Medellín en la ruta de los coyotes

Las detenciones de extranjeros irreguales en el país ha aumentado 214% y tiene en alerta a las autoridades.

Por PUBLIMETRO

Según fuentes de Migración Colombia, en el 2014 fueron detectados 2100 extranjeros con intenciones de cruzar el país, pero en lo que va corrido del año 2015 se han detenido a más de 6600 personas de las cuales el 50% son de nacionalidad cubana.

El corredor que ha sido marcado por los coyotes inicia en la frontera entre Ecuador y Colombia, específicamente en Ipiales pasando por Medellín, como ciudad de tránsito, en donde permanecen cerca de diez días y luego continúan la ruta que va hasta el Urabá para posteriormente llegar a Panamá, antes de seguir su camino hacia su destino final que es Estados Unidos.

En informe entregado por Migración Colombia se detalla que “el recorrido ‎de estas personas puede llegar a durar entre 6 y 8 meses. Sin embargo, hemos detectado casos de extranjeros a los que les toma más de dos años esta travesía”. 

Por su parte los costos dependen del lugar de origen del extranjero. “Por ejemplo, mientras un ciudadano cubano debe cancelar en promedio cerca de 10 mil dólares, un ciudadano chino, indio o africano puede tener que cancelar entre 30 mil y 40 mil dólares” indica el documento. 

La operación de las redes de tráfico están dividas en organizaciones que delinquen en diferentes países y a nivel local. Generalmente involucran personas que son subcontratadas como conductores y que sin saber del negocio como tal, terminan siendo judicializados.

Según fuentes de la Fiscalía hasta la fecha se han capturado 36 colombianos entre los cuales hay “coyotes” y conductores.

“En el tema de la migración estamos creando grupos de tareas especiales junto con la Policía para abordar el asunto y trabajarlo en contexto” afirmó Germán Darío Giraldo Jiménez, Director Seccional de Fiscalías de Medellín.

Muchos extranjeros son víctimas de organizaciones delincuenciales transnacionales a los que les cobran millonarias sumas de dinero con la promesa de llevarlos a otros países y generalmente son personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

“Son sometidos a tratos inhumanos que les afectan física y psicológicamente, también les son retenidos sus  documentos y en consecuencia son víctimas de delitos conexos como la estafa, el secuestro, explotación laboral o sexual, arriesgando sus vidas en territorios inhóspitos como sucede en su  paso por territorio colombiano en el golfo de Urabá en la frontera colombo – panameña y el departamento de Nariño” indica el documento de Migración Colombia.

El migrante es víctima de una conducta delictiva por eso cuando son detenidos las autoridades les brindan ayuda humanitaria, un lugar adecuado para dormir, les proporcionan alimentos y en un plazo de 36 horas son redirigidos al último puerto de control migratorio por donde ingresaron al país.

En el año 2014 Migración Colombia destinó 530 millones de pesos en la deportación de extranjeros, que incluye en transporte aéreo de las víctimas extranjeras identificadas en el territorio nacional así como las actividades propias de la asistencia humanitaria. Entre tanto, para 2015 fue destinado un rubro de 492 millones para este propósito.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo