Por primera vez La Alborada no se sintió como en años anteriores en Medellín

Cada 30 de noviembre cuando se acerca la media noche para dar inicio al mes de diciembre el cielo del Valle de Aburrá se enciende, el ruido ensordecedor de la pólvora es el dueño de la oscuridad, la protagonista de un ritual poco aceptado.

Por Ariadne Agamez Lombana

Luego de una semana en la que se presentó un trágico acontecimiento en el que fallecieron 71 personas, entre ellos miembros del equipo Chapecoense de Brasil que venían con el sueño de enfrentarse en la final de la Copa Sudamericana con el Atlético Nacional y que quedó enterrado en las montañas de La Unión, aplazó la hora de festejar el inicio de diciembre como tradicionalmente sucede.

El dolor y la tristeza se apoderó de los corazones de los ciudadanos, no solo de Medellín, sino del mundo entero, por un hecho que aún no tiene explicación, en el que hay miles de preguntas por responder, pero que marcaría el inicio de uno de los meses más esperados del año.

Aunque en la ciudad desde mediados del mes de noviembre se había iniciado una campaña para evitar el uso de la pólvora, incluyendo la producción y comercialización, el cielo volvió a estremecerse, eso sí, en menor medida.

Las autoridades en cabeza del alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, solicitaron a quienes tienen como tradición la manipulación de la pólvora en este día, no hacerlo, principalmente por respeto al  luto decretado tras el accidente y sobre todo para evitar los incidentes en los que se reportan personas quemadas.

“Siempre en estas fechas se empiezan a dar reportes duros sobre el número de casos de personas quemadas, pero hoy quiero dar una buena noticia como ciudad, como sociedad y es darle las gracias a la ciudadanía, aunque ayer sí hubo pólvora, cada vez es menos y vamos cambiando esa mala costumbre”, afirmó Gutiérrez.

El mandatario local agradeció a todos aquellos que evitaron la pólvora, a los que entendieron que la ciudad está de luto, pero pidió que esto no sea momentáneo sino que se convierta en una decisión permanente de autocuidado.

“No queremos niños quemados, queremos cuidar a nuestros animales y hay algo muy importante y es que en la noche de ayer (30 de noviembre de 2016), el reporte que tenemos hasta ahora de todas las instituciones es de cero quemados. Esto demuestra que sí se puede, que sí podemos juntarnos en temas importantes y que la ciudad sí responde”, agregó el mandatario local.

Insistió en que todavía erradicar el uso y comercialización de la pólvora es un reto de ciudad, porque el objetivo es terminar con los niños y adultos que resultan quemados por la manipulación.

“El reto es a que sigamos con cero quemados, ni un niño ni un adulto quemados, que esto genera mucho dolor a las familias”, puntualizó el mandatario.

En varios sectores del Valle de Aburrá los ciudadanos registraron que sí se efectuó la quema de pólvora con motivos de La Alborada, pero que se sintió una notable disminución.

Así lo confirmó Daniel Arteaga, habitante de Medellín, “disminuyó demasiado La Alborada. La tragedia, más allá de las campañas, toco la ciudadanía. De seguro, de no haber pasado nada del accidente, la ciudadanía hubiera hecho dicha práctica. Quienes quemaron pólvora, no quisieron dejar la tradición”.

Sin embargo en el sector de La Colinita, en Laureles, Belén Rincón, en Guayabal y en algunos sectores de los municipios de Envigado, Bello y Sabaneta, se presentaron en mayor medida las explosiones por la quema de pólvora.

Esta es una práctica que año tras año ha dejado muchas personas mutiladas, con quemaduras leves o severas por la manipulación indiscriminada de la pólvora, así como animales afectados y daños en el medio ambiente.

Las cifras

La noche del 30 de noviembre se había convertido en una noche trágica para muchas familias, que por la manipulación de la pólvora de manera descontrolada terminaban con algún ser querido en las salas de urgencia de los principales hospitales de la ciudad.

Según los registros en el 2012 se registraron 14 casos, en el 2013 fueron 17, en el 2014 aumentó a 27, en el 2015 se reportaron 24 y en este 2016 se llegó a una cifra histórica de 0 quemados.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo