Ban pide a los Gobiernos de Sudán y Sudán del Sur que reanuden sus negociaciones

Por Publimetro Colombia

Naciones Unidas, 20 abr (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy a los Gobiernos de Sudán y Sudán del Sur que tras el anunció de Yuba de que se está retirando de la región petrolera de Heglig, reanuden de inmediato sus negociaciones.

Ban “toma nota del anuncio de Sudán del Sur de que se está retirando de Heglig y urge a los Gobiernos de Sudán y Sudán del Sur reanudar de inmediato las negociaciones bajo los auspicios de la Unión Africana” (UA), señaló en un comunicado de prensa.

El máximo responsable de la ONU señaló también que había pedido a los Gobiernos de Jartum y Yuba que activen los mecanismos conjuntos para la verificación fronteriza “para ayudar a garantizar la seguridad de su frontera común”.

Agrega que también se han de tomar las medidas necesarias para garantizar que la Fuerza de Seguridad Interina de Naciones Unidas para Abyei (UNISFA), creada el pasado junio con un mandato inicial de seis meses, “está preparada para ser desplegada”.

Según el comunicado, el secretario general “reitera su llamamiento al Gobierno de Sudán para que pare de bombardear el territorio sursudanés y urge a ambos Gobiernos que cesen de apoyar cada uno de ellos a los grupos rebeldes”.

Ban condenó el jueves la escalada de la violencia entre los dos países africanos y pidió a sus respectivas autoridades “máxima moderación” y retomar el diálogo para evitar una nueva guerra en el continente africano.

Por su parte, la embajadora de Sudán del Sur ante la ONU, Agnes Oswaha, declaró a la prensa que la retirada de las tropas de su país de Heglig es una muestra de su compromiso con la paz, pero rechazó la afirmación de Jartum de que fue el ejército sudanés el que expulsó a los militares sursudaneses.

Oswaha señaló que la retirada de esa área tomará tres días y dio la bienvenida a “periodistas y observadores internacionales para que tengan prueba de quién está ahí”.

La diplomática sursudanesa señaló que su país está dispuesto al diálogo e instó a la comunidad internacional a fijar un plazo para la conclusión de un acuerdo amplio y negociado que permita la demarcación fronteriza entre ambos países.

La tensión entre Sudán y Sudán del Sur se recrudeció después de que la pasada semana fuerzas del Movimiento Popular para la Liberación de Sudán (MPLS), que gobierna en Yuba, se instalaran en la disputada región de Heglig, lo que llevó a Jartum a lanzar contraofensivas para expulsar a las fuerzas del Sur.

Heglig alberga el 70 % de crudo de Sudán y su soberanía es reclamada por ambos países, al igual que ocurre con la región de Abyei, también con importantes reservas de petróleo, lo que ha hecho que en las últimas semanas han vivido una escalada bélica, principalmente en las áreas fronterizas.

Según la embajadora de Sudán del Sur, el área de Heglig siempre fue parte del territorio del sur del país, al tiempo que explicó que fue en la década de 1980 cuando Jartum varió los límites que dividían al norte del sur para anexionarse ese territorio.

Yuba/Jartum, 20 abr (EFE).- Las tropas de Sudán del Sur iniciaron su retirada de Heglig, zona fronteriza en disputa con Sudán, que hoy proclamó su victoria después de más de una semana de combates entre los dos países por este enclave rico en petróleo.

La oficina del presidente sursudanés, Salva Kir, señaló que la retirada comenzó hoy de manera inmediata y deberá completarse en los próximos tres días.

Yuba reiteró que ese territorio, en disputa con Jartum, le pertenece, pero confió en que la demarcación de esta y otras zonas fronterizas se resuelva mediante el arbitraje internacional.

En un comunicado, la presidencia de Sudán del Sur pidió a Sudán que cese los bombardeos y las incursiones terrestres cuanto antes, al tiempo que se dirigió a la comunidad internacional para solicitar un mayor apoyo en los mecanismos de negociación entre los dos países.

Un representante diplomático de Sudán del Sur en El Cairo, Salah al Malih, aseguró, en declaraciones a Efe, que la decisión pretende “abrir una oportunidad al dialogo entre las dos partes”, y demuestra “la buena intención” de Sudán del Sur para solucionar pacíficamente los asuntos pendientes.

Al Malih agregó que ese paso es también una respuesta a los esfuerzos internacionales llevados a cabo por Egipto, Etiopía, la ONU y la Unión Africana.

En el bando contrario, el de Sudán, su presidente, Omar Hasan al Bachir, proclamó hoy sin titubeos su victoria sobre Sudán del Sur tras haber “liberado” Heglig, ubicado en la provincia de Kordofán del Sur.

Vestido de uniforme militar y acompañado por sus asistentes, Al Bachir pronunció un discurso ante los cientos de sudaneses que salieron a las calles de Jartum en el que aseguró que las tropas de Yuba fueron expulsadas “por la fuerza” y desmintió que estas se retiraran por decisión propia.

En un tono muy duro, Al Bachir acusó a Sudán del Sur de continuar con las agresiones en las regiones sudanesas de Darfur, Nilo Azul y Kordofán del Sur, apoyando a los rebeldes de aquellas zonas.

“Comenzaron la guerra, pero su cese está en nuestras manos. La guerra no se detendrá hasta que limpiemos Darfur y las otras dos regiones de vuestros insectos”, destacó el mandatario, en alusión a los rebeldes.

Por su parte, el ministro sudanés de Defensa, general Abdel Rahim Husein, detalló que sus fuerzas causaron grandes daños humanos y materiales a las fuerzas del Sur en la ofensiva para retomar el control de Heglig, invadida desde el pasado 10 de abril.

Husein apuntó que el retraso de Sudán en recuperar esa zona estuvo motivado por el “cuidado” con el que sus tropas se movieron para evitar la destrucción de las instalaciones de petróleo.

El movimiento de tropas en la frontera se produce después de los llamamientos de la comunidad internacional para que los dos países vuelvan a las negociaciones y eviten una nueva guerra.

Ayer, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó la violación de la soberanía de Sudán, y pidió a las autoridades de ambos estados que ejerzan “la máxima moderación” y retomen el diálogo.

La disputa por Heglig, que acoge una de las mayores reservas de crudo de Sudán, se recrudeció la semana pasada, cuando el Ejército de Sudán del Sur pasó a controlar la zona, lo que llevó a Jartum a lanzar contraofensivas para expulsar a las fuerzas del Sur.

Para Sudán del Sur, tanto Heglig como otras zonas fronterizas son parte de su territorio y no quiere renunciar a ellas cuando llegue el momento de la demarcación de sus fronteras con Sudán, un asunto aún pendiente de resolverse.

En las últimas semanas, Jartum y Yuba han vivido una escalada bélica, principalmente en las áreas fronterizas, ricas en crudo y donde operan rebeldes opuestos al régimen sudanés.

Sudán del Sur, el país más joven del mundo, nació el pasado 9 de julio tras celebrarse un referéndum entre sus habitantes bajo los auspicios de la comunidad internacional, y tras décadas de guerra con el norte.

Washington, 20 abr (EFE).- Estados Unidos celebró hoy el anuncio de Sudán del Sur de que ha ordenado la retirada de sus fuerzas de la rica región petrolera de Heglig, que tomó el 10 de abril, al tiempo que pidió a Sudan que detenga los bombardeos aéreos en la región.

“Damos la bienvenida al anuncio de Sudán del Sur y les urgimos a retirar completamente todas las fuerzas de Heglig”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su conferencia de prensa diaria.

“También estamos urgiendo al Gobierno de Sudan para que detenga sus ataques a través de la frontera, particularmente los provocadores bombardeos aéreos, para que ambas partes puedan volver a trabajar juntas”, añadió la portavoz.

Nuland confió en que la retirada suavice las posibilidades de una guerra abierta entre los dos países, dado que “la situación en Heglig era el tipo de detonante que podría haber explotado a una conflagración mayor”.

Sudán del Sur anunció hoy que completará en los próximos tres días la retirada de sus fuerzas de Heglig, que se disputa con Jartum, para intentar resolver el asunto mediante el arbitraje internacional.

La Oficina del presidente sursudanés, Salva Kir, subrayó que ese territorio le pertenece, pero confió en que la demarcación de esta y otras zonas fronterizas se resuelva mediante el arbitraje internacional.

El enviado especial de EE.UU. para Sudan y Sudán del Sur, Princeton Lyman, se reunió la semana pasada con Kir y le instó a “darse cuenta de que, a ojos de la comunidad internacional, han dado un peligroso paso que debe revertirse” con la ocupación de Heglig, según indicó el jueves en una conferencia de prensa telefónica.

Por su parte, el presidente de Sudán, Omar Hasan al Bachir, proclamó hoy sin titubeos su victoria sobre Sudán del Sur tras haber “liberado” Heglig, tras una semana de combates abiertos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo