Cada fin de año, la entidad de color Pantone, que asesora sobre tendencias y colores, revela el color del año como dirección estratégica para la industria de la moda. Según la institución, el color del 2018 es el ultra violeta. No ultravioleta como la luz, la cual es invisible; ultra violeta con espacio. Esto quiere decir que cuando la máxima autoridad en color decide una gama y un color que enmarcará el año necesariamente, ¿toda la industria desemboca sus colecciones, espacios o productos en esta tonalidad? ¿Incluso cuando es un color que realmente es difícil de usar?

Si usted es de los que piensa que solo existen los siete colores del arcoíris, yo le recomendaría que nunca aspire a formar parte del comité de los 40 expertos en el mundo que deciden cuál color y tonalidad (este instituto identifica hasta 1867 colores sólidos) primará en las temporadas durante un periodo específico. La selección tiene en cuenta factores alrededor del mundo, como el momento económico, político, social y movimientos musicales entre otros, que guían a los expertos hacia una familia de color y después hacia una paleta de tonos. Sin embargo, en los últimos años, estos expertos han venido desarrollando una fijación con la paleta que fusiona el azul y el rojo, puesto que en el 2014 nos revelaron el color orquídeo radiante; en el 2015, el marsala; el cuarzo rosado para el 2016, y el ultra violeta para el 2018.

El ultra violeta es un color que evoca, según Pantone, originalidad, ingenuidad y movimiento hacia el futuro. Sin embargo, por siglos, el color morado ha sido asociado con la realeza por ser uno de los tintes más caros para hacer ropa y en la religión católica como símbolo de penitencia y luto en tiempos de Cuaresma y Adviento. ¿Muy irónico que un color que representa el futuro esté asociado con tradiciones antiguas? Adicionalmente, el Museo Metropolitano de New York realizó alianzas con el Vaticano para preparar una exhibición controversial este año: moda y religión, siendo una gran coincidencia, ya que si hay un color en la escala cromática que represente la fusión de lujo y poder es sin duda el ultra violeta.

No obstante, aunque es un color que probablemente resulte más comercial en maquillaje, objetos y decoración, y que sin duda tiene una asociación con las tendencias globales, el ultra violeta tendrá un enorme trabajo de traducción a la indumentaria y las pasarelas internacionales. Piensen también en cuantos vestidos y trajes de este color han visto: pocos o ninguno si nunca han ido a fiestas de quinceañeras. Ciertamente, no es un color común en el armario ni uno fácil de usar en el día a día, por lo que creo que el ultra violeta tendrá más éxito como color accesorio o complementario a otros colores que tendrán más oportunidades de dominar este año.

Sigue Leyendo

columnas

columnas

El viejo y el nuevo Dorado

columnas

Destacados

Queen

¡Estos millennials!

El viejo y el nuevo Dorado

Queen

Mi querido Deportivo Independiente Medellín