Rebeldes sirios dan plazo de 48 horas al régimen para aplicar plan de Annan

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 30 may (EFE).- El rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) dio hoy un ultimátum de 48 horas al régimen de Damasco para cumplir con el alto el fuego y amenazaron que si esto no ocurre ellos dejarán de respetar lo estipulado en el plan de paz del mediador internacional, Kofi Annan.

En un comunicado de la Comandancia Mixta del ELS en el interior de Siria enviado a Efe, los rebeldes exigieron que en este plazo, que concluye el próximo viernes a las 12.00 hora local (09.00 GMT), las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, cesen toda forma de violencia.

Los insurgentes pidieron, además, la retirada del armamento pesado de las ciudades, el suministro de ayuda humanitaria, la liberación de los detenidos políticos y la entrada de los medios de comunicación en el país, como establece el plan de Annan.

“No hay ninguna justificación para continuar respetando unilateralmente la tregua, ya que Al Asad la ha sepultado con la comisión de masacres”, aseguró en el comunicado el portavoz del ELS en el interior de Siria, el coronel Qasem Saadedin.

Saadedin, que firma un comunicado escrito y aparece leyendo el mismo en un vídeo, cita como razones la reciente masacre de Al Hula, en la que murieron más de un centenar de personas, y las violaciones del régimen de los derechos humanos y de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

“El régimen es la única fuente del terrorismo y de la violencia, que a su vez genera organizaciones terroristas, y es nuestro deber defender y proteger a los civiles”, subrayó el coronel.

El ELS consideró que la defensa de los civiles no contradice la legislación internacional y afirmó que el grupo es “el pilar del cambio civil y democrático y el garante de la unidad y la seguridad del Estado tras caída del régimen”.

En la nota, los rebeldes también pidieron el inicio de “negociaciones serias y verdaderas” con la mediación de la ONU para la entrega del poder al pueblo.

Por último, indicaron que anunciarán en los próximos días “un conjunto de resoluciones cruciales, valientes y decisivas que definirán las características de la etapa próxima”.

Este ultimátum se produce un día después de que Annan pidiera a Damasco “medidas audaces” inmediatas para frenar la violencia, en una reunión con Al Asad en Damasco.

A pesar del compromiso que las partes enfrentadas mostraron por el plan de paz de Annan y la presencia en el terreno de los “cascos azules”, la violencia continúa en Siria y se ha cobrado la vida de más de 10.000 personas desde que estallara en marzo de 2011, según cifras de la ONU.

Damasco, 30 may (EFE).- La misión de observadores de la ONU en Siria (UNSMIS) denunció hoy una masacre en la provincia siria de Deir al Zur, en el este del país, donde han encontrado los cadáveres de trece personas maniatadas, algunas con disparos en la cabeza.

“Los observadores informaron del hallazgo de trece cuerpos anoche en el área de Assukar, 50 kilómetros al este de Deir al Zur. Todos los cadáveres tenían sus manos atadas a la espalda y parecía que algunos habían recibido disparos en la cabeza a corta distancia”, dijo la portavoz de la UNSMIS, Susan Ghosheh, en un comunicado.

Tras este suceso, el jefe de la misión internacional, el general noruego Robert Mood, “profundamente conmocionado por este acto espantoso e inexcusable, insta a todas las partes a ejercer la contención y a detener el ciclo de violencia por el bien de Siria y de su pueblo”, dice la nota.

Los observadores verificaron la ejecución en Deir al Zur, después de que este fin de semana comprobaran en la localidad de Hula, en la provincia central de Homs, el asesinato de más de un centenar de civiles.

Hace tres días, Mood informó al Consejo de Seguridad de la ONU de que los observadores militares y civiles encontraron los cadáveres de 116 personas y 300 heridos en Hula.

Ayer, la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos denunció que familias enteras fueron ejecutadas en la matanza.

El subsecretario general de la ONU para las Operaciones de Paz, Hervé Ladsous, aseguró que en Hula hubo muertos por fuego de artillería, lo que “apunta claramente a la responsabilidad del Gobierno” sirio y destacó que quienes fallecieron “por armas individuales y cuchillos” murieron “probablemente” a manos de “la Shabiha, las milicias locales” progubernamentales.

El régimen de Damasco ha negado cualquier responsabilidad en la masacre.

La presión internacional contra el régimen de Bachar al Asad ha aumentado con la expulsión ayer de los embajadores sirios en varios países de la UE, EEUU, Canadá y Australia, entre otros.

El Cairo, 30 may (EFE).- Más de 70 personas murieron ayer en Siria, en la misma jornada en la que el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, visitaba el país y se entrevistaba con el presidente, Bachar Al Asad, informaron hoy grupos de la oposición.

Los opositores Comités de Coordinación Local y la Comisión General de la Revolución Siria precisaron que los muertos fueron 72, entre ellos mujeres y niños, por disparos y bombardeos de las fuerzas progubernamentales.

Según esos grupos, el mayor número de víctimas se registró en la provincia central de Homs, uno de los principales bastiones de la oposición, y en Deir Zur.

Por su parte, la Red Siria para los Derechos Humanos señaló que los fallecidos fueron 86 en distintas provincias.

Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente por las restricciones impuestas por las autoridades sirias a los periodistas para trabajar.

Ayer, Annan se reunió con Al Asad al que le exigió tomar “medidas audaces ahora y no mañana” para aplicar su plan de paz, cuyo éxito fue condicionado por el presidente al fin del “terrorismo”.

Está previsto que el enviado de la ONU se marche hoy de Damasco tras una visita de dos días para intentar salvar su plan de paz, que estipula un alto el fuego que no ha sido respetado por las partes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo