Rusia advierte de que una intervención en Siria tendría "consecuencias catastróficas"

Por Publimetro Colombia

Moscú, 27 ago (EFE).- Rusia advirtió hoy de las “consecuencias catastróficas” que podría tener una intervención en Siria sin el mandato de la ONU, al tiempo que algunos políticos en este país ya dan por hecho una acción militar de una coalición liderada por Estados Unidos.

El portavoz de la cancillería rusa, Alexandr Lukashévich, reiteró los insistentes llamamientos de Moscú a EEUU y a otros países dispuestos a participar en una operación contra el régimen de Bachar al Asad a respetar el derecho internacional.

Para Rusia, las acciones de esta índole que se emprenden sin la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU, en el que cuenta con derecho a veto como uno de sus cinco miembros permanentes, están al margen de la legalidad internacional.

“Los intentos de obviar el Consejo de Seguridad, creando una vez más pretextos artificiales y sin pruebas para intervenir en la región, pueden derivar en más sufrimiento en Siria y consecuencias catastróficas para otros países de Oriente Medio y el norte de África”, recalcó Lukashévich.

El portavoz de la diplomacia rusa manifestó asimismo la “gran decepción” de Moscú por la cancelación a iniciativa de EEUU de la reunión ruso-estadounidense sobre Siria, que tenía que celebrarse mañana miércoles en La Haya.

“La decisión de Washington de aplazar la citada reunión en vísperas de la fecha anunciada es vista en Moscú con gran decepción”, señaló Lukashévich en un comunicado publicado hoy en la página web de la cancillería rusa.

Recordó que este domingo el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, le aseguró a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, que Washington respalda una conferencia de paz para Siria y que haría un esfuerzo por convencer a la oposición siria para que acuda a esa cita internacional.

Pero, agregó Lukashévich, el aplazamiento de la reunión en La Haya envía un mensaje en el sentido contrario a la oposición armada siria y la alienta a rechazar el compromiso y a esperar una intervención de fuerzas externas.

Además, según el portavoz de la cancillería rusa, también echan aguas a ese mismo molino las declaraciones de Kerry sobre el “innegable” uso de armas químicas contra la población civil por el régimen de Al Asad.

Rusia no se cansa de repetir que estas acusaciones son muy parecidas a las que hace diez años se usaron como pretexto por Estados Unidos y sus aliados para atacar Irak y derrocar el régimen de Sadam Husein, que a la postre resultaron ser falsas.

Mientras la diplomacia de Moscú se multiplica en advertencias acerca de la gravedad de la consecuencias de una intervención militar en Siria, algunos políticos rusos ya dan por sentado que EEUU y sus aliados actuarán militarmente en el país árabe.

“Estados Unidos y sus aliados ya han optado por lanzar un ataque masivo contra Siria y ahora es sólo cuestión de tiempo, de cuándo será asestado”, afirmó hoy Serguéi Pushkov, presidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma, la cámara de diputados de Rusia.

Según el legislador, del partido oficialista Rusia Unida, el objetivo de ese ataque será destruir los mandos militares que “garantizan la estabilidad del régimen de Al Asad y la eficacia de la lucha contra la guerrilla”.

Ello, añadió Pushkov, “permitiría a la guerrilla retomar la iniciativa que había perdido y derrocar en el menor tiempo posible el Gobierno de Al Asad”.

En los círculos diplomáticos y militares de Moscú ya calculan las dificultades con que podrían chocar EEUU y sus aliados en una eventual intervención militar.

“Si el ejército de EEUU y la OTAN inician una operación contra Siria no obtendrán una victoria fácil. Los sistemas antimisiles Buk-M2E y otros medios de defensa antiaérea darán una digna respuesta a los agresores”, dijo hoy a la agencia Interfax un diplomático en condicione anonimato.

Berlín, 27 ago (EFE).- Cerca de un 70 por ciento de los alemanes rechaza una eventual intervención internacional en Siria, un asunto que ha entrado de lleno en la campaña electoral germana cuando faltan menos de 30 días para los comicios.

Los analistas no se atreven a predecir el impacto que puede tener esta crisis en los resultados electorales y el Gobierno de Angela Merkel mantiene la prudencia, aunque el ministro de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, insistió hoy en que si se comprueba el ataque químico la comunidad internacional “deberá actuar” y tiene que haber “consecuencias”.

“Para ello nos estamos coordinando estrechamente con nuestros aliados, pero sobre todo también con las Naciones Unidas”, manifestó Westerwelle sin decir una palabra sobre cuál sería la actuación de Berlín si EEUU y el Reino Unido acuerdan un ataque contra el régimen de Bachar al Assad.

Según una de las primeras encuestas publicadas sobre esta crisis, realizada por encargo de la revista Stern, el 69 por ciento de los alemanes rechaza una intervención militar internacional a pesar del ataque químico.

Del 23 por ciento que la apoya, sólo el 66 por ciento estaría a favor de que Alemania participara.

El candidato socialdemócrata a la cancillería, Peer Steinbrück, apostó hoy por una “fuerte reacción internacional” al considerar que el uso de armas químicas sería un crimen contra la humanidad, pero rechazó una intervención militar.

Steinbrück instó al Gobierno de Merkel a presionar a China y a Rusia para que estos países cambien su posición ante el régimen de Al Asad y lograr así el necesario consenso en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Las misiones militares no cuentan con respaldo popular en Alemania y no se discute, por ejemplo, que su dura oposición a la guerra de Irak fue uno de los factores que permitieron al socialdemócrata Gerhard Schröder ser reelegido canciller en 2002.

Sin embargo, Westerwelle insistió hoy en la coordinación de Alemania con sus aliados, dejando entrever que no se repetirá la actuación que tuvo su país en el Consejo de Seguridad de la ONU en 2011, cuando se votó la resolución que autorizó el uso de la fuerza en Libia.

Berlín se alejó entonces de los países occidentales y se abstuvo junto a Rusia y China.

El presidente del partido de los Verdes alemanes, Cem Özdemir, se mostró hoy en sintonía con las dos principales fuerzas políticas del país al estimar que debe haber “consecuencias” en Siria si se comprueba el uso de armas químicas, pero consideró que antes de especular sobre medidas concretas se debe aclarar qué ocurrió y quién es el autor del ataque.

Por su parte, el portavoz de Asuntos Exteriores del partido La Izquierda, Jan van Aken, coincidió en que lo ocurrido “no puede quedar sin castigo”, pero advirtió de que “cualquier ataque militar del exterior no hará sino empeorar la situación de los ciudadanos en Siria”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo