seúl y Washington cancelen sus próximas maniobras militares en la región.

Pekín, 29 ene (EFE).- El embajador de Corea del Norte en Pekín, Ji Jae Ryong, pidió hoy que se cancelen las próximas maniobras conjuntas de Corea del Sur y EEUU, países a los que culpó de aumentar la tensión en la zona.

En una rueda de prensa en la legación norcoreana en la capital china, Ji aseguró que “siempre y cuando la política antinorcoreana de EEUU continúe, no se puede esperar ninguna resolución del conflicto nuclear”.

Corea del Norte “ya ha ocupado su asiento en el proceso de conversaciones”, indicó el embajador, que subrayó que, para retomar el proceso de negociaciones a seis bandas sobre el programa nuclear de su país, EEUU debe “cumplir sus obligaciones”.

“Proponemos un fin inmediato e incondicional de todos los actos militares y hostiles por parte de nuestros compatriotas (Corea del Sur) y junto a extranjeros (EEUU)”, declaró.

“Pedimos que las autoridades surcoreanas adopten la decisión crucial de cancelar las maniobras militares conjuntas que planean llevar a cabo desde finales de febrero”, agregó Ji.

Según el embajador, “la desnuclearización de la península coreana es una política continua de nuestra república”, pero “tener la voluntad no significa que Corea del Norte deba abandonar unilateralmente las armas nucleares”.

Según subrayó, “mientras continúe la amenaza nuclear de otros países, Corea del Norte tiene que reforzar su programa nuclear”.

Las conversaciones a seis bandas comenzaron en 2005 con la firma de un comunicado conjunto en el cual Corea del Norte se comprometía a abandonar todas sus armas y programas nucleares a cambio de ayuda energética y garantías de seguridad.

Las negociaciones permanecen estancadas desde 2009, tras una serie de incidentes entre las dos Coreas.

El pasado día 16 de enero, la Comisión Nacional de Defensa norcoreana publicó una propuesta que decía que las relaciones intercoreanas “podrían descongelarse” a partir del jueves, 30 de enero, si las dos partes realizan esfuerzos concretos.

En la propuesta, Corea del Norte urgía a que cesaran las provocaciones “verbales y militares” entre ambas partes, y urgía a que se tomaran “medidas prácticas para prevenir un desastre nuclear”.

Las declaraciones de hoy del diplomático norcoreano se producen cuando el enviado de EEUU para Corea del Norte, Glyn Davies, se encuentra en Tokio en una gira asiática que comenzó el domingo en Pekín.

Desde Japón, Davies pidió hoy precisamente medidas “concretas” a Corea del Norte para retomar las negociaciones a seis bandas.

Tras la sorprendente purga y ejecución el pasado diciembre del tío del líder norcoreano, Kim Jong-un, y hasta ese momento número dos del régimen, Jang Song-thaek, Corea del Norte ha llevado a cabo varios gestos de aparente distensión.

La semana pasada, Pyongyang hizo una propuesta a Seúl para retomar las reuniones de familias separadas por el conflicto que enfrentó a los dos países entre 1950 y 1953, intención que fue reafirmada hoy por el embajador norcoreano en Pekín.

La Cruz Roja de Corea del Norte ha propuesto que se mantengan los encuentros en un complejo del Monte Kumgang, al este del país y donde Pyongyang suele permitir en ocasiones la entrada de surcoreanos, dijo Ji.

El gesto conciliador coincidió con la publicación de una carta abierta del régimen norcoreano la semana pasada dirigida a los ciudadanos y autoridades de Corea del Sur en la que insistió en su propuesta de iniciar una etapa de paz a cambio de que Seúl y Washington cancelen sus próximas maniobras militares en la región.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo