Rousseff y Evo Morales acuerdan reunirse el viernes en Surinam

Por Publimetro Colombia

Brasilia, 28 ago (EFE).- Los presidentes de Brasil y Bolivia, Dilma Rousseff y Evo Morales, acordaron hoy en una conversación telefónica reunirse el viernes en Paramaribo (Surinam), en donde participarán de la Cumbre de la Unasur, para buscar una solución a la crisis diplomática entre ambos países, según fuentes oficiales.

En la reunión bilateral será abordada la crisis generada por la salida del senador boliviano Roger Pinto de Bolivia sin el respectivo salvoconducto, dijeron fuentes de la Presidencia brasileña.

Según la Presidencia, el encuentro fue acordado en una conversación telefónica “cordial” de cinco minutos que los dos mandatarios tuvieron en la tarde de este miércoles.

Las fuentes del Palacio de Planalto no aclararon de quien partió la llamada ni se refirieron a lo discutido en la conversación.

Pinto, un férreo opositor de Morales y que estaba asilado en la embajada de Brasil en La Paz desde el 28 de mayo de 2012, logró salir de Bolivia sin el necesario salvoconducto e ingresar a Brasil el pasado sábado gracias a la complicidad de un diplomático brasileño, lo que provocó la renuncia del hasta entonces canciller brasileño, Antonio Patriota.

El presidente boliviano pidió hoy que el gobierno brasileño mande a Pinto de regreso a Bolivia para que responda por las acusaciones de corrupción en su contra.

Ante las reclamaciones de Bolivia por la participación de Brasil en la “fuga” de Pinto, la cancillería brasileña ya abrió un proceso disciplinario contra el encargado de negocios de Brasil en La Paz, Eduardo Saboia, quien acompañó al senador hasta la frontera entre los dos países en un coche diplomático.

Saboia alegó en su defensa de que “había un riesgo inminente” para “la vida” de Pinto y “una amenaza a la dignidad de una persona”.

En el discurso que pronunció en la ceremonia de hoy en que le entregó el cargo a su sucesor, Patriota dijo que esa ayuda constituyó una “actuación independiente que no puede volver a ocurrir”.

El Gobierno boliviano ha exigido “explicaciones” a Brasil por la salida del país del senador, a quien ha calificado de “prófugo”, ya que fue condenado en un proceso por corrupción y enfrenta otros casos, pero al mismo tiempo aseguró que este episodio no afectará las “estrechas” relaciones entre ambos países.

Brasilia, 28 ago (EFE).- El excanciller de Brasil Antonio Patriota afirmó hoy “nunca puede repetirse” lo ocurrido con el senador opositor boliviano Roger Pinto, quien salió de su país sin un salvoconducto del Gobierno de Evo Morales y generó un conflicto que llevó a su dimisión.

En la ceremonia en que Rousseff puso en funciones a su nuevo ministro de Exteriores, Luiz Alberto Figueiredo, Patriota aseguró que Brasil “actuó con total transparencia en el caso del senador” y que “buscó una solución negociada” para que pudiera abandonar la embajada en La Paz, en la que se alojó el 28 de mayo de 2012.

Sin embargo, Pinto, un férreo opositor de Morales, logró salir de la embajada en La Paz y viajar a Brasil gracias a la complicidad de un diplomático brasileño, lo que, según Patriota, constituyó una “actuación independiente que no puede volver a ocurrir”.

Esa fue la primera declaración pública de Patriota sobre el incidente con Bolivia, por el que renunció el pasado lunes al cargo que ocupaba desde el 1 de enero de 2011.

Según Patriota, “Brasil siempre actuó dentro del mayor respeto por la soberanía boliviana” y “en estricto cumplimiento” de los tratados internacionales sobre asilo y refugio, en el marco de los cuales ofreció “protección” al senador boliviano.

Pinto abandonó la embajada el pasado viernes en un coche oficial, escoltados por soldados brasileños, y fue conducido hasta la ciudad de Corumbá, en el lado brasileño de la frontera.

Desde allí se dirigió a Brasilia en un avión fletado por el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño, Ricardo Ferraço, quien también colaboró con su salida de Bolivia.

La responsabilidad por lo ocurrido en La Paz la asumió el encargado de negocios de la embajada, Eduardo Saboia, quien dijo que decidió ayudar al senador por razones humanitarias.

Saboia, quien ha sido sometido a un “proceso disciplinario” por su participación en lo que el Gobierno boliviano califica de “fuga”, alegó que tomó la decisión pues “había un riesgo inminente” para “la vida” de Pinto y “una amenaza a la dignidad de una persona”.

El Gobierno boliviano ha exigido “explicaciones” a Brasil por la salida del país del senador, a quien ha calificado de “prófugo”, pero al mismo tiempo aseguró que este episodio no afectará las “estrechas” relaciones entre ambos países.

En la ceremonia en que asumió el cargo Figueiredo, estuvo presente el embajador de Bolivia en Brasil, Jerjes Justiniano, quien saludó con afecto tanto a Patriota como al nuevo canciller.

Brasilia, 28 ago (EFE).- El nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Luiz Alberto Figueiredo, dijo hoy poco después de asumir el cargo que “quien conduce todo lo relacionado” con el caso del senador boliviano Roger Pinto es la presidenta Dilma Rousseff.

Figueiredo, en su primera rueda de prensa como canciller, aseguró que Brasil y Bolivia están “en contacto permanente” y tienen “conversaciones en curso sobre este tema”, al referirse a la crisis generada por la salida de Pinto de su país sin un salvoconducto del Gobierno del presidente Evo Morales.

El senador, un férreo opositor de Morales y que estaba asilado en la embajada de Brasil en La Paz desde el 28 de mayo de 2012, logró salir de Bolivia sin el necesario salvoconducto e ingresar a Brasil el pasado sábado gracias a la complicidad de un diplomático brasileño, lo que provocó la renuncia del hasta entonces canciller brasileño, Antonio Patriota.

El nuevo ministro no descartó un encuentro entre Rousseff y Evo Morales el próximo viernes en Paramaribo, en donde ambos coincidirán para participar en la Cumbre de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas).

“En las cumbres siempre hay un contacto fluido entre los presidentes”, afirmó.

Agregó que, por su parte, se encontrará “naturalmente” con el canciller boliviano, David Choquehuanca, pero “no para tratar de una agenda específica”.

Sobre las reclamaciones de Bolivia por la participación de Brasil en la “fuga” de Pinto, Figueiredo dijo que la Cancillería abrió un proceso disciplinario contra el encargado de negocios de Brasil en La Paz, Eduardo Saboia, quien acompañó al senador hasta la frontera entre los dos países en un vehículo diplomático.

Saboia alegó en su defensa de que “había un riesgo inminente” para “la vida” de Pinto y “una amenaza a la dignidad de una persona”.

En el discurso que pronunció en la ceremonia de hoy en que le entregó el cargo a su sucesor, Patriota dijo que esa ayuda constituyó una “actuación independiente que no puede volver a ocurrir”.

El Gobierno boliviano ha exigido “explicaciones” a Brasil por la salida del país del senador, a quien ha calificado de “prófugo”, ya que fue condenado en un proceso por corrupción y enfrenta otros casos, pero al mismo tiempo aseguró que este episodio no afectará las “estrechas” relaciones entre ambos países.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo