Mejorar los combustibles en el Área metropolitana no es tan fácil como parece

En los próximos meses el Valle de Aburrá se estaría enfrentando una vez más a una contingencia ambiental y las autoridades se están enfocando en una petición a largo plazo.

Por Ariadne Agamez Lombana

Según el calendario durante los meses de octubre y noviembre el Valle de Aburrá podrá atravesar por un nuevo episodio crítico de contaminación ambiental.  El paso de la temporada de lluvia a la temporada seca genera escasa ventilación, lo que facilita que los contaminantes que están en el aire se queden atrapados.

Recientemente volvió a surgir la petición a Ecopetrol por parte del alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, que en nombre de los 10 municipios que conforman el Área Metropolitana solicitó una  mejora sustancial en los combustibles como medida para optimizar la calidad del aire.

La Procuraduría General de la Nación se unió a esta solicitud y aunque aclaró que no se trata de una acción de carácter disciplinario, sí es una gestión de respaldo a la petición que había hecho Gutiérrez.

Una propuesta a largo plazo

Daniel Suárez Montoya, activista del colectivo Aire Medellín, dijo que si bien desde el mes de marzo cuando se presentó la primera contingencia del año, el punto de los combustibles se abordó como una posible solución, quedó claro que no es a corto plazo. “Nosotros como colectivo hemos estado consultando expertos en este tema y la principal conclusión es que esta acción podría generar algún cambio pero hasta dentro de dos años”, explicó.

En el 2007 esta misma petición la realizó el entonces alcalde de Medellín, Alonso Salazar, quien logró el pacto por la calidad del aire entre el Área Metropolitana y Ecopetrol, por lo que la empresa petrolera logró una notable reducción de las partículas de azufre por millón de combustible.

“En esta nueva oportunidad no sabemos cómo lo volverá hacer Ecopetrol, porque consideramos que para mejorar el combustible no se cuenta con la maquinaria suficiente dentro del país. Además, con esto se le está entregando la responsabilidad a Ecopetrol y la ciudad no está haciendo nada”, agregó el ambientalista.

Suárez es enfático al afirmar que la administración le está dejando la responsabilidad a un tercero, indicando que el cambio de los combustibles es la solución, "cuando en realidad internamente no hay un cambio específico o un accionar importante respecto a la movilidad, al  transporte público, no hay reglas claras ni restricciones sobre los vehículos viejos o de la cantidad que puede tener cada hogar”.

El azufre en el combustible

David Aguiar Gil, docente de la escuela ambiental de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia, explicó que si se logra mejorar la calidad de los combustibles se mejora la calidad del aire, pero que es un tema que requiere tiempo y grandes inversiones.

“En el 2007 el diésel del Área Metropolitana tenía 4000 partes por millón (ppm) de azufre. El combustible tiene muchos elementos, pero el contenido del azufre ha estado muy relacionado con la contaminación, sobre todo con la formación del material particulado PM2.5 (que es nocivo para la salud). En ese momento pasó de 4000 ppm a tener 50 ppm, un cambio sorprendente, y la gasolina pasó de 1000 ppm a tener 300 ppm”, indicó Aguiar.

El profesor explicó que este cambio demandó una inversión muy importante de tecnología en la planta de refinería en Barrancabermeja para poder extraerle al combustible más azufre. “Hoy en día esta planta no es capaz de producir un diésel de mejor calidad del que se tiene, por lo que requeriría de una inversión de millones de dólares”.

La posible solución

“La caía del precio del petróleo en los últimos años ha sido abismal”, resaltó el experto y agregó que se podría decir que “el mundo está nadando en petróleo”. Por esta razón pedirte a Ecopetrol que baje el diésel de 50 ppm de azufre a 10 ppm y la gasolina de 300 ppm a 100 ppm, requeriría de una inversión importante en tecnología, que podría representar hasta más de 1 billón de pesos.

Aguiar indicó que la posible solución es importar petróleo de Estados Unidos o un diésel con 1 ppm de azufre y mezclarlo con uno de 100 para llegar a 50 o 10. “Es traer diésel de mejor calidad y hacer mezclas para lograr esas cantidades, pero eso implicaría importar diésel de muy buena calidad o  aumentar la capacidad instalada".

“Ya la Alcaldía de Medellín y la Procuraduría le hicieron el requerimiento a Ecopetrol, pero esta es una empresa del Estado y en estos momentos el precio del petróleo tiene dificultades. Por eso es que: ‘del dicho al hecho hay mucho trecho’. Si eso sucede es evidente que la calidad del aire tiene que mejorar”, reveló Aguiar.

Para el experto la problemática del aire no se debe concentrar únicamente en la mala calidad del combustible, porque ese es solo es uno de los factores. “También hay que considerar el crecimiento del parque automotor, que crece de manera exponencial”.

De acuerdo con datos suministrados por el Área Metropolitana en el año 2005 el parque automotor en el Valle de Aburrá era de 478.000 y pasó en el 2015 a 1.347.000. Las motos pasaron de ser 139.000 a 710.186 en el mismo periodo y en el caso de los carros el aumento fue de 271.000 a 546.768.

¿Qué dice Ecopetrol?

PUBLIMETRO consultó a Ecopetrol y según la empresa petrolera hasta la fecha se han hecho grandes inversiones para lograr el mejoramiento de los combustibles, como en el caso de la planta en Barrancabermeja, donde la inversión fue de 1.100 millones de dólares, y en Reficar en Cartagena.

“Desde el 1 de enero de 2013, el diésel que produce y distribuye Ecopetrol para consumo en el territorio nacional contiene menos de 50 ppm de azufre -ppm- (Diésel equivalente Euro IV) y cumple con los requerimientos de calidad establecidos por el Ministerio de Minas y Energía y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Con respecto a la gasolina corriente, se viene entregando un producto con contenido de azufre, benceno y aromáticos, menor a lo establecido en la norma nacional, 300 ppm, 1% y 28%, respectivamente”, indicó.

Sin embargo, también enfatizó en que cualquier acción que emprenda la empresa para buscar una mayor calidad en los combustibles implica grandes inversiones. Por lo que cualquier decisión enfocada en ese sentido debe ser revisada y analizada inicialmente con el Gobierno Nacional, el Ministerio de Minas y Energía, Ministerio de Medio Ambiente y Ministerio de Hacienda, por las implicaciones fiscales y de abastecimiento que puedan conllevar.

Además, destacó que si bien es cierto que la calidad de los combustibles influye en la calidad del aire en las ciudades, también coincidió en que existen otros factores relacionados que se deben abordar, como la vetustez del parque automotor, las fuentes fijas y el estado de las vías.

Por lo pronto hay que esperar a que Ecopetrol emita una respuesta oficial a las solicitudes expresadas por la Alcaldía de Medellín y la Procuraduría, y los efectos que tendría en materia económica para los ciudadanos.

_______________________________________________________________

Las cifras

El 60% de las fuentes contaminantes de PM2.5 son las fuentes móviles, de los cuales el 18% corresponde a camiones, 10% autos, 10% motos de cuatro tiempos, 6% volquetas, 9% buses, 1% tractocamiones. Fuente. AMVA-UPB, 2016.

_______________________________________________________________

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo