Catorce mujeres simpatizantes de Mursi condenadas a once años de cárcel

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 27 nov (EFE).- Catorce mujeres simpatizantes del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi fueron condenadas hoy por un tribunal a once años de prisión por manifestarse y causar daños en la ciudad de Alejandría, informó a Efe el portavoz de los Hermanos Musulmanes, Mustafa al Jatib.

Además, siete menores de edad que fueron detenidas han sido trasladadas a un centro de menores en el que deberán permanecer durante un tiempo que no determinó la corte, precisó la agencia estatal de noticias Mena.

Otras seis personas, miembros de la Alianza para la Defensa de la Legitimidad que apoya a Mursi, fueron condenadas en rebeldía por esta misma causa a quince años de prisión, informó en Facebook el Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de los Hermanos Musulmanes.

Según el PLJ, que citó al abogado de las procesadas Mustafa Zaki, las mujeres pertenecen al movimiento “Siete de la mañana” y afrontaban cargos como causar daños, manifestarse y portar armas.

La formación política detalló que las condenadas a once años de cárcel tienen entre 18 y 22 años, mientras que las menores tienen de 15 a 17 años.

El portavoz de los Hermanos explicó que el grupo “Siete de la mañana” surgió después del derrocamiento del presidente islamista el pasado 3 de julio y que “comparte los mismos valores” de la coalición partidaria de Mursi, integrada por la cofradía y otros grupos afines.

“Las autoridades reprimen a cualquier persona que se enfrente al golpe de Estado, sea cual sea su pertenencia”, apuntó Al Jatib, que recordó a las decenas de personas de tendencia no islamista detenidas ayer en el centro de El Cairo por protestar contra la nueva ley que limita las manifestaciones.

El grupo “Siete de la mañana” condenó de forma “categórica” la sentencia emitida por el tribunal penal del distrito de Sidi Gaber, en Alejandría, al considerar que “viola el derecho de manifestación y la libertad de expresión”.

“El conflicto político que vive Egipto no puede ser una justificación para violar el derecho de cualquier persona a un juicio justo”, agregó en un comunicado el movimiento, que advirtió de que habrá nuevas marchas pacíficas en los próximos días contra ese fallo.

El 13 de noviembre, doce estudiantes egipcios fueron condenados a diecisiete años de prisión por participar en los disturbios desatados el pasado mes de octubre durante una protesta de islamistas en la Universidad de Al Azhar, en El Cairo.

El Cairo, 28 nov (EFE).- Al menos un estudiante murió hoy y varios resultaron heridos en enfrentamientos entre la policía y manifestantes en la Universidad de El Cairo, informó la televisión estatal egipcia.

Los choques se registraron en la Facultad de Ingeniería, en el campus universitario, donde las fuerzas de seguridad dispersaron a los participantes en una marcha contra la destitución por los militares del presidente Mohamed Mursi.

Los manifestaron también protestaron por la condena ayer a once años de prisión contra catorce mujeres simpatizantes de Mursi, y el internamiento en un centro de menores de otras siete que tienen menos de 18 años.

El Partido Libertad y Justicia, brazo político de los Hermanos Musulmanes, señaló en su página web que el fallecido, identificado como Mohamed Abdel Yauad y alumno del primer curso de Ingeniería Civil, recibió disparos de perdigones de la policía.

Según un comunicado del Ministerio de Interior, unos trescientos estudiantes se concentraron dentro del campus y luego salieron a la calle, donde “obstaculizaron el tráfico y lanzaron piedras contra los agentes”.

Las fuerzas de seguridad, tras advertirles, empezaron a dispersarles con cañones de agua y gases lacrimógenos, al tiempo que detuvieron a al menos cuatro estudiantes, agregó el ministerio.

La nueva ley que limita las protestas prohíbe, entre otros puntos, concentraciones de más de diez personas sin autorización, limita las manifestaciones frente a los edificios públicos y establecen duras penas para los infractores de la norma.

De acuerdo al artículo 12, la policía egipcia puede disolver las protestas si se considera que pueden ser un peligro para la seguridad, y emplear la fuerza en función del daño que quiera evitar.

La semana pasada, el Gobierno decidió permitir a las fuerzas de seguridad entrar en las universidades sin necesidad de tener el permiso de las autoridades académicas o de la Fiscalía, como ocurría anteriormente.

Desde la destitución de Mursi, los Hermanos Musulmanes han mantenido la presión en las calles, mientras que las autoridades han reprimido sus manifestaciones y detenido a sus principales líderes, acusados de incitar a la violencia.

El Cairo, 27 nov (EFE).- La Fiscalía General de Egipto ordenó hoy la detención de dos destacados activistas opositores por convocar ayer una protesta frente al Senado sin autorización oficial, en rechazo contra la nueva ley que regula las manifestaciones, informaron a Efe fuentes judiciales.

El fiscal asistente del barrio cairota de Qasr al Nil, Amr Auad, ordenó el arresto de uno de los fundadores del Movimiento Juvenil 6 de Abril, Ahmed Maher, y del conocido bloguero y activista Alaa Abdel Fatah por infringir la nueva ley de manifestaciones, al convocar una protesta sin notificar al Ministerio del Interior.

Asimismo, el ministerio público decretó la detención preventiva durante cuatro días de 24 de los 28 detenidos ayer, entre los que había siete periodistas.

Estas medidas fueron tomadas después de que la policía dispersara ayer con cañones de agua y gases lacrimógenos una manifestación contra la polémica nueva legislación, cuando los participantes trataban de alcanzar la sede de la Cámara Baja del Parlamento o “Shura”.

Los arrestados están acusados de reunión ilegal, de usar la fuerza y portar armas blancas, de resistir a las autoridades y de no contar con la autorización previa del Ministerio del Interior, como estipula el artículo 8 de la norma, según la agencia oficial Mena.

Un equipo de investigadores de la Fiscalía del centro de la capital se trasladó para interrogar a los acusados hasta el suburbio de Nuevo Cairo, en las afueras de la ciudad, por “motivos de seguridad”, de acuerdo con Mena.

La nueva ley de protestas, ratificada el pasado domingo, exige que se notifique a la policía con una antelación de tres a quince días cualquier convocatoria de protesta, además de incluir en ella los lugares por los que pasará la marcha, su fecha y sus demandas, así como los datos personales y de contacto de quienes organicen el acto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo