“Mi plan es el desarme de Medellín “: Juan Carlos Vélez Uribe

PUBLIMETRO habló con Juan Carlos Vélez Uribe, del movimiento Medellín avanza, el único candidato a la Alcaldía de Medellín que repite su aspiración.

Por Ariadne Agamez Lombana

Es Abogado de la Universidad de Medellín, estudió Finanzas en la Universidad EAFIT, se especializó en Derecho Administrativo de la Universidad del Rosario y es titulado en Defensa y Seguridad Nacional de la Escuela Superior de Guerra.

¿Por qué se lanza nuevamente como candidato a la Alcaldía de Medellín?

Ya tuve la experiencia de ser candidato hace cuatro años y eso me ha servido para corregir los errores y potencializar los aciertos. En ese sentido, estamos mejorando mucho la propuesta para los jóvenes y la propuesta programática está mucho más desarrollada y completa. Además, venimos de tiempo atrás realizando un trabajo en la ciudad de contacto y de diálogo permanente con las personas en las calles y esas son nuestras fortalezas, que nos permitirán ganar las elecciones el 27 de octubre.

¿Qué es lo que más necesita la ciudad de acuerdo a los recorridos que ha hecho en las calles?

La necesidad más urgente es la seguridad. No podemos negar lo que está pasando con los homicidios. Pero creo que el problema de la extorsión es el más complejo, difícil y el que hay que atender con prioridad, porque es el más extendido en la ciudad. La delincuencia menor en el centro, los hurtos y el robo a celulares, hay que ponerle mucho cuidado. El control territorial que están ejerciendo algunas organizaciones al margen de la ley y el manejo de las rentas ilícitas que producen a través de esas actividades, porque es lo que ha permitido que se fortalezcan.

¿Hay suficiente presencia del estado en Medellín?

En Medellín se presenta un fenómeno y nos remonta a las épocas del paramilitarismo que dominaba vastos sectores de la geografía nacional, donde los políticos tenían que hacer pactos con estas personas porque ellos tenían el control territorial. Me parece que se repite en la ciudad en donde hay un 70% de control territorial por parte de estas organizaciones al margen de la ley.

Justamente hablando de extorsión, recientemente usted denunció que fue víctima y no le permitieron recorrer la comuna 6, ¿qué fue lo que pasó?

La falta de presencia de la autoridad legítimamente constituida en los territorios de Medellín ha permitido que estos grupos se hayan fortalecido, de tal manera que se creen dueños y amos absolutos de sus barrios. Ellos son los que determinan si se puede dar alguna actividad o si puede hacer presencia una persona o si cierto negocio se puede realizar. Este tipo de extorsión se manifiesta en unas cuotas de seguridad que están obligados a pagar tanto los habitantes como los comerciantes. Y, ya llegaron al punto de decirles a los candidatos que para poder estar en sus barrios tiene que pagar un dinero y nos ha pasado en diferentes sectores de la ciudad.

Para evitar este tipo de situaciones, ¿qué propone?

Yo tengo un plan de seguridad que parte de la base de recuperar el rol de la autoridad en la ciudad y buscar que impere. Hay que establecer estrategias orientadas en el control de la extorsión a través de labores de inteligencia, que vamos a combinar con grupos de las fuerzas armadas. Por otra parte, vamos a buscar los procesos de judicialización, porque a la gente le da miedo denunciar y creemos que a través de la inteligencia se puede lograr.

Llama la atención esa propuesta que incluye en su programa sobre las casas fiscales para miembros de las fuerzas armadas, ¿cómo es ese proyecto y cómo lo piensa desarrollar?

Esta es una labor específica con la Policía, porque creemos que es la que debe estar en el territorio. Tenemos varias estrategias, como darles becas de EPM a los hijos de los policías, becas virtuales y paquetes turísticos, que vamos a gestionar con los privados como recompensa por la labor que hacen. Pero vamos a establecer convenios entre el ISVIMED – Instituto Social de Vivienda y Habitat de Medellín; y el Fondo de vivienda militar, para que se construyan proyectos en conjunto para que los policías que están viviendo en los barrios y tienen dificultades los podamos llevar a estas unidades. Lo que buscamos es que los policías sientan que estar y ser policía en Medellín es un privilegio y eso los obligaría a cuidar su puesto. Eso fue lo que hice en la Aeronáutica Civil, donde logramos hacer de una de las entidades más corruptas una de las más transparentes. Esto es uno de los mecanismos que queremos implementar para enfrentar esa problemática.

El microtráfico es otro de los grandes problemas y es muy común ver el consumo en muchas partes de la ciudad, ¿cómo lo va a combatir?

El negocio del microtráfico en Medellín equivale a unos $3 billones, según un estudio de hace cuatro años. Pero tenemos es que empezar a quitarle el mercado, lo primero es una campaña de prevención muy fuerte en los colegios y con los padres de familia, para que los niños y los jóvenes no se acerquen a las drogas. Lo otro es una labor con los visitantes extranjeros, donde les vamos advertir los riesgos de comprar drogas acá y que no los queremos aquí para eso. Además, de enfrentar las principales ollas de vicio que están en el centro y en el barrio Antioquia, con estrategias que funcionen.

¿Qué va a mantener de lo que esta administración ha ejecutado en términos de seguridad?

Yo mantendría la presión sobre los grupos armados al margen de la ley, esa captura de cabecillas hay que continuarla. Pero también la visibilización que ha logrado hacer Federico de los principales bandidos que hay en la ciudad, porque inmediatamente se muestran se ponen en riesgo. Le ha faltado enfrentar un poco más las estructuras, porque cuando capturan un cabecilla inmediatamente lo reemplazan. Necesitamos un plan que permita desarticularlas con inteligencia militar y vamos a tener el programa de brazo extendido para todos los que se quieran desmovilizar y para eso reviviremos la Asesoría de paz y convivencia.

Los homicidios preocupan, ¿usted en particular qué planea hacer para disminuirlos?

El problema de los homicidios no se resuelve capturando cabecillas, nuestra estrategia es decomisar absolutamente todas las armas ilegales que hay en la ciudad, para eso vamos a establecer retenes permanentes, 24 horas, porque mi estrategia va a ser desarmar a Medellín. Cuando fui senador fui el autor del aumento de penas para el porte ilegal de armas, cuando pasamos de un mínimo de 6 a 8 años, que no permite la excarcelación. Mi plan es el desarme de Medellín como una estrategia para enfrentar el homicidio, el hurto y el fleteo.

Con su conocimiento y experiencia en turismo, ¿qué hará en ese sector?

Fui presidente de Anato y sigo muy conectado con el sector. Nuestro plan es pasar de 800.000 visitantes entre nacionales y extranjeros que tiene Medellín al año a 2 millones de visitantes en cuatro años. Eso nos permitirá crear 50.000 nuevos empleos de choque. Necesitamos generar atractivos turísticos que nos diferencien de otras ciudades. Vamos a crear el parque del café, el parque de las flores y el tour de los cables de la ciudad.

¿Cuál es su apuesta para mejorar la movilidad?

Mi gran apuesta se llama la Semaforización inteligente, se llena la ciudad de sensores con una central inteligente y de acuerdo a la información de los sensores se van regulando los semáforos y eso permite que la movilidad en general mejore entre un 15 y un 20%. Medellín pasó el año pasado a este de un promedio de 37 kilómetros por hora a 29 kilómetros.

Para el tema de mejorar la calidad del aire, ¿usted qué hará respecto al pico y placa?

Como vamos a mejorar la movilidad, me parece que todavía no se debe evaluar el pico y placa hasta que no se vea el impacto de este sistema. Entonces, esperemos eso y lo que tenemos que hacer es recoger la idea del Ministerio de Transporte para dar incentivos para cambiar los vehículos más contaminantes.

¿Qué hará con EPM y el proyecto Hidroituango?

Defensa absoluta  y solidaridad con Empresas Públicas de Medellín, fui concejal cuando se tomó la decisión de dejarla pública y así me mantengo. Hay que terminar Hidroituango. El gerente debe ser una persona que venga del sector de servicios públicos, ojalá de energía, que conozca el negocio, no un encuestador. Por eso, si soy alcalde, no dejaré a Jorge Londoño porque no está calificado para ser un buen gerente.

¿En su alcaldía volverán los toros a Medellín?

No, definitivamente no.

¿Por qué tienen que votar por usted?

Por tres cosas. Uno, porque soy el de la experiencia, que me ha permitido desarrollar estrategias contra la corrupción y de gestión pública con resultados demostrables. Dos, por la trayectoria, llevo más de 32 años en el sector público y privado, conozco y sé cómo se gestionan recursos para traer a Medellín; y tres, porque conozco la ciudad, la he recorrido y llevo cuatro años desde las calles palpando los problemas y eso es lo que me permite tener el mejor programa de gobierno, que salió del diálogo constante y permanente con las comunidades.

_______________________________________________________________

La frase

“Nuestra estrategia es decomisar absolutamente todas las armas ilegales que hay en la ciudad, para eso vamos a establecer retenes permanentes “ Juan Carlos Vélez Uribe, candidato del movimiento Medellín avanza.

_______________________________________________________________

MÁS NOTICIAS DE MEDELLÍN, AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo