Dieciséis muertos en las ciudades sirias de Alepo y Homs pese al alto el fuego, según la oposición

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 14 abr (EFE).- Al menos 16 personas han muerto por disparos durante un funeral en la ciudad siria de Alepo (norte) y en los bombardeos esporádicos contra Homs (centro), según varios grupos de la oposición, mientras que el régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, acusó a “grupos terroristas” de estos incidentes.

En la tercera jornada desde la entrada en vigor del alto el fuego, la portavoz de los opositores Comités de Coordinación Local (CCL), Rafif Juyati, explicó a Efe que los ataques de las fuerzas de seguridad del régimen se centraron en Homs, Alepo e Idleb.

Tanto su grupo como la Comisión General de la Revolución documentaron la muerte de nueve personas en Homs, cinco en Alepo, una en Idleb (norte) y una en Dumair, en la periferia de Damasco.

Estos incidentes coinciden con la reunión hoy del Consejo de Seguridad de la ONU para autorizar el envío de los primeros observadores a Siria.

Juyati denunció que aunque el viernes también se registraron violaciones del alto el fuego, en esta jornada “la situación fue peor” y consideró que la misión de la ONU puede ser “un primer paso”.

Desde esta madrugada los opositores informaron que se estaban produciendo bombardeos en varios barrios, entre ellos Al Jalidiya, Jofar, Kafraya, Qarabis y Yuret al Shayah, así como en la cercana localidad de Qusair.

Uno de los fallecidos en esta ciudad, uno de los principales feudos opositores, es un activista que grababa un vídeo de la presencia de tanques en Homs y que fue disparado por uno de los blindados.

Sin embargo, la agencia oficial de noticias Sana informó de que “grupos terroristas” lanzaron proyectiles RPG contra varias viviendas de Homs, lo que causó la muerte de al menos un civil y heridas a 12.

En cuanto a Alepo, los grupos opositores denunciaron que las fuerzas del régimen abrieron fuego contra los asistentes a un funeral tras el rezo del mediodía en el barrio de Izaa.

Tras este ataque, en el que murieron dos personas, cientos de personas de congregaron para rechazar este incidente y fueron dispersadas de nuevo a balazos, que acabaron con la vida de otras tres, entre ellas una joven.

La versión de la agencia Sana apunta que un grupo armado ajeno a este barrio se desplegó por los alrededores de la mezquita coincidiendo con el rezo y comenzó a disparar contra los civiles.

Los hombres armados lanzaron cócteles molotov, quemaron vehículos, bloquearon las calles, golpearon también a un conductor de la Media Luna Roja e incendiaron un coche de la Policía.

Pese a estas informaciones, que no pueden ser comprobadas de manera independiente por las restricciones impuestas a la prensa, la violencia ha remitido en Siria desde el inicio del alto el fuego el pasado jueves, con un menor número de víctimas.

El principal grupo de la “oposición interna” consideró hoy que el cese de las hostilidades de está manteniendo pese a algunas violaciones y exigió la retirada de la tropas y las fuerzas de seguridad de los centros urbanos.

El alto el fuego se enmarca en el plan de paz del mediador internacional Kofi Annan, que también estipula la liberación de los detenidos arbitrariamente y garantizar el suministro de ayuda humanitaria, así como la apertura de un diálogo político, entre otros puntos.

Naciones Unidas, 14 abr (EFE).- El embajador de Siria ante la ONU, Bachar Jafari, denunció hoy que algunos terroristas reciben 800 dólares por crimen cometido para demostrar que en su país hay grupos terroristas armados que reciben financiación.

“Las autoridades de mi país detuvieron anoche a dos jóvenes que habían asesinado al hijo de un imán. Confesaron el crimen y dijeron que les habían pagado 800 dólares por cada crimen cometido”, dijo el diplomático sitio durante su intervención ante el Consejo de Seguridad.

El máximo órgano de seguridad internacional aprobó hoy por unanimidad su primera resolución sobre la crisis siria, que supone el envío en las próximas horas de una avanzadilla de 30 observadores militares no armados que verifique el pleno cumplimiento del plan de paz del enviado especial, Kofi Annan.

Jafari reiteró la teoría del Gobierno del presidente Bachar al Asad de que las actividades de grupos de oposición están financiadas “desde el exterior”, además de que se les proporcionaría armamento, pero no especificó quienes serían los responsables de ello.

Además, hoy se conoció que Jafari envió dos cartas idénticas al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y a la presidenta de turno del Consejo de Seguridad, la embajadora estadounidense Susan Rice, en la que denuncia que en su país se “han intensificado los ataques terroristas”.

La diplomacia siria entregó así esas misivas en relación a la estrategia global de la ONU contra el terrorismo y las medidas para eliminar el terrorismo internacional.

En ella se señala que “durante los últimos días se ha producido una intensificación de los atentados terroristas por grupos armados, en particular desde que se llegó a un acuerdo en relación con el plan” de paz del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan.

Según esa misiva en Siria “ha habido atentados con bomba, que según las investigaciones preliminares parecen obra de elementos de Al Qaeda, así como otros actos de violencia perpetrados por diferentes grupos terroristas armados”.

Asimismo la carta señala que “algunos han llegado al extremo de anunciar que iban a establecer fondos para financiar, armar y hasta pagar sueldos” a esos grupos.

Según los datos proporcionados por Damasco a la ONU en ese documento “los terroristas han matado a más de 3.212 personas entre la población civil, más de 2.088 miembros del ejército y las fuerzas de seguridad y más de 478 oficiales de policía”.

Siria señala en esa carta que “entre las víctimas hay 204 mujeres y 56 niños” y que a ello se suman secuestros y amenazas de muerte “para obtener rescates: 1.570 civiles, soldados y policías han sido secuestrados, de los que 941 están en paradero desconocido, mientras que de otros se han hallado los cadáveres expuestos”.

Agregan que el número de vehículos del Gobierno robados asciende ya a 2.286.

Según datos de la ONU, desde que hace trece meses comenzó el conflicto en Siria, más de 9.000 personas han muerto, 200.000 se han visto desplazadas a otros lugares del interior del país, unas 30.000 se han refugiado en los estados limítrofes y en torno a un millón de personas necesitan asistencia humanitaria urgente.

Damasco, 14 abr (EFE).- El principal grupo de la denominada “oposición interna” en Siria expresó hoy un cauto optimismo ante el desarrollo del alto el fuego, y exigió la retirada de la tropas y las fuerzas de seguridad de los centros urbanos.

En un comunicado, la Instancia de Coordinación Nacional (ICN), una coalición de partidos políticos que incluye a kurdos y figuras independientes, aseguró que “el alto el fuego se mantiene en general pese a algunas violaciones en varios sitios en los que cayeron víctimas”.

El grupo pide a todas las partes implicadas en el conflicto y “en especial a las fuerzas de seguridad y las tropas del régimen” que respeten el cese de las hostilidades, y “se retiren a sus cuarteles y posiciones para garantizar la seguridad” de la población.

Por su parte, el Movimiento para la Construcción del Estado sirio, un partido opositor formado recientemente por el expreso político y activista Luay Husein, dijo que “los acontecimientos de los últimos dos días suponen un alivio para la mayoría de los sirios”.

Asimismo, esta agrupación, señaló que la nueva situación “crea la sensación de que una solución política a la crisis es posible, aunque persista la preocupación”.

En su nota, el movimiento criticó duramente el “terrible error” cometido por ambos bandos, que insistieron en el levantamiento armado y la violencia, en referencia a la oposición en el exilio, que apoya al rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), y al régimen.

La “oposición interna” y la “oposición en el exilio”, representada principalmente por el Consejo Nacional Sirio (CNS), evidenciaron desde el inicio de la revuelta hace más de un año diferencias para elaborar una estrategia común contra el régimen de Bachar al Asad.

Desde la entrada en vigor del alto el fuego el pasado jueves, la violencia ha remitido en Siria, aunque tanto las autoridades como los grupos de activistas opositores se han acusado mutuamente de incumplirlo.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos y los Comités de Coordinación Local denunciaron hoy que la ciudad de Homs (centro) ha sido blanco de algunos bombardeos y que el viernes las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los manifestantes.

Por su parte, la agencia oficial Sana informó de que “un grupo terrorista” secuestró hoy a un coronel del Ejército en Hama (centro), mientras que un candidato a las elecciones parlamentarias y un civil sufrieron la misma suerte en Idleb (norte).

Además, la agencia señaló que la víspera estos terroristas asesinaron a un oficial en la periferia de Damasco y a un comandante en Hama.

El alto el fuego se enmarca en el plan de paz del mediador internacional, Kofi Annan, que también estipula la liberación de los detenidos arbitrariamente y garantizar el suministro de ayuda humanitaria, así como la apertura de un diálogo político, entre otros puntos.

Estas declaraciones coinciden con la votación prevista para hoy del Consejo de Seguridad de la ONU -que se reunirá a las 15.00 GMT- de una resolución que autorice el envío de un equipo inicial de observadores a Siria para comprobar el cumplimiento del cese de las hostilidades.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo