La lectura, un beneficio emocional para los niños en proceso de recuperación

Hace más de 14 años inició el programa ‘Palabras que acompañan’ que lleva felicidad, apoyo social y cultural a más de 1700 niños hospitalizados en 10 instituciones de salud en Medellín.

Por ARIADNE AGAMEZ

Las palabras hacen volar la imaginación, permiten trasladarse con la mente a un lugar mágico rodeado de personajes fantásticos que a través de sus historias dejan un mensaje de aliento y esperanza.

“El programa hace que a través del canto, la lectura y el acompañamiento que le damos a los niños que están hospitalizados, se sientan más tranquilos en el proceso de recuperación y si están en un postoperatorio o pasando por un momento difícil que lo tomen con mucha más calma para que no sea tan tortuoso para ellos” afirmó Ángela María Posada, Gerente de Marca de Dolex Niños.

En Medellín el programa visita mensualmente 10 hospitales, entre los que están Hospitales públicos y privados como el Hospital Universitario San Vicente Fundación, Hospital Concejo de Medellín, IPS Universitaria León XIII, Clínica Infantil Noel, Clínica Universitaria Bolivariana, Hospital General de Medellín, Hospital Pablo Tobón Uribe, entre otros.

“La lectura que hacemos, es reparadora, tenemos libros de ilustraciones para los niños más pequeños, libros con texturas para los niños que todavía no entienden muy bien lo que significa la lectura, tenemos libros que hablan sobre el duelo, libros animados, entre otros. Los lectores les cantan, les leen y en el proceso se involucran los padres, los médicos y el personal del hospital, que nos dicen que para ellos es un apoyo muy positivo porque los niños están más tranquilos” agregó Posada.

El programa cuenta con una biblioteca móvil que tiene aproximadamente 100 libros los cuales han sido cuidadosamente seleccionados para aportarle un mensaje esperanzador a cada niño en su visita.

Por su parte, Luisa Fernanda Quintero, lectora asistente del programa Palabras que Acompañan dijo que “es una intervención que se hace con las familias, con las madres, con los padres; que es muy poderosa y que la gente recibe con alegría, porque ofrecerles leer y cantar con ellos siempre es bienvenido”.

A pesar que los espacios están llenos de tención por la situación particular que está atravesando cada niño, los lectores son personas desconocidas que logran convertirse en ese aire fresco que les transmite tranquilidad de una manera especial a los pacientes y a sus familias.

“Las familias dicen que se logran cosas que no se habían podido hacer con los niños, como que coman, duerman, sonrían o hablen; entonces con nosotros las hacen porque les recordamos esa infancia y los miramos con tranquilidad” afirmó Quintero.

Durante la jornada en los hospitales, los lectores, en promedio, comparten espacios de 20 minutos con cada niño y al día visitan cerca de 16 pacientes.

“En algunos casos, si estamos en la habitación y al niño le van a hacer una intervención y el niño, la familia o el personal médico nos pide que nos quedemos, nos quedamos. Eso sí es muy variable, porque eso depende de la disposición del niño y del tiempo que se necesite” agregó la Lectora.

Dentro de los títulos más pedidos por los niños son ‘El estofado del lobo’, todos los títulos de Keiko Kasza, los libros de ‘Sapo’ que es un personaje y los libros de adivinanzas y juegos. Respecto a la música la preferida es ‘La canción del Eco’, así como todas las que son con sonidos de animales.

“Siempre estamos dando tips de cómo cosas como estas se pueden hacer y les hablamos a las familias, en particular de las bibliotecas en donde pueden adquirir los libros de manera gratuita” puntualizó Quintero.

Más noticias de Medellín aquí

PUB/AA

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo