Dolor en sepelio del bebé de 2 años que murió a manos de sus padres

Un emotivo sepelio tuvo en Medellín un niño de dos años que habría sido asesinado por su mamá y su padrastro en hechos que son investigados por las autoridades.

Por Johanna Prieto

El menor falleció el pasado viernes en la Clínica Las Américas de Medellín, donde había ingresado por una gripe, según la versión que entregó a los médicos la madre del niño, Daniela Giraldo, quien fue enviada a prisión, igual que su pareja, Mateo Sepúlveda Jaramillo, por el delito de homicidio agravado.

En la Funeraria y Parque Cementerio Campos de Paz se realizaron las exequias del menor, que incluyeron un sentido homenaje realizado por los niños de banda marcial del Jardín Infantil Ingenios, donde estudiaba la víctima, acompañados por decenas de familiares, vecinos y compañeros.

"Esto nos conmocionó, y no sabemos cuándo lo vamos a olvidar. No se escucharon las palabras del santo padre cuando pidió cuidar a los niños", comentó Georgina Guzmán, vecina del niño muerto a quien describió como "muy alegre" con el que su nieta compartió en el jardín infantil.

Previo a la eucaristía, el cortejo fúnebre lo encabezaron fotografías del menor, que se mezclaron entre las flores blancas y globos del mismo color marcados con su nombre, que portaron los asistentes, entre los que se encontraban miembros de la Policía de Infancia y Adolescencia y autoridades municipales.

En la capilla, abarrotada por completo y con muestras claras de tristeza de los familiares, se desarrolló una misa dedicada a pedir por la protección de los menores de edad, en la que se condenaron las acciones que pudieron provocar la muerte del niño, un tema aún por esclarecer.

Según el reporte del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en el cuerpo del niño de 2 años fueron hallados "traumas que tienen características entre contundente y cortopunzante que no explican la muerte", así que continuarán adelantando los estudios que evidencien si las características corresponden a una "muerte violenta tipo homicida".

En medio de cantos y de oraciones, a partir de la frase "Dejad que los niños vengan a mí", el sacerdote Iván Darío Restrepo señaló a asistentes que ojalá esta muerte aumente el compromisos de proteger a todos los menores "indefensos" de la "furia de la maldad humana".

"Duele mucho esto de despedir a un ángel. No sabemos cuánto sufrió", declaró Restrepo a periodistas, tras oficiar una misa cargada de dolor, indignación y de coros que hicieron más estremecedora la despedida del pequeño.

El subsecretario de derechos humanos, Carlos Arcila, expresó a Efe que este suceso es "increíble y cruel", y subrayó que "rechazamos estos hechos. No puede ganarnos la indiferencia; hay que denunciar y proteger a los niños".

El funcionario, que acompañó el sepelio y está al tanto de la ayuda psicológica que reciben los familiares, manifestó que en Medellín hay "muchos casos que son invisibles que por temor no se denuncian".

Aseguró que desde la alcaldía de Medellín se dio la orden de iniciar una "campaña fuerte" con la comunidad para evitar la indiferencia y trabajar en la protección de los menores.

"El tema de la violencia intrafamiliar está muy alto en algunas zonas de la ciudad", subrayó Arcila, y referenció a las comunas 3 (Manrique), 6 (12 de Octubre) y 16 (Belén) como lo sectores de Medellín donde más se presenta maltrato infantil y otras formas de violencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo