El avistamiento de aves, un atractivo del Jardín Botánico de Medellín

En el corazón de la capital antioqueña existe un espacio en el que una gran variedad de aves han encontrado refugio.

Por Ariadne Agamez Lombana

El avistamiento de aves se ha convertido en una de las riquezas naturales con las que cuenta el Jardín Botánico, un espacio de entrada gratuita que se asemeja a un oasis en medio de la urbe.

Al atravesar la rotonda de piedra, en el ingreso al Jardín Botánico, se experimenta la sensación de dejar atrás el cemento de la ciudad para darle acceso a la naturaleza, a un mundo lleno de nuevas sensaciones.

De inmediato pareciera que se ha llegado a otro mundo, a un mundo en el que los sentidos se alertan con el cántico de los pájaros, donde la temperatura cambia y donde los árboles emanan energía.

Los binoculares, las cámaras de fotografía y los celulares se convierten en accesorios fundamentales para poder disfrutar de la riqueza de aves que con el tiempo han decidido vivir en el Jardín Botánico.

“El Jardín Botánico es un oasis para las aves ya que encuentran un ecosistema adecuado para vivir, alimento y espacio para poder hacer sus nidos. El caso de los patos, que son aves migratorias, cuando encuentran todo lo que necesitan, se quedan y eso es justamente lo que se vive aquí”, explicó Juan Sebastián Bedoya, educador ambiental del Jardín Botánico.

Otra de las especies de aves que decidieron habitar en el Jardín Botánico es el conocido como Coquito o Ibis, que es un ave  que encuentra su ecosistema en las lagunas, manglares o ciénagas; sin embargo, a causa del cambio climático, desde hace dos años que llegaron a Medellín.

“Las Ibis no estaban en nuestra Área Metropolitana y de un momento a otro fueron apareciendo por el cambio climático en las zonas costeras. Ahora se está acoplando y van entrando en pequeñas bandadas de aves, haciendo sus nidos en los guaduales”, agregó Bedoya.

En el Jardín Botánico hay más de 100 especies de aves viviendo, más las que llegan en búsqueda de alimento de manera intermitente.

El azulejo es uno de los pájaros que habitan en el Jardín, se alimenta de insectos y de las frutas que son proporcionadas por el personal del Jardín. Es fácil encontrarlo en los alrededores de la laguna, en donde permanece buscando los insectos para su consumo y es una de las aves favoritas de los extranjeros.

Diana Ramírez, visitante del Jardín Botánico, dice que se ha convertido en una embajadora del Jardín Botánico, pues se considera una amante de las plantas, los árboles, las flores y los animales.

“Este Jardín Botánico ha existido desde hace mucho tiempo, desde que tengo memoria, y la gente no sabe que esto es tan lindo. En realidad esto es muy hermoso en cualquier época del año y no solo cuando hay exposiciones de orquídeas en la Feria de las Flores”, dijo Ramírez.

Ramírez dice que cada vez que llega un visitante a su casa, sea nacional o extranjero, siempre le propone ir a visitar el Jardín Botánico. “Este es un lugar para redescubrir, la entrada es gratis, es un sano esparcimiento para todo tipo de personas y su belleza es inigualable”.

“El Jardín Botánico es el lugar para uno perderse, es darse el tiempo de venir sin afán, abrazar a los árboles, recargarse, hacer conexión a tierra, ver las flores y sobre todo observar las aves”, dijo Ramírez.

Los amantes de la naturaleza encontrarán un tesoro en medio de la ciudad, un espacio amable, limpio y lleno de energía.

_______________________________________________________________

Las aves del Jardín

Azulejo: tiene el cuello y el plumaje del vientre gris azulado y alas de color azul intenso. Se puede observar en todas las áreas verdes del Jardín, entre el follaje de los árboles donde busca insectos.

Bichofué o atrapamoscas: tiene el plumaje dorsal rojizo y en el vientre es de  color amarillo intenso, su coronilla negrea está bordeada por una banda blanca. También se puede observar por todo el Jardín.

Coquito o Ibis: es de plumaje negro verdoso broncíneo, tiene el pico curvo, piel facial desnuda y patas largas de color rosado. Por la pérdida de su hábitat ha llegado al Valle de Aburrá en donde halló refugio.

Mayo: es un ave de tamaño mediano, con plumaje de color café oscuro y en el vientre es blanco, el pecho tiene color oliva pálido y los ojos son de color rojo. Prefiere estar en los árboles medianos y cerca del lago.

_______________________________________________________________

La frase

“El Jardín Botánico es el lugar para uno perderse, es darse el tiempo de venir sin afán, abrazar a los árboles, recargarse, hacer conexión a tierra, ver las flores y sobre todo observar las aves”, Diana Ramírez, visitantee del Jardín Botánico.

_______________________________________________________________

La cifra

En el Jardín Botánico hay más de 100 especies de aves.

________________________________________________________________

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo