Mandela sigue luchando por su vida tras experimentar una gran mejoría

Por Publimetro Colombia

Johannesburgo, 28 jun (EFE).- El expresidente sudafricano Nelson Mandela sigue luchando por la vida tras experimentar una “gran mejoría”, aunque su pronóstico sigue siendo crítico por sexto día consecutivo, informó hoy su exesposa Winnie Madikizela-Mandela.

El anuncio de la exmujer del primer presidente negro de Sudáfrica, de 94 años, es el más optimista desde que la situación de Mandela pasara a ser crítica el pasado domingo.

“Ha habido una gran mejoría respecto a hace unos días, pero sigue estando clínicamente mal”, dijo a los reporteros la segunda esposa de Mandela ante la casa que ambos compartieron en el antiguo gueto negro de Soweto (Johannesburgo), convertida hoy en museo.

Esa información se divulgó después de que el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, anunciara ayer que el estado de Madiba -como se conoce a Mandela en su país- volvía a ser “estable”, tras haber pasado el miércoles una “buena noche”.

Figura controvertida y destacada de los tiempos de lucha contra el régimen racista del “apartheid”, Winnie Mandela ha vuelto a visitar hoy al que fuera su esposo en el hospital.

Winne ha acudido casi a diario a la clínica desde que Mandela fuera hospitalizado en estado grave por problemas respiratorios el pasado 8 de junio.

Al lado de Mandela permanece desde entonces su actual esposa, la mozambiqueña Graça Machel, que no se ha separado de su marido en los más de veinte días que lleva en un hospital de Pretoria.

Entrando al centro médico fueron hoy vistas también las tres hijas de Mandela, envueltas estos días en una agria polémica familiar a cuenta del funeral de su padre.

Las hijas -Makaziwe, Zenani y Zindzi Mandela- y otros 14 miembros de la familia obtuvieron hoy una orden judicial para poder sepultar los restos exhumados de tres hijos fallecidos del exmandatario en la localidad suroriental de Qunu, donde su padre pasó la infancia.

Así, la Justicia sudafricana dio la razón a 17 miembros de la familia Mandela frente a Mandla Mandela, uno de los nietos del héroe sudafricano y jefe tradicional de Mvezo, lugar de nacimiento de su abuelo.

Hace dos años, Mandla Mandela mandó trasladar a Mvezo, sin el consentimiento de la familia, los huesos de tres hijos del exdirigente, hasta entonces enterrados en un terreno familiar en la cercana Qunu, donde Mandela cuenta con una casa y, según reveló hace años, querría recibir sepultura.

Mientras tanto, sudafricanos anónimos de todas las razas, edades y condiciones siguen peregrinando cada día ante la verja de entrada al hospital, convertido desde hace días en un colorido muro lleno de flores, globos y buenos deseos escritos junto a retratos de Madiba.

Un grupo de niños se desplazó hoy hasta las puertas del centro para cantar a coro una canción con el lema “Te queremos, Mandela”, informa la agencia de noticias sudafricana Sapa.

Tras una primera vigilia celebrada ayer junto al centro médico, el gubernamental Congreso Nacional Africano (CNA), que lideró Madiba, volvió a convocar hoy sesiones de oración conjunta por la recuperación del héroe en seis de las nueve provincias del país.

En la capital de la región oriental de KwaZulu-Natal, Durban, los congregados cantaron viejos himnos de los tiempos del CNA en la clandestinidad.

Vestidos con los tradicionales colores verde, amarillo y negro del partido, los presentes entonaron también varias canciones de música espiritual o ‘gospel’, y mostraron carteles con el rostro de Madiba y mensajes como “Te queremos, camarada Mandela”.

Entre los asistentes se encontraba la veterana luchadora de la batalla “antiapartheid” Ela Ghandi, cuyo abuelo, el líder pacifista indio Mahatma Ghandi, inspiró las primeras acciones de oposición al régimen segregacionista que llevó a cabo Mandela.

Se espera que Madiba, premio Nobel de la Paz en 1993, reciba este fin de semana el homenaje de otro político de relevancia mundial, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Obama, primer presidente negro de EEUU, viaja hoy a Sudáfrica, donde empezará mañana su visita oficial de dos días, en los que rendirá tributo a Mandela visitando la Isla de Robben (suroeste del país), en la que el mito sudafricano estuvo preso 18 años.

En principio, el jefe de Estado norteamericano no tiene previsto ir a ver al hospital a Madiba, a quien definió ayer en Senegal como “un héroe para el mundo”.

Marcel Gascón

Johannesburgo, 28 jun (EFE).- El expresidente sudafricano Nelson Mandela sigue en estado “crítico pero estable”, según desveló hoy el gobernador de una provincia de Sudáfrica, citando fuentes de la familia.

“Me han dicho (los familiares) que Madiba -como se conoce al exactivista en su país- está mejor que ningún otro día. Está bien. Le han visto (a Mandela) esta mañana”, declaró Ace Magashule, gobernador de la provincia sudafricana del Free State, a las puertas del hospital de Pretoria donde está ingresado el expresidente.

“Este es el mensaje que les está motivando e inspirando (a la familia)”, añadió el gobernador, que es también presidente del gubernamental Congreso Nacional Africano (CNA) -que un día lideró Madiba- en su región.

Magashule no llegó a acceder al hospital donde se trata a Mandela, y declaró que había acudido a la entrada del centro para mostrar su apoyo al expresidente junto a los ciudadanos “corrientes”.

Sí consiguieron entrar hoy en la clínica los ministros sudafricanos de Sanidad, Aaron Motsoaledi, y de Defensa, Nosiviwe Mapisa-Nqakula.

Como casi cada día, las hijas y los nietos de Madiba volvieron a visitar al cabeza de familia.

En el último parte oficial divulgado hasta ahora, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, anunció ayer que el estado de Mandela seguía siendo crítico, pero era “ahora estable” tras haber pasado una buena noche.

Mientras tanto, la peregrinación de curiosos y admiradores de Mandela continúa ante el hospital, donde ayer se concentraron cientos de personas para transmitir ánimos a Mandela y su familia.

Sudáfrica aguarda noticias sobre la salud de su héroe mientras espera la llegada hoy del presidente estadounidense, Barack Obama, que en principio, según el Gobierno sudafricano, no visitará a Madiba.

Nelson Mandela fue hospitalizado el pasado 8 de junio en estado “grave pero estable” por una recaída de una infección pulmonar.

El estado de Mandela pasó a ser “crítico” el pasado domingo, según anunció entonces Zuma citando a los médicos.

Desde el pasado diciembre, Madiba ha sido hospitalizado hasta en cuatro ocasiones.

El primer presidente negro de Sudáfrica contrajo los problemas respiratorios que sufre de forma recurrente en las cárceles del “apartheid”, en las que pasó 27 años de sus casi siete décadas de lucha contra el racismo institucionalizado.

Johannesburgo, 28 jun (EFE).- Las tres hijas del expresidente sudafricano Nelson Mandela y otros catorce miembros de su familia obtuvieron hoy una orden judicial para poder volver a sepultar los restos exhumados de tres hijos del exmandatario en la localidad suroriental de Qunu, donde Mandela pasó su niñez.

La edición digital del semanario local “Mail & Guardian” informó de que la Justicia sudafricana dio la razón a diecisiete miembros de la familia Mandela frente a Mandla Mandela, uno de los nietos del héroe sudafricano y jefe tradicional de Mvezo, lugar de nacimiento de su abuelo.

Hace dos años, Mandla Mandela mandó trasladar a Mvezo, sin el consentimiento de la familia, los restos de tres hijos del exmandatario, hasta entonces sepultados en un terreno familiar en la cercana Qunu, donde Mandela tiene una casa y quiere ser enterrado.

De acuerdo con la decisión judicial, los restos de los tres hijos de Madiba (nombre del clan de Mandela en el idioma xhosa y con el que se le conoce cariñosamente) podrán volver al panteón familiar en Qunu.

Nelson Mandela, de 94 años, se encuentra desde el domingo en estado crítico en el hospital de Pretoria en el que fue ingresado el 8 de junio, tras sufrir una recaída de una infección pulmonar.

Madiba luchó durante 67 años contra el régimen de segregación racial del “apartheid”, en cuyas cárceles pasó 27 años y contrajo los problemas respiratorios que padece de forma recurrente.

Tras ser liberado en 1990, Madiba encabezó, junto al último presidente del “apartheid”, Frederik De Klerk, el desmantelamiento pacífico del régimen racista, por lo que ambos recibieron el Premio Nobel de la Paz en 1993.

Elegido como presidente en 1994, Mandela afianzó desde la jefatura del Estado una difícil paz racial, después de más de cuatro décadas de dominación racista institucionalizada de la minoría blanca de Sudáfrica.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo