logo
Estilo de Vida
Pirry / PirryPirry / Pirry
Estilo de Vida 15/06/2021

Pirry habla de su batalla contra la depresión desde hace ocho años

Además revela que encontró en el cannabis medicinal una terapia para sobrellevar su situación.

El periodista escritor y fotógrafo Guillermo Arturo Prieto La Rotta, más conocido como Pirry, es recordado por sus trabajos periodísticos, documentales e investigaciones en el país y en el mundo.

Con su gran comunidad en redes sociales, se ha convertido en uno de los influenciadores más importantes del país. Sin embargo ha tenido que luchar durante algunos años en su vida personal contra la depresión y la ansiedad, padecimientos con los que ha batallado lejos de las actividades que más le gustan y en pleno confinamiento por la covid-19.

En entrevista con Publimetro, nos dio nuevos detalles principalmente sobre cómo ha manejado los problemas de insomnio que le ha causado la depresión y que han afectado su calidad de vida.

Además anunció que llega la primera jornada masiva de consultas médicas gratuitas para cannabis medicinal en Colombia, esta se llevará a cabo durante todo el mes de junio y estará dirigida a pacientes de dolor crónico, cuidados paliativos y oncología.

Esta primera jornada será organizada por Khiron, compañía líder de salud y cannabis medicinal en Latinoamérica y avalada por la Liga Colombiana Contra El Cáncer.

Desde 2013 fue diagnosticado con depresión ¿cómo ha sido este camino?

Ha tenido momentos muy difíciles, muchas personas que tenemos depresión primero pensamos que eso no es una enfermedad. Ahora, también hay que diferenciar entre cuando uno simplemente está mal, a cuando uno ya tiene una depresión crónica, pero yo cargaba mucho peso en mi trabajo, fue la época en la que me empezaron a amenazar, me tocó irme del país, yo siempre decía que era muy afortunado por hacer lo que me gustaba y fui muy feliz muchos años hasta que el nivel de estrés era insufrible, invivible, uno se levantaba sin ganas de vivir.

Yo consulté al psiquiatra, al psicólogo, empecé a tratar con psiquiatra y psicólogo la depresión, a mí me ayudaron los dos, obviamente es una cosa que a veces va a y viene, tiene sus altibajos y uno tiene que empezar a trabajar mucho, complementar el trabajo del psiquiatra con mindfulness, ejercicios de respiración, y mucho deporte, porque uno necesita darle una válvula de escape a su cerebro, y a sus niveles de estrés.En términos generales yo tengo una buena vida y vivo feliz, he aprendido también a manejar mi depresión desde la parte médica, y con mucha terapia.

¿Qué comportamientos lo llevaron a pensar que algo no estaba bien?

Como que para mí el síntoma más claro fue que me levanté un día y me di cuenta de que no era feliz en ningún momento, uno no es feliz todo el tiempo, la felicidad son momentos y la vida tiene preocupaciones y momentos difíciles, pero de pronto me levante un día y dije “llevo seis meses o no sé cuantos meses en el que todos los días es un sufrimiento, no estoy bien ni un solo momento del día, no sonrío, ando todo el día de mala cara, en mala relación con mis compañeros de trabajo y sintiéndome miserable ¿esto qué es?”.

Me tuve que sentar y hacerme un auto conversación preguntándome a ver cómo llegamos aquí, qué es lo que no estoy haciendo, o qué es lo que estoy haciendo, y me di cuenta de que había empezado a sacrificar un montón de cosas por el trabajo, entonces no estaba haciendo deporte, no estaba teniendo las reuniones que tenía, no le estaba dedicando tiempo a esa parte que le permite a uno oxigenar y descansar el cerebro, me estaba volviendo obsesivo con el trabajo, obvio era un ciclo natural, pero también evidentemente había unos disparadores ahí que yo no pensé.

Uno en este trabajo del periodismo paga un costo psicológico, uno ve demasiada realidad dura, uno ver la realidad de la guerra, de la pobreza, de la miseria, he estado en las zonas de guerra más terribles, en la franja de Gaza, en el Congo, en Cambodia y en Colombia, eso le empieza cobrar a uno factura, y además cuando tenía el programa estaba todo esto de intimidarlo a uno jurídicamente y luego ya viene toda esta cosa tan horrible, y por más que uno diga “es que me autocontrolo y respiro”, no, eso hace un impacto horrible y lo va acabando a uno, si uno no hace un stop y toma medidas esto lo puede consumir completamente.

Era eso, esa sensación horrible de todo el día levantarse y no querer salir de la cama, y luego salir de la cama a estar todo el tiempo cumpliendo pero mal, entonces uno se siente miserable y ahí es como que si uno ve que no está siendo feliz uno no puede dejar que la vida se le vaya así, y ahí fue cuando decidí consultar.

¿Cómo puede describir su última crisis?

Mi última crisis fue a finales del 2019 que fue un poco por eso que la gente lo supo, a mí no me gusta mucho salir hablar de mis problemas de salud, pero como lo volvieron como chisme y casi que me obligaron, entonces terminé dando entrevistas y contando, pero también he visto que es bueno para mucha gente ver que personas que conocen o que ven en los medios hablen de ese tipo de problemas, J Balvin ha salido hablar de esto y muchas personalidades también, entonces es una manera de decirle a la gente “no te preocupes esto nos pasa muchas personas, no tienes que sentirte mal por eso sino trabajar alrededor, a ver cómo mejora uno”.

¿Desde que se conoció tu caso mediáticamente han habido personas que se han acercado a ti, o que han visto como en ti una manera de apoyo?

Me escribió mucha gente a mis redes sociales y le contesté a la que pude porque tampoco se puede dedicar tanto tiempo a eso, pero obvio muchos mensajes de apoyo y muchos mensajes que son los más bonitos como de “oiga gracias, yo de verdad siento que me pasa esto, me pasa lo otro”, pero obviamente yo no soy médico ni especialista y ahí la gente tiene que ser muy clara en distinguir entre la persona reconocida o el influenciador que padece de depresión o ansiedad, pero no confundir que es la persona que le tiene que decir cómo tratarla.

Uno tiene que ser muy responsable con esto y yo lo que le digo a la gente es vaya a terapia, “consulte y vaya a terapia, debes asistir profesionalmente y asistir con tu familia no superar esto sólo”, pero yo no soy, y no me siento la persona con el conocimiento para darle a la gente indicaciones.

¿Por qué decidió tratar su depresión con cannabis medicinal?

Me puse investigar y efectivamente a partir de marzo del año pasado es legal consumir, prescribir, comprar, y vender cannabis medicinal: dentro de la legislación yo empecé a averiguar y a leer sobre el tema porque además estábamos encerrados en pandemia y había mucho tiempo para ponerse a leer. Empecé a estudiar, hice una noticia para mi programa, para mis redes, y después hice una crónica de cuáles eran los usos comprobados del cannabis medicinal, y entre más hacía estas averiguaciones, más me sonaba.

El cannabis medicinal se ha probado en pacientes con cáncer que tienen efectos adversos de la quimioterapia, en niños que sufren de epilepsia refractaria, convulsiones, fibromialgia, dolor crónico, y una cantidad de cosas, pero en una parte de esas decía síntomas asociados con la depresión, yo tengo depresión diagnosticada, ansiedad e insomnio, y yo al principio decía ¿será? Porque yo venía siendo medicado hace más de ocho años con drogas de laboratorio tradicional. Llegó un punto en el que yo dormía apenas una hora y media cada noche, es una tragedia porque uno está todo el día bajo de energía, desmotivado y es desesperante.

Averiguando todas estas cosas empecé a ver quiénes manejaban cannabis medicinal en Colombia y cómo lo manejaban, entonces me comuniqué con la gente de la clínica Zerenia, estábamos en cuarentena y yo tampoco sabía si eso se va a poder hacer o no, pero me hicieron una cita virtual. Yo creo que inconscientemente muchos pensamos que las cosas que tienen que ver con cannabis medicinal no son serias, o como que son de la nueva era, pero no, fue una cita muy tradicional con un médico como cualquier otro, con sus especializaciones, sólo que entrenado en el uso de cannabis medicinal que es algo nuevo en Colombia. Y él no fue como que me dijo “toma esto”, sino que me abrió una historia clínica, vio todos mis antecedentes y empezamos sin quitarme las otras medicaciones.

¿Cómo atacar la depresión?

Digamos que con la depresión uno debe atacarla desde muchos frentes, entonces yo voy a terapia por encima de todo, me ha ayudado mucho, pero empecé a complementarlo con la cannabis medicinal, pero con lo que realmente me dio muy buen resultado fue con el insomnio.

Lo intentamos y me empezaron a llegar por correo fórmulas magistrales y empecé probando mi medicación, no puedo creer que después de más de siete años tomándolas, casi ocho las haya podido dejar, dejé todas las pastillas para dormir y ahora sólo me trato con el cannabis medicinal.

A mí me preocupa es la funcionalidad de mi cerebro y sentir que ya no estoy tomando todos estos medicamentos es una gran alegría.

Empecé a hablar mucho con la gente de la clínica Zerenia y terminamos trabajando juntos, yo por ejemplo hice una historia sobre una niña que tenía convulsiones de epilepsia refractaria, y la verdad es que su historia me conmovió mucho porque antes de que la legalizaran en Colombia el papá estaba desesperado viendo cómo se conseguía la cannabis medicinal, y ahora se puede cambiar la vida muchos pacientes.

Hay mucho tabú todavía en Colombia increíblemente con tantos años que lleva la cannabis medicinal en muchos países del primer mundo, todavía hay gente a la que le dicen cannabis y se da la bendición, no sabe la diferencia entre medicinal y recreativa, entonces en general la conversación que he hecho a mucha gente le ha parecido bien, sin embargo, no falta la abuela o el fanático religioso que todavía no entiende, pero bueno siento que ya con la ley además ha llegado un cambio y ya hay una buena alternativa con estos medicamentos.

¿Cómo fue vivir con el encierro de la pandemia?

Cuando uno tiene la mala fortuna de sufrir de esta enfermedad, pero la fortuna de conocerla, eso le hace a uno tener la inteligencia de tratar de preparar su vida, o de vivir su vida pendiente de eso. Yo creo que hay mucha gente que ha sufrido depresión y ni se entera, y se traga ese sufrimiento a diario, pero como ya sé cómo es mi vida alrededor de eso, tan pronto vi las señales de que nos iban a encerrar agarré a mi novia y nos fuimos para Villa de Leyva.

Me encerré casi que desde la semana uno porque mal que bien estás en el campo y uno podía de vez en cuando volarse a montar en bicicleta, o respirar el aire puro; si me hubiera quedado en mi apartamento encerrado en Bogotá me hubiera vuelto loco, o quién sabe qué hubiera sido mi crisis tal vez de depresión y ansiedad.

Estando allá organizaba mucho mi tiempo, traté de aprovechar para leer muchas cosas, de hacer mucho deporte, afortunadamente tengo un patio muy grande allá y mucho espacio verde y eso me ayudó mucho, y después tan pronto hubo espacio de salir un poco y volver, entonces fui a donde mi terapeuta y trate de hacer toda la terapia posible, y luego nuevamente al campo y así lo iba manejando, he pasado yo creo que el 80% de la pandemia en Boyacá en el campo y eso me apareció maravilloso.

¿Cómo ha sido el apoyo de su pareja en todo este proceso?

Obvio maravilloso, ya llevamos más de cinco años y nos conocemos muy bien, entonces cada uno sabe de los problemas del otro y es de mucho trabajo en equipo, nos toca apoyarnos mucho porque afortunadamente de mi parte, hay gente que se ha quedado absolutamente sin trabajo durante la pandemia, y yo pude seguir trabajando durante la pandemia, aunque mi trabajo bajó a menos de la mitad de lo que yo producía, por lo menos lo tengo y para mi novia no ha sido fácil porque ella tuvo que cerrar su empresa y le ha tocado muy duro desde la parte económica, pero digamos que somos el uno para el otro en todo sentido, entonces ella es muy paciente y muy comprensiva y afortunadamente uno está bien acompañado.

Un consejo para quienes tienen depresión.

La mala noticia es que la depresión es una enfermedad que muchas personas padecemos, muchas personas afortunadamente no, pero además la depresión en general y la salud mental es algo que se ha visto muy afectado por este encierro y esta crisis de la pandemia, se ha disparado. La buena noticia es que se puede vivir bien y se puede estar feliz si uno es consciente de su depresión y la trata, es simplemente hacerse consciente, consultar y si es el problema que uno tiene tomar medidas y dedicarse un tiempo a uno mismo, esforzarse con uno mismo porque la vida es muy corta para estar mal.

Creo que el objetivo de todo es tratar de estar bien, tranquilos, y felices, y así uno tenga depresión y ansiedad se puede lograr, hay muchas herramientas médicas, clínicas, y alternativas, y uno debe tratar por todos los frentes de estar bien.