Ser taxista si paga, Carlos Mario Navarro el paisa que cambió su escritorio por el timón de un carro

Hace tres años, las presiones laborales, las largas jornadas en la oficina, el poco tiempo para compartir en familia y en especial con sus hijos, lo llevaron a tomar una decisión, renunciar a su trabajo dentro de una oficina y buscar una opción que le permitiera tener calidad de vida.

Por ARIADNE AGAMEZ

“Más del 30% de los extranjeros que nos visitan son de Estados Unidos”, Juliana Cardona, subsecretaria de Turismo de Medellín.

“Con el incremento de extranjeros en la ciudad, queremos ser primero bilingües”,   Juliana Cardona, subsecretaria de Turismo de Medellín

Y es que el tiempo que demanda el trabajar en una oficina y sobre todo en temas de mercadeo, no le permitían a Carlos encontrar el equilibrio, por eso decidió que lo mejor era lanzarse a la ruedo, comprar un taxi y lograr tres objetivos: compartir más tiempo con su familia, ayudar a mejorar la imagen del gremio y aportar al turismo de Medellín.

“Vi la opción que aquí uno puede tener espacio para la familia, he logrado lo que quería que era compartir con ellos, ver crecer a mis hijos y también interactuar con la gente, que es lo que más me gusta a mí, como el servicio al cliente”, explica Carlos.

Sin embargo, estar detrás del timón no le ha impedido continuar con su pasión, porque cuando algún cliente requiere de sus servicios de consultor, suspende por un par de horas sus recorridos por la ciudad, se cambia el switch y aporta su conocimiento como el mercadologo que es.

“He hecho de todo, he podido lograr mi desarrollo personal, familiar y empresarial”, expresa orgulloso de lo que ha conseguido luego de una decisión que por un tiempo fue difícil de tomar.

Su deseo por mejorar la imagen del gremio de los taxistas es su motor, cree firmemente en que se debe acabar con el estigma que tienen los conductores de taxi, “hay que terminar con que el servicio de taxi es malo, que los conductores son negligentes; quiero que se le vea la cara amable al taxista”, afirma Carlos.

Orgulloso dice que desde su vehículo crea cultura, porque al aportar su granito de arena y regarlo entre los demás compañeros, se logra. Comenta que su esfuerzo se nota porque se concentra en brindar un excelente servicio a los usuarios y que ellos se lo hacen saber, porque “las personas contentas lo siguen buscando a uno”.

La misma pasión con la que desarrolla estrategias de mercadeo para productos o servicios, le ha despertado el poder recorrer diariamente y por varias horas al día, su ciudad, con la que ahora siente la responsabilidad de ser cada vez un mejor anfitrión.

“Siempre me he preocupado por conocer mi Antioquia, mi región, mi municipio; me gusta conocer primero mi tierra para saber después a dónde puedo invitar o qué lugar le puedo sugerir a un turista”, cuenta Carlos.

Cree que tiene un compromiso con su ciudad y recuerda que le ha tocado redireccionar a muchos de los turistas que visitan por primera vez a Medellín, pues llegan con el objetivo de visitar lugares que la mayoría de los medellinenses quieren olvidar.

“Al principio, cuando empecé, el turista que venía de Estados Unidos y México, pedía mucho ir al cementerio de Pablo Escobar, que a la casa de Pablo Escobar, y ya cuando uno les hablaba de que eso no era la parte que queríamos en la ciudad, que habían otros lugares como el Pueblito paisa, el Parque Explora, el Parque de los Pies Descalzos, Prado Centro, Sabaneta; otros lugares que uno decía: ‘valen la pena que conozcan’, entonces entendían y los llevaba”, recuerda Carlos.

Y es que para él era importante que la ciudad se reconociera por su presente y no por su pasado, un pasado que está cargado de dolor, de tristeza, de pérdidas de personas y sobre todo, por mucho sufrimiento, por lo que el deseo colectivo es que nunca más vuelva a suceder.

“Quiero darle otro concepto a un turista, que miren a la ciudad como la más innovadora, cómo ha crecido, qué se ha hecho, a dónde se quiere llegar, qué se ha logrado; esos conceptos son los que uno tiene que lograr desde el trabajo, desde el vehículo, y sé que lo he logrado hacer”, dice Carlos.

Reconoce que tiene como objetivo a futuro, mejorar cada día el servicio al cliente, darle un valor agregado a su trabajo, lo que incluye cambiar el comportamiento en las vías, el trato hacia las personas mayores y aportarle a la cultura ciudadana, y si él lo hace, sabe que también impactará a sus compañeros.

Dice que uno de los lugares que desea promover más y que los turistas visiten con mayor frecuencia es el Museo del Castillo, que “es un sitio muy lindo, es un concepto diferente y que vale la pena conocer”, puntualizó Carlos.

Capacitación a los Taxistas

Juliana Cardona, subsecretaria de Turismo de Medellín, cuenta que se están adelantando varios procesos con los taxistas de la ciudad y los conductores de servicios especiales.

“Con Fenalco estamos trabajando con 150 taxistas en este momento, esperamos que el próximo año lo podamos incrementar; es para ellos prepararse en Servicio al Cliente, que es cómo atender a las personas que nos visitan”, indicó Cardona.

Adicionamente, la subsecretaria explicó que también recibirán capacitación en Mantenimiento de Vehículos e informó que existe un proyecto de aprendizaje de Inglés, en el que además de los taxistas también se han vinculado otras personas que tienen relación con la atención a los turistas en la capital antioqueña.

También le puede interesar:

Comedias, Festivales, Rumbas y mucho más para este fin de semana en Medellín

Romero, el exmilitar que cocina por la paz

Finalmente se subastará la propiedad en Medellín que le pertenecía a Castaño

Más noticias de Medellín aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo