El Ejército filipino registra "casa por casa" la ciudad de Zamboanga

Por Publimetro Colombia

Manila, 30 sep (EFE).- El Ejército filipino comenzó hoy las operaciones de registro e inspección de la ciudad de Zamboanga, en el sur de Filipinas, tras el asalto llevado a cabo por los rebeldes del Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN) hace tres semanas que ha dejado unos 200 muertos y cerca de 109.000 desplazados.

Las Fuerzas Armadas filipinas están registrando “casa por casa” las zonas de la ciudad que fueron ocupadas por los insurgentes en busca de rebeldes que puedan seguir escondidos, explosivos o armas que hayan podido dejar abandonadas, declaró Ramon Zagala, portavoz del Ejército, a la emisora local “ANC”.

El proceso “se alargará durante las próximas dos semanas”, después del cual los más de 109.000 desplazados por el conflicto podrán volver a sus hogares.

A pesar de que el sábado pasado el Gobierno filipino anunció que Zamboanga había quedado libre de miembros del FMLN, Zagala admitió que creen que “aún quedan unos 20 rebeldes escondidos por la ciudad”.

El portavoz militar aseguró, asimismo, que se calcula que fueron unos 400 efectivos del FMLN, un grupo islámico separatista, los que atacaron Zamboanga el pasado 9 de septiembre y secuestraron a cerca de 200 ciudadanos.

“En un principio, el FMLN pidió autorización para llevar a cabo una manifestación pacífica en Zamboanga, pero la realidad es que llegaron a la ciudad en la oscuridad de la noche, a la una de la madrugada, cargados de armas”, explicó Zagala.

Por otra parte, la fuente apuntó que la única razón por la que los enfrentamientos con los rebeldes se alargaron durante casi 3 semanas fue “por la presencia de los rehenes”.

“Si los rebeldes no hubieran secuestraron a cientos de personas, el conflicto se habría acabado mucho antes (…) Era muy difícil para nosotros abrir fuego, porque el FMLN hacía que los civiles secuestrados se tumbaran delante de ellos”, dijo el militar.

“Si eres un guerrero de verdad, debes enfrentarte a nosotros cara a cara, sin rehenes de por medio”, subrayó.

Zagala confirmó, asimismo, que se ha encontrado un documento de identidad de uno de los líderes del asalto sobre Zamboanga, Habier Malik, en el cadáver de uno de los rebeldes, aunque aseguró que no se ha podido confirmar aún que se trate de él.

“Estamos llevando a cabo las pruebas pertinentes para confirmar si se trata de Malik o no”, señaló.

Según cifras de la ONU, las casi tres semanas de enfrentamientos han afectado a 158.000 personas, desplazado a 109.000 y destruido más de 10.000 viviendas en Zamboanga, mientras que otras 19.000 personas han huido de sus hogares en la provincia colindante de Basilan.

El ataque sobre Zamboanga se produjo al mes siguiente de que Nur Misuari, jefe de esta facción disidente del FMLN, exigiera la independencia de la región de Mindanao y denunciara que su grupo había sido excluido de las negociaciones entre el Gobierno y el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI).

Misuari fundó el FMLN en 1971 y fue la principal organización musulmana en armas de Filipinas hasta que firmó la paz en 1996.

No obstante, cinco años después denunció el pacto y levantó en armas a sus hombres cuando iba a perder en las urnas su cargo de gobernador de la Región Autónoma del Mindanao Musulmán.

El FMLI se encuentra en la fase final de sus negociaciones con el Gobierno contra las que, según analistas filipinos, Misuari “está haciendo ruido” para boicotearlas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo