Niños de la comuna 13 cumplieron uno de sus grandes sueños gracias al fútbol

Para los niños del Club Semillas de vida y paz de la comuna 13 y Guerreros F.C de la comuna 7 el pasado lunes 11 de septiembre de 2017 será inolvidable.

Por Ariadne Agamez Lombana

Para los niños del Club Semillas de vida y paz de la comuna 13 y Guerreros F.C de la comuna 7 el pasado lunes 11 de septiembre  de 2017 quedará para siempre en su memoria. Ese día comprobaron que a través del fútbol los sueños sí se hacen realidad.

No era un lunes normal. Los entrenadores habían preparado un triangular en un día poco usual. Sin embargo, para los niños cuando se trata de fútbol nada es problema, ni siquiera tener que levantarse a horas poco comunes para estar listos a las 4:00 a.m., hora en la que llegaría un bus para llevarlos al encuentro deportivo.

El plan tenía como destino el municipio de Rionegro, allí se realizaría el compromiso y harían un breve recorrido por el lugar. Dentro del paseo les contaron que primero visitarían el aeropuerto José María Córdova y tendrían la oportunidad de conocer un avión de Viva Colombia por dentro. Muchos, por no decir que la gran mayoría, nunca habían tenido la oportunidad de volar.

A las 4:40 a.m. llegó el bus al aeropuerto. La emoción se respiraba en el ambiente. Dentro del grupo estaba Alex Samuel Sánchez, un niño de 12 años de edad, que mientras se hacían todos los procedimientos de chequeo en el mostrador de la aerolínea, no fue capaz de separarse ni un segundo de su balón.

Alex recuerda que desde que era muy pequeño se enamoró del fútbol. Fue el papá quien le sembró el amor por el deporte y desde entonces no suelta el balón. Hace cuatro años se convirtió en una de las semillas del Club, que hoy cuenta con 400 niños dedicados a vivir la pasión del fútbol.

Es volante de marca, aunque por mucho tiempo se obsesionó con ser delantero, pero al final entendió que esa era su mejor posición. De los jugadores colombianos admira a James Rodríguez, dice que “tiene muy buena pegada y que hace muy bien los pases”.

Alex tiene muy claro que hará todo lo posible por seguir en el fútbol y convertirse en un jugador profesional, pero que “si no se da”, deberá enfocarse en estudiar una carrera profesional.

El sueño de volar

Mientras se hacían todos los procedimientos, a los niños se les explicaba que ellos estaban realizando lo mismo que hace cualquier pasajero, cada uno se acercaba al mostrador, presentaba su documento y recibía el pase de abordar.

Aunque Alex sabía que la invitación era únicamente para conocer el avión, decía emocionado: “me gustaría volar, quisiera saber cómo se siente estar en un avión. Me imagino que se siente libertad, que las sillas son muy cómodas y que el servicio de la comida es muy bueno”.

Dentro del imaginario de Alex estaba presente el poder observar a través de las ventanas y darse cuenta que las personas se convertían en pequeñas hormiguitas. Le generaba impresión sentir el sonido de las turbinas y aunque las películas mostraban lo que sucedía durante las turbulencias, quería experimentarlo.

Paso a paso se cumplió el procedimiento. Cuando todos llegaron a la sala de espera y podían ver los aviones a través de los ventanales los ojos les brillaban, la complicidad era latente, entre unos y otros se abrazaban, no podían creer que estuvieran allí… tan cerca de volar.

Una voz los alertó, era el momento de abordar, las sonrisas, los aplausos y los brincos de felicidad no se hicieron esperar. Uno a uno fue presentando su pase de abordar y seguían muy atentos las instrucciones del personal en tierra de la aerolínea. Era necesario el traslado en bus hasta el avión, en ese momento sucedió algo irreal, Alex se percató de la presencia de René Higuita, uno de los jugadores de fútbol más queridos en Colombia y actual entrenador de arqueros del Club Atlético Nacional. Sin dudarlo empezó a decirles a sus compañeros, ¡es él!, ¡es Higuita!

Con ese encuentro inesperado empezaba la lluvia de sorpresas que estaban por vivir. Una vez paró el bus, bajaron lo más pronto posible para poder saludar a uno de sus ídolos y con la ayuda de los celulares poder inmortalizar ese momento con una fotografía.

Cuando la euforia del momento estaba más alta llegó la hora de subir al avión. Dentro del Airbus 320 los esperaba la tripulación que les tenía preparada la mayor sorpresa. Una vez Mónica Gil, jefe de auxiliares de vuelo de Viva Colombia, terminó la explicación de las especificaciones de la aeronave, el capitán Felipe Gómez Calle, tomó la palabra y les dijo: “imagínense que Viva Colombia me autorizó darles una vueltica en el avión”.

En ese momento todos aplaudieron y gritaron de la felicidad, se mordían los labios de la emoción, se abrazaban y se miraban unos a otros con la mirada incrédula de lo que estaban viviendo. “La vueltica va a ser… ¡a Santa Marta!”, agregó el capitán, en ese instante fue un solo grito ensordecedor el que llenó la cabina: ¡Santa Marta, Santa Marta!

Una vez todos estaban sentados y con las mariposas listas en el estómago para experimentar su primer vuelo, llegaron los invitados especiales, uno a uno entraron a la aeronave. El primero fue Sergio Galván Rey, uno de los referentes históricos del Once Caldas; los actores Tiberio Crúz, Martín Karpan, Germán Patiño; Yoreli Rincón, una de las mejores jugadoras del fútbol del país; Valentina Lizcano, actriz; Carlos Mario Oquendo, bicicrosista antioqueño; Johana Fadul, actriz; Juan Sebastián Quintero, actor y presentador; Sara Correa, periodista deportiva de Espn; Daniel Lema, músico y presentador;  y Pablo Escola, director y productor de televisión, quienes fueron recibidos con ovaciones y aplausos.

El último en subir fue René Higuita, quien dejó sin aliento a todos los ocupantes de la aeronave, pasó puesto por puesto saludando a cada uno de los niños, se tomó más fotografías y con una sonrisa les agradecía su emoción.

El vuelo

Durante el trayecto, Alex no perdía un segundo para mirar por la ventana, se dio cuenta que las personas no era perceptibles para los ojos,  ni siquiera como hormiguitas. Las montañas, las nubes, los rayos del sol sobre los ríos, los diversos paisajes, lo tenían embelesado.

En pleno vuelo, una sorpresa más, los integrantes de C15, la famosa agrupación de hip hop de la comuna 13, se tomaron la cabina para interpretar una canción, ‘Aquí si hay amor’. Entre todos coreaban “ilusiones, pon una mano en tu corazón, corazones, hay un mundo mejor posible, se siente en mi gente, otro ambiente camina por mis calles”.

Alex sorprendido repetía: “esto es un sueño hecho realidad”. Cuando aterrizó el avión, las mariposas en el estómago no lo querían ni dejar hablar. Cuando por fin logró decir algo fue: “me dio mucho susto, me dio miedo, se me taparon los oídos, pero estoy muy contento”.

El triangular

De todo lo que les habían dicho los entrenadores, el triangular era real, se enfrentarían inicialmente los dos equipos paisas y el ganador se enfrentaría con el local. Lo que no sabían era que el escenario era la cancha ‘La Castellana’, la misma que vio crecer y forjarse a otro de los grandes íconos del fútbol colombiano, Carlos ‘el pibe’ Valderrama.

A las 12:00 del mediodía inició el encuentro deportivo, bajo el rayo del sol, pero con la brisa fresca de la bahía más hermosa de América se dio el pitazo inicial. Semillas de vida y paz de la comuna 13, se llevó el triunfo. El trabajo en equipo, el apoyo de todos los familiares que los acompañaron y la unión entre los pequeños fueron la clave del éxito.

Las medallas y el trofeo lo recibieron de las manos de sus ídolos. El triunfo no fue fácil por los más de 38 grados centígrados en los que tuvieron que jugar y por las pocas horas de sueño, pero la emoción de saber que podrían ir a refrescarse con el agua del mar, el lugar que los cautivó desde que vieron su inmensidad desde el aire, era suficiente para mantenerse activos.

Conocieron el sabor del mar

Tomados de la mano corrieron hacia el agua, lanzándose juntos contra las olas se hundieron en el agua refrescante de las playas de Santa Marta a pocos metros del aeropuerto. Los minutos los aprovecharon al máximo, era una oportunidad irrepetible ya que por primera vez podían compartir un momento único entre amigos.

Alex era de los pocos que conocía el mar, pero reconoce que poder estar con su equipo fue una oportunidad única. “Me divertí mucho al poder jugar con mis amigos en el mar: Esta experiencia me despierta muchos sentimientos, porque es muy bonito poder compartir con mis compañeros y con mi familia”.

A las 4:00 p.m., 12 horas exactas después de haber iniciado este sueño, llegaba la hora de regresar. La pasión del fútbol, la dedicación, el esfuerzo y el sacrificio habían tenido su recompensa.

Semillas de vida y paz

El exjugador profesional Willington Arley Cano es el fundador del Club. Hace 9 años decidió iniciar el proceso para ayudar en la transformación social de la comuna que lo vio nacer y crecer.  “A lo largo del tiempo hemos alcanzado muchos logros, el principal es que hemos mantenido hoy en día a 400 niños en los buenos hábitos de vida, formándolos de manera integral como seres humamos y ayudándolos a proyectarse y a cumplir sus sueños”.

Después de la operación Orión, la comuna 13 se estigmatizó y eso llevó a que Cano se enfocara en crear un espacio para sacar de la delincuencia a tantos niños que eran presa fácil de la violencia. “Si existe un programa de choque para la delincuencia, la drogadicción, el vandalismo o el ocio, es el deporte, porque es la herramienta, mientras los jóvenes estén distraídos y ocupados no caerán”.

Las frases

“Tienen que colocarle corazón y fe para lograr los sueños. Hay que soñar y creer en uno mismo. Hay que trabajar, tener dedicación y amor propio”, René Higuita.

 

“Lo principal es que a mejor persona, mejores futbolistas profesionales. La fuerza no solamente es física, la fuerza está en el corazón”, Sergio Galván Rey.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo