Hun Sen, favorito a revalidar el cargo en las elecciones de Camboya

Por Publimetro Colombia

Phnom Penh, 28 jul (EFE).- El primer ministro de Camboya, Hun Sen, parte como favorito para revalidar el cargo que ostenta desde hace 28 años en las elecciones que se han celebrado hoy, las quintas desde el restablecimiento de la democracia en 1993.

Unos 9,6 millones de camboyanos estaban llamados a votar en unas elecciones que han transcurrido sin que las autoridades hayan informado de incidentes, pero en las que la oposición y observadores internacionales han denunciado numerosas irregularidades.

El gobernante Partido del Pueblo de Camboya (PPC) de Hun Sen espera reeditar los resultados de hace cinco años, cuando obtuvo 90 de los 123 escaños en juego que le permitieron gobernar por primera vez en solitario.

El opositor Partido para el Rescate Nacional de Camboya (PRNC), la coalición formada por el Partido Sam Rainsy y del Partido para los Derechos Humanos, confía en poder aumentar los 29 escaños que ambas formaciones consiguieron por separado en las pasadas elecciones.

Desde primera hora de la mañana, un afluente de miles de camboyanos se acercaron a los colegios electorales en los que estaban registrados y donde hicieron cola pacientemente para depositar su voto.

Hun Sen fue de los más madrugadores en ejercer su derecho a voto en una mesa electoral de Takhamau, en la provincia de Kandal, a pocos kilómetros al sur de Phnom Penh, donde llegó minutos después de que comenzaran los sufragios acompañado de su esposa, Bun Rany.

El veterano mandatario besó su papeleta antes de introducirla en la urna, repartió sonrisas mientras estuvo en el colegio electoral, pero evitó hacer declaraciones a los medios.

En el mismo circuito, Sorun, de 42 años, depositó poco después del primer ministro su sufragio con la esperanza de que se imponga la oposición, aunque con el temor a que las autoridades manipulen los resultados.

“Si hay cambio, Camboya irá a mejor. Si no, todo seguirá igual”, señaló a Efe Sorun, que admitió tener miedo de expresar su opinión libremente y aseguró que “muchos piensan” como ella, “pero callan”.

Quien no pudo votar fue el líder de la oposición, Sam Rainsy, que regresó la semana pasada a Camboya después de pasar cuatro años en el exilio gracias a un perdón real concedido a instancias del primer ministro.

Rainsy, que tampoco se presentó como candidato al no haber podido registrarse a tiempo, acudió a un colegio cercano a la sede de su partido en Phnom Penh, donde fue aclamado por varios simpatizantes.

El líder opositor, que ayer alertó de un posible fraude electoral por la duplicidad de miles de nombres en el censo, acusó a Hun Sen de “cobarde” por no querer enfrentarse a él en las urnas.

Tras el cierre de los colegios, el portavoz del PRNC, Yim Sovann, denunció irregularidades “inaceptables” en el registro de voto, que atribuyó a un intento de manipulación de los resultados por parte del partido gubernamental.

“Mucha gente no ha podido votar porque su nombre no figuraba en las listas de votantes, mientras otros se han encontrado con que alguien ya había votado en su nombre”, declaró Sovann a Efe.

Según la organización local Comité para unas Elecciones Libres y Justas (Comfrel) unos 1,25 millones de electores han quedado fuera del censo electoral.

“Hemos recibido un elevado número de quejas y denuncias por incidencias”, indicó Laura Thornton, representante en Camboya del National Democratic Institute.

En las últimas semanas el PPC también ha recibido críticas por el control que ejerce sobre la administración del Estado y la mayoría de medios de comunicación.

Human Rights Watch denunció en un comunicado el partidismo de la Policía y el Ejército a los que la organización acusa de haber creado un “ambiente intimidatorio” en muchas regiones del país.

Además del PPC y del PRNC, otras seis formaciones con escasas posibilidades de obtener representación concurrieron a las elecciones que fueron controladas por 16.076 observadores nacionales y 30 internacionales.

Hun Sen gobierna Camboya desde 1985, año en que se instaló al frente del Ejecutivo con el beneplácito de Vietnam, cuyo Ejército ocupó el país seis años antes para derrocar al Jemer Rojo.

Jordi Calvet

El Cairo, 28 jul (EFE).- Al menos diez hombres armados murieron hoy y un gran número resultaron heridos en operaciones de seguridad lanzadas en las últimas 48 horas en el norte de la península egipcia del Sinaí, informó hoy la agencia oficial Mena.

La ofensiva fue llevada a cabo por una fuerza conjunta del ejército y la policía, y se saldó también con la detención de una veintena de hombres armados.

Las fuerzas de seguridad comenzaron el pasado 30 de junio una serie de operaciones contra grupos armados en el Sinaí, coincidiendo con las multitudinarias protestas contra el entonces presidente, el islamista Mohamed Mursi, quien fue derrocado el 3 de julio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo