Servicio de alojamiento en hostales no tiene control en El Poblado de Medellín

La parahotelería en el barrio Provenza en sector de El Poblado, ha sido denunciada por lo residentes y comerciantes desde hace más de tres años, aún no tiene solución.

Por Ariadne Agamez Lombana

Santiago Solórzano miembro de la corporación Barrio Provenza, explica que desde algunos años se han articulado para manejar los diferentes temas que les preocupan tanto a los habitantes permanentes de la zona, como a los propietarios de los diferentes locales comerciales y restaurantes.

“El barrio presenta problemáticas que muchas veces se nos salen de las manos, una zona muy afectada es el barrio Provenza, que es de la 36 hasta la 33 carrera, desde la 10 hasta la 7ma que es la Escopetera; hemos visto que en este auge del turismo en la ciudad se ha venido viendo bastantes hoteles y hostales sin los controles debidos”, indicó Solórzano.

Y es que según el afectado, la densidad de este tipo de negocios de alojamiento para extranjeros en El Poblado es demasiada, ya que no tiene ninguna reglamentación y generan efectos negativos en los negocios legalmente constituidos.

“Se puede evidenciar en denuncias que hemos hecho en la Policía sobre el consumo de drogas, turismo sexual de menores, turismo homosexual y muchos más. Desconocemos la maquinaría que está detrás de todo esto, pero sí sabemos cómo ha sido la problemática directa en la zona”, agregó el comerciante.

Aunque es muy difícil poder establecer a partir de cuándo inició la problemática en Provenza, o en qué momento se volvió insostenible, lo cierto es que los afectados están a la espera de las medidas que deban establecer las autoridades correspondientes.

“Desde la administración anterior hemos venido diciendo esta problemática, sea drogas o turismo sexual, directamente nos ha afectado porque en la zona hemos identificado hasta ollas de vicio, el parque de La Divina Eucaristía en la noche se pueden evidenciar puntos de acopio desde la 36 hasta la 35, un camino inmenso en donde el turista ya sabe a dónde va a surtirse de lo que necesite”, indicó Solórzano.

La otra problemática que tiene que ver con el turismo sexual, explica el afectado, que hay lugares en los que el hospedaje tiene el servicio incluido según lo que deseen los turistas y “lo más triste es que es con menores de edad, que es un tema demasiado delicado”.

Dice que los comerciantes mantienen una buena relación con la Policía del sector, pero hace referencia al dicho que dice: ‘hecha la ley, hecha la trampa’, porque los menores ya saben cómo abordar la situación en el momento en el que llega la autoridad.

“Es que si no los cogen infraganti, en el acto, no pueden hacer nada, porque hemos visto excusas en las que dicen que es un tío y ahí la Policía no puede hacer absolutamente nada, no pueden detenerlos o tomar acción del caso; entonces, uno pone la querella, porque uno sabe lo que está pasando”, dijo el comerciante.

Dice que han identificado muchos lugares que operan como hostales y ni siquiera tienen los permisos de uso de suelo, por lo que ha provocado el aumento indiscriminado de este tipo de hospedaje en la zona.

“Estos lugares no tienen filtro para traer el turista, desde que venga, pague en efectivo y muestre el pasaporte, eso es suficiente; entonces de ahí en adelante no hay límite si consume o no consume, si hacen o no hacen”, explicó Solórzano.

En el sector estos problemas han aumentado las peleas por el control territorial, específicamente de algunas cuadras, además de aumentar la inseguridad y los robos, entre otros. Por lo que se requiere de una solución a corto plazo.

“Una solución ahorita, en especial del turismo en hostales es que haya un control de permisos, que cada mes soliciten los permisos de uso de suelo, que se hagan visitas preventivas de sanidad, de seguridad; así como se le exige a los restaurantes unos cumplimientos desde secretaria de salud, estos lugares también deberían cumplirlo para que haya un mejor control”, propone el comerciante.

El tema de la explotación sexual y comercial a menores de edad es una problemática en la que trabaja la concejal del Centro Democrático, Nataly Vélez quien se refirió diciendo que “en el debate nosotros mostramos que el 69% de los niños que son explotados laboralmente, también son explotados sexualmente, por lo que hay una estrecha relación”.

Vélez dijo que se debe atacar esta problemática a través de la Secretaría de Seguridad y de la Secretaría de Gestión y Control Territorial, además que “si los ciudadanos saben lo que está pasando en algunos hostales, que no están cumpliendo, entonces si esto es conocido por la comunidad será mucho más fácil que las autoridades lo reconozcan y persigamos a los que lo están haciendo mal”.

Migración

Según el registro de Ingreso de Extranjeros de Migración Colombia que tiene como base la ciudad de hospedaje, en Medellín hasta el mes de octubre de 2016 se reportaron 277.708 extranjeros.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo