El poliamor, la razón por la que tres hombres componen la primera trieja legal en Colombia

El pasado 3 de junio de 2017 se formalizó legalmente ante una notaría en Medellín la unión de tres hombres en una relación poliamorosa, la que sería la primera trieja en Colombia.

Manuel, Víctor y Alejandro conforman la primera trieja legal en el país basada en el poliamor./Diego González / Publimetro
El poliamor, la razón por la que tres hombres componen la primera trieja legal en Colombia

Alejandro Rodríguez, Licenciado en Educación Física y bailarín; Manuel Bermúdez, periodista y docente de la Universidad de Antioquia y Víctor Hugo Prada, actor y bailarín; componen la primera trieja en Colombia y la segunda en el mundo.

Para entender lo que significa este estilo de relación hay que ir al pasado, porque aunque es la primera vez que en Colombia se formaliza una ‘trieja’, Alejandro y Manuel ya habían sostenido una relación de tres con Alex Esnéider Zabala.

Hace 17 años, Manuel Bermúdez y Alejandro Rodríguez, se convirtieron en la primera pareja gay en Colombia que lograba formalizar su relación, unión que después de muchos esfuerzos fue ratificada ante un notario en Bogotá. “Nosotros fuimos la primera pareja en casarse en el 2000 cuando, igual que esta vez, no había legalmente una norma que nos avalara, pero hicimos un acto similar”, dijo Manuel.

Alejandro era muy joven, tenía apenas 18 años de edad, Manuel fue su primera pareja homosexual, a pesar que desde hacía un tiempo sabía que era gay nunca había sentido la necesidad de tener una experiencia con otro hombre; por el contrario, Manuel ya un poco mayor y con experiencia consideró que tal vez por la juventud e inexperiencia de Alejandro debía dejarle la puerta abierta para cuando apareciera en su vida otra persona.

“Habían reglas como que la fidelidad era más un asunto de afectos que de cuerpos, menos lo sexual. Nunca pensamos que eso le estaba abriendo las puertas al poliamor. Era claro que si alguien llegaba y le movía el piso, hablábamos”, explicó Manuel.

Así fue como cuatro años después de estar conviviendo como una pareja casada, apareció el primer tercero en esta relación. Al coro de la Universidad de Antioquia llegó Alex Esnéider Zabala, el hombre que le movió el piso y todas las fibras del cuerpo a Alejandro.

La vida se les trastocó por completo y la relación de pareja que tenían Manuel y Alejandro pasó por momentos críticos. Los sentimientos y las mariposas en el estómago se volvieron tan intensas que un día Alejandro no tuvo más remedio que decirle a Manuel lo que estaba pasando en su corazón.

“Estoy perdidamente enamorado de Esnéider pero todavía te quiero mucho”, le dijo Alejandro. Para Manuel esas fueron las palabras mágicas, por lo que con cabeza fría le contestó: “ten tu relación y miramos qué pasa, si duramos un año de novios mientras nos casamos, mínimamente démonos un tiempo para lo que es la separación”.

Justamente en ese proceso en el que Alejandro empezó una relación con Alex, después de tener el aval de Manuel, de manera inexplicable, sin que Alejandro se diera cuenta, entre Manuel y Alex también surgió el amor. Para Alejandro eso fue una bomba, porque en ese momento no le cabía en la cabeza que ese tipo de situaciones pudieran suceder.

Llegó al punto en el que Manuel le dijo a Alejandro: “si lo dejas, yo me quedo con él”. La situación estaba tan mal entre los dos que habían decidido que lo mejor era separarse porque como dijo Alejandro: “si no estamos los dos, no podemos estar los tres”.

Era evidente que las costumbres tradicionales estaban influenciando las reacciones de todos, sin embargo un amigo cercano les dijo: “si ustedes son de mente abierta, tienen toda la posibilidad de organizarse desde el afecto y desde la palabra, ¿por qué tienen que romper como rompe tradicionalmente la gente?”.

Esa frase los puso a pensar y los llevó a decidir que podían intentarlo los tres. Así fue, Alejandro, Manuel y Alex Esnéider, conformarían un trio. Una relación de tres corazones enamorados, que durante un mes les afectó en todo sentido, hasta que finalmente lograron acomodarse.

Sin embargo, una psicóloga que llegó a un conversatorio en la universidad les hizo tres preguntas con las que cambiarían el concepto de trio que estaban manejando y fue entonces cuando nacería la ‘trieja’.

“Nos dijo: ¿viven juntos? Sí, ¿conviven? Sí, ¿aportan? Sí. Entonces ustedes no son un trío, ustedes son una trieja. Y ahí si nos tocó empezar a acuñar muy bien el término porque no era un asunto que conociéramos”, comentó Alejandro.

La trieja implicó el nacimiento de tres parejas, Alejandro con Manuel, Alejandro con Alex y Manuel con Alex. Tres parejas que compartían todo de una manera equitativa, bajo su propias normas, donde el poder y los roles desaparecían.

Esta primera ‘trieja’ duró 10 años, sin embargo, un año y medio antes de terminar, apareció Víctor, el que hoy hace parte de la trieja que sí fue legalizada ante un notario el pasado 3 de junio de 2017 en la ciudad de Medellín.

Eso quiere decir que en el transcurso de ese año y medio fue una relación de cuatro, cuatro personas que compartían el amor bajo el mismo techo y en una misma cama.

Todo empezó porque Víctor había empezado a frecuentar la casa, atraído en la navidad del 2012 por la decoración que Alejandro realizó, algo tradicional y esperado por todos en la cuadra. Desde ese momento se involucró, se la pasaba metido todo el tiempo en la casa de ellos porque vivía cerca y la pasión por el arte, la cultura y la danza lo acercaron cada vez más a él.

Alejandro confesó que se había dado cuenta que tanto Manuel como Alex ya estaban “encarretados con Víctor”, pero que era él quien debía proponerle a Víctor que fuera su novio, porque eso significaba que se convertiría en el novio de todos.

Evidentemente, por las normas de convivencia que tenían, Víctor no podía llegar a vivir de una vez a la casa, pues debía garantizar un aporte económico, una disposición para hacer las tareas del hogar y tener empatía con todos, incluidos los vecinos, porque ese entorno era igual de importante que el estar dentro de la vivienda.

Finalmente Víctor con el tiempo pasó cada prueba y ganó los puntos necesarios para poder llegar a vivir con ellos e incluso contemplaron la idea de casarse los cuatro.

Sobre cómo manejaban el tema sexual Manuel explicó que entre los cuatro funcionaba de igual forma.

“Hay que entender que una familia poliamorosa implica que somos varias relaciones, cada pareja tiene unas particularidades, claro, tenemos sexo grupal, no siempre, a veces. Hay sexo por parejas dependiendo de las circunstancias, si yo estoy cansado o si el otro está cansado. Tenemos vidas muy agitadas, entonces no siempre hay ese compromiso, dormimos en la misma cama, pero tenemos afinidades que tienen que ver con nuestras particularidades y eso es lo que nos ha mantenido ese equilibrio de poliamor” Manuel Bermúdez.

Un año y medio lograron convivir los cuatro y habían planeado en cómo sería la boda… pero, la vida les tenía otros planes.

Alex fue diagnosticado con cáncer y en cuestión de tres meses murió. Con la muerte de Alex todos los sueños quedaron en el aire e incluso la relación de todos pendió de un hilo, pero una promesa que le hizo hacer Alex en su lecho de muerte a Víctor, fue lo que los mantuvo unidos en medio del dolor.

Con la muerte de Alex también se enfrentaron a un problema legal, durante mucho tiempo debieron luchar por la pensión de él, demostrando que no eran amigos y que realmente eran pareja. “Tanto el fondo de pensiones como la mamá de él trataron de quedarse con la pensión argumentando que éramos amigos. ¿10 años de amigos?, ¡por Dios, dormíamos juntos!”, dijo Manuel.

Esa, tal vez, fue la experiencia que desencadenó en la importancia de tener un documento público que los protegiera, que los representara y que demostrara que son una familia. Es entonces cuando el abogado Germán Rincón Perfetti les dijo que les tenía el documento y fue cuando acudieron de manera acelerada y sin más preámbulos a buscar un notario para que se los firmara.

Así fue como nació la escritura pública 2075, en el que se expresa que es la Constitución de Régimen Patrimonial Especial de Trieja, con la que nace una sociedad de hecho y ahora es el documento con el que blindan su relación poliamorosa.

Con este tipo de relación Manuel aclara que “no estamos imponiendo un modelo, lo que estamos diciendo es que es un modelo de amor, de recuperar el amor, la confianza, porque la gente se casa y se acomoda en esos roles. Aquí es desacomodarse de los roles, de empezar a decir que si me caso es para vivir rico y feliz por mucho tiempo”.

_______________________________________________________________

Preguntas y Respuestas

¿Qué los lleva a pensar que pueden compartir todo?

Manuel: Porque el poder y los roles se pierden aquí en la casa.

¿Cómo hacen para no tener celos?

Alejandro: Para nosotros está muy claro que somos una relación en la que somos tres parejas y esas tres parejas generan complemento, entonces el asunto de los celos está superado hace mucho tiempo.

¿A qué edad cada uno descubrió su identidad sexual?

Víctor: Me descubrí desde los 10 u 11 años, siempre jugué con muñecas y tacones; eso no me hacía homosexual pero lo hice. También me ponía la toalla en la cabeza, era puro teatro, pero fui encontrándome a los 12 años con un sentimiento porque me atraía un niño del salón y yo no sabía qué hacer, no entendía porque yo era hombre y claro, tenía esa concepción que un hombre no puede enamorarse de otro hombre porque no es normal, pero ¿qué es lo normal? Nosotros somos seres humanos y sentimos. Claro, definirme como homosexual creo que fue a los 17 años, pero de saberlo siempre, siempre lo supe. Todos en mi casa lo sabían así yo no lo hubiese dicho jamás.

Manuel: En mi casa éramos 15 hombres, era más fácil que eso pasara. El sexo no fue un tema tabú con mi mamá y muy rápido descubrí el sexo, a los 7 años ya estaba teniendo sexo y muy rápido descubrí que lo mío no eran las mujeres sino los hombres y fue construir sobre esa realidad.

Alejandro: no hubo un día como así para decir que soy gay, siempre sentí que me gustaban los niños. Evidentemente desde que entré a bachillerato me di cuenta que me gustaba un man de once, pero por ejemplo nunca tuve la necesidad de estar, ni la ansiedad de tener a alguien. Incluso cuando llego con Manuel, no me interesa tener una relación. Yo recuerdo que también jugué con muñecas, yo era el médico, entonces a todas las rajaba, yo era muy brusco. Creo que por eso en mi casa no creían cuando yo les conté.

¿Qué pasó en sus trabajos, con la familia y con el entorno cuando se convierten en trieja?

Manuel: una sorpresa increíble, nos imaginábamos otra cosa, pero el circulo de protección es muy lindo, tanto en los parientes como en lo laboral y en los espacios de cada uno, en la vecindad e incluso en la redes. Nosotros no ocultamos nada, entonces para ellos la sorpresa es lo mediático, pero nos conocían como familia poliamorosa abierta.

Víctor: Siempre han sido muy respetuosos, todos han sido muy cercanos y nos han apoyado. Nunca hemos pedido aceptación de nadie, pero siempre hemos tenido ese respeto y acompañamiento de todos. Mi mamá siempre ha estado ahí.

Alejandro: En nuestro caso particular, los tres somos educadores y eso influye. No es simplemente decir las cosas, sino que se debe acompañar al otro en ese proceso de entender, yo insisto en una frase: No me acepte, pero respéteme.

_______________________________________________________________

Manuel y Alejandro llevan 18 años como pareja y 17 casados. La primera trieja conformada con Alex Esnéider duró 10 años y la actual con Víctor lleva 4.

_______________________________________________________________

Loading...
Revisa el siguiente artículo