¿Las estaciones de medición del aire en el Valle de Aburrá están bien ubicadas?

Las alertas ambientales dependen de las mediciones que se registran en las estaciones que se encuentran ubicadas en diferentes puntos del Área Metropolitana, sin embargo muchas personas tienen dudas sobre su efectividad y clasificación.

Por Ariadne Agamez Lombana

Daniel Suárez Montoya, miembro de Colectivo aire Medellín y el movimiento Ciudadanos por el aire, reconoce la importancia que tiene que los datos que registran las estaciones sean abiertos al público y que se permita el análisis de lo que sucede con el Aire en los 10 municipios.

“Estas estaciones están ubicadas estratégicamente y están consideradas como de tráfico o estaciones poblacionales, estas últimas significa que están en un cuadro donde las personas viven”, explicó Suárez.

Una de las estaciones que ha generado dudas es la que se encuentra en el Museo de Antioquia, porque esa está clasificada como de tráfico y según Suárez no debería ser así.

“Las estaciones de tráfico son las que están rodeadas de flujo vehicular y que no están cercanas a lugares donde las personas viven, sin embargo, nos cuestiona mucho que las estaciones que son consideradas de tráfico, una de ellas es la Estrella, que está cercana a la Estación del Metro, es la que reporta datos de contaminación muy altos y la otra es la del Museo de Antioquia”, dijo Suárez.

Los argumentos que tiene para considerar que la estación del Museo de Antioquia debería cambiar de clasificación es porque el centro de la ciudad es el lugar más habitado por personas que van a trabajar, de compras o que se mantienen durante todo el día en sus alrededores.

“En los últimos dos años esta estación ha estado reportando una calidad del aire naranja, no es nada buena, está a punto de llegar a un estándar negativo para toda la población, es decir que como está significa que en esta zona no deberían transitar personas mayores que tengan problemas respiratorios y niños. Pero no sucede nada porque esta estación está considerado como de tráfico”, agregó el ambientalista.

El pedido que hacen es que esta estación sea considerada como poblacional, principalmente por el alto tráfico de personas que transitan por este sector del centro de la ciudad.

Para saber exactamente qué sucede con las estaciones, el Gerente del SIATA, Carlos David Hoyos, explicó que la red de monitoreo de la calidad del aire que está instalada en la región está conformada por 18 estaciones automáticas que entregan cada hora información de diferentes contaminantes, 8 de estas estaciones hacen un registro de material particulado inferior a 2,5 micras, que es el contaminante crítico para el Valle de Aburrá.

“Esas estaciones están ubicadas de norte a sur, en el municipio de Girardota tenemos una, tres en el municipio de Medellín, dos en Itagüí, una en Sabaneta y una en Caldas. Esas estaciones combinado con el tema meteorológico son los que dan pie a nuestras recomendaciones técnicas sobre la generación de alertas, sea Naranja o sea Roja”, explicó Hoyos.

Dentro de las estaciones, Hoyos explicó que hay dos estaciones estratégicamente ubicadas, las cuales tienen como función representar la influencia del tráfico en las regiones.

“Es importante separar las estaciones porque las habitacionales nos representan de manera directa lo que se respira en las zonas residenciales en el Valle de Aburrá y sirven para generar alertas de corto plazo, mientras que las estaciones de tráfico, nos muestran justamente la influencia directa del tráfico en la calidad del aire y en ese sentido funcionan para decretar y establecer planes de largo plazo para la descontaminación del territorio”, aclaró el gerente.

De acuerdo con Hoyos, las estaciones de tráfico son las que permiten hacer planes a largo plazo respecto a la movilidad, ya sea individual, colectiva o de bienes.

Respecto a la estación del Museo de Antioquia y el pedido que hacen los ambientalistas, Hoyos dijo que “siguiendo las recomendaciones internacionales y los criterios de calidad del aire esa estación la seguimos considerando de tráfico porque la población que está ahí es población itinerante, hablando de la que está por fuera de las oficinas, porque las personas permanecen afuera a lo sumo es por algunas horas, a excepción de los guardas de tránsito y vendedores ambulantes, que sería la población que desde el punto de vista de salud ocupacional estaría más afectada y no los transeúntes que permanecen por un par de horas en el centro”.

Es importante destacar que la cantidad de horas es muy importante porque según las evidencias de salud, sugieren que no solo se necesita que las concentraciones sean altas, sino que el tiempo de exposición a esas concentraciones también lo sea.

Estamos conscientes que esta es una de las estaciones que muestra valores más altos de manera continuada y por eso la sugerencia técnica es empezar a proponer la creación de zonas de baja contaminación, una de ellas es el centro de Medellín, donde con políticas específicas para esas áreas se vaya logrando una disminución de la contaminación de manera más rápida que para todo el Valle de Aburrá" Carlos David Hoyos, gerente SIATA.

“Estamos conscientes que esta es una de las estaciones que muestra valores más altos de manera continuada y por eso la sugerencia técnica es empezar a proponer la creación de zonas de baja contaminación, una de ellas es el centro de Medellín, donde con políticas específicas para esas áreas se vaya logrando una disminución de la contaminación de manera más rápida que para todo el Valle de Aburrá. De ahí que esta estación sea declarada como de tráfico poblacional, porque permite medidas a largo plazo”, indicó Hoyos.

Actualmente existe la propuesta por parte del SIATA como organismo técnico del Área, de la necesidad de ampliar el número de estaciones, “no solamente de las estaciones tradicionales que se publican en tiempo real, sino también el monitoreo de Ciudadanos Científicos que nos ha ayudado bastante y que tenemos 100 en las fachadas de la población que participa de este programa”.

Hoyos anunció que en los próximos meses se abrirá nuevamente la convocatoria a través de las redes sociales para hacerle el llamado a los ciudadanos científicos que quieran aportar de manera voluntaria al monitoreo de la calidad del aire.

Por ahora las condiciones meteorológicas mantienen al Valle de Aburrá en alerta naranja ambiental para el viernes 7 de abril de 2017.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo